Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Malvinas, un símbolo equivocado

Opinión

Los símbolos juegan un rol muy importante en la historia. Evocan episodios de prestigio para unir a los pueblos y ayudar a los legítimos objetivos nacionales. Sin embargo, el sentido común sugeriría evitar que esos símbolos sirvan para herir a terceros o recordar lo que es preferible olvidar.

Por eso, que el viernes pasado en el Congreso Nacional - durante la apertura de las sesiones ordinarias- se desplegase una de las banderas que el Dardo Cabo plantó en 1966 en las Islas Malvinas durante la ejecución militar del operativo "Cóndor", debe leerse como un desatino. No se discute ni el coraje ni la audacia de quienes montaron dicho operativo, pero si se puede discutir el buen juicio. Corresponde destacar que, en su violenta puesta en práctica, habrían cometido por lo menos dos crímenes internacionales muy graves: el secuestro de aeronaves y la toma de rehenes mediante el uso de la fuerza armada. El episodio, apenas un año después de la adopción de la Res. 2065/65, malogró negociaciones reservadas que estaban en curso y sembró las primeras dudas entre británicos e isleños sobre la posibilidad que la Argentina pudiese realmente asimilar a los entonces 1500 habitantes, preservando sus intereses y estilo de vida, sencillo, reposado y pacífico. Pero además, se exaltó un episodio de la vida argentina que fue parte de un contexto de intolerancia, sangre y tragedia, cuyas heridas no están cerradas ni sus cuentas totalmente saldadas.

No se discute ni el coraje ni la audacia de quienes montaron dicho operativo, pero si se puede discutir el buen juicio

Mucho mejor hubiese sido recordar el aniversario de la presencia de las jóvenes maestras argentinas que, con enorme idealismo y compromiso, a partir de 1974 se propusieron enseñar el español y cultura argentina a los isleños. Existen, sin duda, recuerdos y símbolos de esa verdadera epopeya que implicó, en un clima inhóspito, dar clases a los niños por la mañana, a los adultos por la tarde y a la noche, por radio, a los habitantes de las estancias. Hubiera sido mucho más positivo y amistoso, para la causa Malvinas, destacar ese acto de integración y amor, en lugar de la violencia que fue y seguirá siendo, contraproducente.

Las maestras que hoy ya son seguramente destacadas profesionales habrán escuchado que Cristina Fernandez de Kirchner reclamó una vez más al Reino Unido conversar sin pretender que "nos den la razón". Pero recordar el operativo militar "Cóndor" en el contexto del pedido de la Presidenta y pasar por alto el silencioso sacrificio de las jóvenes maestras fue entregar a la opinión pública un mensaje equivocado..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYProyecto de reforma laboralMauricio MacriEl caso Mariano BeneditCristina Kirchner