Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Exequias

Impulsa el gobierno de Venezuela el culto eterno a Hugo Chávez

El Mundo

Su cuerpo será embalsamado y expuesto indefinidamente, "como Lenin y Mao", dijo Maduro, que jura hoy; la Presidenta volvió antes del funeral

Por   | Para LA NACION

CARACAS.- "Se ha decidido preparar el cuerpo del comandante presidente, embalsamarlo para que quede abierto eternamente, para que el pueblo pueda tenerlo allí en su Museo de la Revolución. Para que todo el mundo pueda contemplarlo como a Ho Chi Minh, Lenin y Mao Tse-tung".

Nicolás Maduro, que hoy jurará como presidente interino, sorprendió ayer al país y al mundo con otro giro de tuerca en la construcción del mito de Hugo Chávez . Apoyado en una imponente marea roja de dos millones de personas movilizadas para despedir al comandante, incluida la presidenta Cristina Kirchner , que ayer, tras rendirle tributo a su "amigo y aliado", regresó sorpresivamente al país antes del funeral, el hombre fuerte del chavismo anunció que los restos mortales de Chávez serán exhibidos durante siete días más en otro lugar de la capital y luego, para siempre, "en una urna de cristal".

Una semana más de homenaje público para que el "Cristo de los pobres" lo arrastre al triunfo electoral. Las elecciones presidenciales, según adelantó la procuradora general, se celebrarían en un mes.

Para una revolución que se legitima a través de sus símbolos, la elección del Cuartel de la Montaña no es casual. Desde sus instalaciones dirigió Chávez su asalto a la fama durante el golpe de Estado del 4 de febrero de 1992 contra el entonces presidente Carlos Andrés Pérez.

Ahora albergará durante una semana el cadáver del hombre venerado por las clases populares. Después de los primeros siete días, y tras unas reformas de urgencia, pasará a su lugar de descanso: el Museo de la Revolución. De esta forma, el gobierno descarta que el Panteón de Bolívar albergue también a Chávez.

En un sorpresivo anuncio, el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, dijo anoche que Maduro jurará hoy como presidente interino del país en una ceremonia especial en la Academia Militar. Además, el oficialismo confirmó que el funeral de Estado contará con la participación de 30 jefes de gobierno de todo el mundo, desde Dilma Rousseff (Brasil) hasta Raúl Castro (Cuba), pasando por Enrique Peña Nieto (México), Rafael Correa (Ecuador) y José Mujica (Uruguay). También asistirán el presidente, iraní Mahmoud Ahmadinejad, y el dictador bielorruso, Alexander Lukashenko.

Por la tarde, Maduro se había congratulado por el respeto demostrado por todos los sectores sociales y políticos, más allá de las fronteras ideológicas. "Anhelamos para la patria la paz con respeto y justicia", dijo.

Pero no todo fueron elogios, algo sumamente inhabitual en Venezuela. Ernesto Villegas, ministro de Comunicación, presionó a los medios para que trataran las exequias "con cuidado, con mucha conciencia y responsabilidad", para así preservar las paz "añorada" del chavismo.



"No es hora de hacerse eco de análisis políticos que pudieran constituirse en una provocación para el pueblo adolorido", destacó el canciller venezolano, Elías Jaua.

"Por encima de todo preserven la paz de Venezuela, no permitan que quienes quisieron ver a Venezuela intervenida provoquen situaciones de violencia", añadió Jaua, que puntualizó que el pedido es para todos los medios, "pero especialmente a los medios de comunicación privada".

Por otro lado, tres periodistas internacionales fueron agredidos en las últimas horas.

"Sin nosotros, el caos"

La cúpula bolivariana, en otra jugada electoral, recuperó una de las estrategias de Chávez: sin nosotros, caos y violencia. "El comandante garantizaba la paz y la estabilidad de este pueblo que ruge", insistió Maduro ante la marea roja que ayer desfiló, incesantemente, por la capilla ardiente.

El segundo día de luto brindó miles de escenas cargadas de emoción. "Chávez resucitará como Jesucristo", se atrevió a pronosticar Alfonso Hernández, un empleado público que acudió a la manifestación de dolor. Era uno de los dos millones de venezolanos que, según el gobierno, se acercaron ayer a la Academia Militar.

 
 

En las multitudinarias filas, la principal inquietud de los feligreses del chavismo es que se investigue a fondo la muerte de Chávez. En la línea anticipada el martes por Maduro, existe la creencia de que el cáncer fue inoculado por los "enemigos" de Venezuela.

"Cincuenta y ocho años, saludable, fuerte, sin antecedentes de cáncer en su familia. ¿Cómo se explica su pronta partida por enfermedad tan agresiva?", insistió Andrés Izarra, ex ministro y hombre fuerte de TeleSur. También el gobierno ruso exigió una investigación a fondo sobre la acusación lanzada por Maduro cuatro horas antes de la muerte del mandatario.

Y, mientras tanto, el río humano seguía consumiendo entre seis y diez horas para despedirse de Chávez. Un soldado se llevaba la mano a la sien para después levantar el puño, un indígena en taparrabos llegado del Amazonas lanzó un beso, un cadete se arrodilló, una joven se persignó, una anciana abrazó el ataúd y otra chica gritó de dolor. Todos ellos estaban viviendo la transición de símbolo a mito.

"El sentimiento popular de la despedida de Chávez es impresionante. Es difícil imaginar una conexión emocional equivalente en Venezuela", descifró el analista Luis Vicente León.

El recuerdo del presidente, vestido de verde oliva, con la boina roja calada, "gordo y como si estuviera dormido", quedará para siempre en todos los que pasan por el lugar, porque la televisión oficial se cuidó mucho de mostrar el rostro del bolivariano metido en una caja de madera y cristal.

"Quiero hacer una declaración", lanzó una mujer a un periodista. "Quiero que el mundo sepa que él nunca fue un dictador, eso es lo que repiten por ahí. ¡Mentira! Él fue un hombre bondadoso que pensó en nosotros los pobres antes que en nadie", narró una humilde ama de casa que llegó con sus hijos desde Anzoátegui. "Yo aprendí a leer gracias a Chávez, luego pude sacar el bachiller y ahora estoy estudiando en la universidad. Y todo se lo debo a mi comandante", añadió.

La gente aprovechó la presencia de los medios internacionales como una suerte de muro del desahogo en el que soltar todo lo que llevaban dentro. "Ahora somos una patria que ha parido millones de hijos", exageró Samuel Vargas, de 49 años, después de siete horas de espera.

María Gabriela, la hija favorita de Chávez, no abandonó su puesto junto a su padre. Incluso se atrevió a lanzar por Twitter su propia despedida, tras 21 meses de lucha contra el cáncer: "Se me fue mi todo. Gracias por tanto, mi gigante".

Otros funerales multitudinarios

Varios líderes tuvieron grandes despedidas

  • Mahatma Gandhi
    El 1° de febrero de 1948, más de dos millones de indios despidieron al padre de la independencia de la India, asesinado dos días antes
  • Juan Pablo II
    Más de un millón de católicos se congregaron para los funerales del papa, que murió el 2 de abril de 2005
  • Lady Di
    El funeral de la "princesa del pueblo" fue seguido por millares de londinenses, tras su muerte el 31 de agosto de 1997
  • Ruhollah Khomeini
    El líder espiritual de Irán y padre de la revolución islamista fue homenajeado por 3,5 millones de iraníes en un caótico cortejo fúnebre
  • Eva Duarte
    Unos dos millones de argentinos despidieron en julio de 1952 a la esposa de Juan Perón
  • Winston Churchill
    En 1965, el ex premier recibió por orden de la reina Isabel II un funeral de Estado, hasta ahora el más imponente en la historia de Gran Bretaña
  • John Kennedy
    Asesinado en 1963, el mandatario fue saludado por 300.000 personas antes de ser sepultado en Arlington

Del editor: cómo sigue.
La construcción del mito no sirve sólo para agigantar la memoria del presidente, sino para afianzar al chavismo ante un escenario de incierta transición.

Debido a la sensibilidad del tema, la nota queda cerrada a comentarios.

TEMAS DE HOYCristina KirchnerElecciones 2015Elisa CarrióLa muerte de la duquesa de AlbaSuperclásico