Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El escenario

El Jorge Antonio del kirchnerismo aparece en escena

Política

Aunque en su interminable discurso de tres horas cuarenta minutos ante el Congreso la presidenta Cristina Kirchner mencionó una sola vez, y al pasar, a Juan Domingo Perón, la política de comunicación que va siendo delineada en estos tiempos tiene cada vez más parecidos con la que desplegó el fundador del justicialismo durante su segunda presidencia.

Los procedimientos no sólo comienzan a ser muy similares, sino que la presencia de determinados personajes en circunstancias específicas parece calcada de entonces. Así, resulta asombroso el paralelismo entre Jorge Antonio y Cristóbal López.

Aquél fue un empresario de familia siria que llegó a dirigir en 1949 la filial local de Mercedes-Benz y que trabó rápida amistad con el líder, del que se convirtió en informal consejero económico. A partir de ese momento, su nombre fue número puesto en licitaciones de multimillonarios negocios.

Era inevitable que su nombre se ligara en cierto momento al ámbito de los medios de comunicación locales.

Tras una licitación tan breve como sospechosa, en 1954 la Asociación Promotores de Telerradiodifusión (APT), presidida por Antonio, se hizo de un gran paquete: las radios Belgrano, Rivadavia, El Pueblo, Argentina, y nada menos que Canal 7. No sólo eso: asociado al 50% con la Standard Electric, creó la marca de televisores Capehart, combinando fabricación local con la "importación libre" de 50.000 aparatos. Un escándalo para otra época de divisas "controladas". Y un negocio redondo para abastecer de pantallas a un mercado virgen y ávido en el que la competencia quedó fuera de juego.

Como era de esperar, Martín Sabbatella, titular de la Afsca, no supo sortear con heroísmo la "incómoda encrucijada" que ayer adelantaba en este diario Carlos Pagni.

El cruzado insobornable que quiere hacerle cumplir a rajatabla la ley de medios al Grupo Clarín se despojó ayer por un rato de esa armadura para hacer pasar una excepción en favor de Cristóbal López, el Jorge Antonio del kirchnerismo. Sin temblarle la mano, formalizó la transferencia de acciones del Grupo Hadad al empresario petrolero y del juego que pasado mañana podría convertirse, además, en socio local de Petrobras.

En efecto, la "madre de todas las batallas", como calificó pomposamente Gabriel Mariotto a la norma que pretende regir la vida de los medios, impide la transferencia de ondas entre particulares y a propietarios de empresas de servicios públicos. Sabbatella podría haberse equivocado en soledad, pero no: los otros cuatro votos oficialistas lo hicieron en el mismo sentido, y sólo la moción en contra de Marcelo Stubrin, como representante de la oposición en la Afsca, quedará como un valor meramente testimonial.

El megamultimedios de López, además, podría verse engrosado próximamente por Marcelo Tinelli y su productora Ideas del Sur si las nuevas reuniones que entre hoy y mañana tendrá el animador con El Trece vuelven a empantanarse. Cristóbal López, en el colmo de la suerte, también es uno de los tres seleccionados para desarrollar el nuevo polo audiovisual que se levantará en la isla Demarchi.

El Gobierno se siente con las manos libres, dado que la opinión pública se muestra bastante indiferente frente a este tipo de acciones, donde la política y los negocios se entremezclan con tanto desparpajo.

Los "dibujos" hechos últimamente por la Afsca para que se "adecuen" a la nueva normativa los grupos de medios afines al Gobierno son de trazo grueso y, sin embargo, sólo provocan comentarios irónicos a media voz.

En el futuro producirán, sin duda, acciones en la Justicia, siempre y cuando, claro, la "democratización" de ese ámbito deseada por el Gobierno no llegue antes a operarse del todo..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil