Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Peña y Fabbiani: cuando el pase no sale como esperaban

Espectáculos

Ambas figuras no encontraron su lugar en la pantalla de El Trece

Por   | Para LA NACION

 
Fabbiani es una figura que desde hace tiempo Suar quería en su pantalla, pero su regreso a El Trece no fue con el pie derecho. Foto: Archivo 
 

Si lo sabrán los jugadores de fútbol: cambiar de equipo no es nada fácil. Adaptarse al nuevo juego y caerle bien a los hinchas del club es una tarea complicada. Aparentemente en el mundo de la televisión la historia se repite. Cambiar de canal se puede tornar difícil, asentarse, adaptarse y captar la atención de los nuevos televidentes no es algo que se logra sin mucho esfuerzo, aunque también la suerte y otros factores están presentes. En los últimos meses hubo dos casos que sirven para demostrar que cambiar de canal puede ser peligroso para cualquier figura.

Florencia Peña y Mariana Fabbiani vienen a la mente rápidamente si hablamos de los últimos pases con resultados no positivos. Esto va más allá de sí hacen bien su trabajo o no. Las dos decidieron cambiar de escudería y de diferentes maneras trastabillaron en el cambio. La primera por razones ajenas y propias la pasó mal, y la segunda, sufre las consecuencias de un programa que no termina de definir su objetivo.

El caso de Peña tiene varias aristas. Repeticiones mediante, debe estar entre las personas con más horas de pantalla por semana. Para tener su programa propio, aunque con Mariano Iúdica, pagó un costo alto: estar en "Bailando 2012". Optó por bajarle el tono a su militancia, negoció con El Trece, su enemigo hasta hace poco tiempo, y volvió a la conducción. Con todo arreglado la situación parecía ideal: estaba al frente de un ciclo con un conductor que venía de un éxito en el prime time y el formato le permitiría hacer humor y conducir, pero a horas de debutar, la aparición de un video suyo en la intimidad la hirió profundamente y le restó parte de la energía que iba a estar destinada para Dale la tarde! Con ella herida abierta y sangrando, siguiendo las reglas de la escuela Tinelli, el programa empezó a perseguir el rating (aunque todavía no lo encuentra) y dejó atrás todas las ideas que aparecieron en un principio. Al olvido pasaron las entrevistas, el date show, el humor y atrás también quedó el entusiasmo de Florencia Peña con el ciclo. Así, al poco tiempo de comenzar, anunció su retirada porque "no estaba siendo feliz".



La situación de Fabbiani es diferente aunque también vive un cambio de equipo complicado. El artista del año era una apuesta fuerte, tanto que le sacó el lugar a Soñando por bailar. Al día de hoy ella brilla en la conducción, su sonrisa siempre está presente junto a su buen humor que parece intacto. Pero a pesar de ello el programa no se supo definir entre artístico y bizarro, y esto lo pagó caro. El canal lo relegó a horarios marginales y con esto sus niveles de audiencia bajaron más todavía. Atrás quedaron los años de reinado en América, dónde supo ser la estrella del canal. De todas formas ella es de las predilectas de Adrián Suar, quien ya la está pensando para un nuevo programa que tendría lugar por las mañanas. En este caso la responsabilidad parece estar del lado de la producción, pero la cara del programa es ella, y es quien a primera vista paga los platos rotos. También tuvo un pase dificultoso aunque no sea su responsabilidad.



Cambiar de vereda no es fácil, Florencia Peña y Mariana Fabbiani lo saben. En ambos casos motivos relacionados con sus respectivos programas hicieron que sus pases de canal no tengan el final esperado por ellas. Un precedente que hará que quienes puedan cambiar de pantalla lo piensen dos veces..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsConflicto en Medio OrienteAmado Boudou procesadoSueños compartidos