Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Bandas de sonido

El cine argentino hace alianza con el rock

Espectáculos

Fito Páez, Nacho Rodríguez y Él Mató a un Policía Motorizado, en varias películas recientes

Por   | LA NACION

" Tengo tiempo para saber, si lo que sueño concluye en algo, no te apures ya más loco, porque es entonces cuando las horas bajan..." . La nueva versión de "Bajan" cantada por el Flaco Spinetta y tocada por Fito Páez corona la escena final de la película Antes , en un travelling furioso y una corrida desesperada de su protagonista Nacho (Nahuel Viale). La ciudad se ve oscura y el tema insigne de Spinetta se vuelve leitmotiv de esta película sobre el mundo posadolescente y urbano del protagonista.

En ese magma musical, la historia de Antes fluye con potencia en las canciones de El Mató a un Policía Motorizado y las versiones originales de Spinetta, que musicalizan los días felices y los conflictos de Nacho, sus amigos y la generación de sus padres, que completan ese elenco conformado por Martín Piroyansky, Nahuel Perez Biscayart y Romina Richi, Verónica Llinás, Alejandra Flechner, Carlos Portaluppi y Guadalupe Docampo.

"Me gusta ese cine en el cual la música está puesta naturalmente de la manera en que está presente en nuestras vidas. Escucho música todo el tiempo y crecí viendo las películas de Scorsese y aprendiendo cómo utilizaba la música en sus historias. Leí mucho sobre cómo influía la música en su vida y las cosas que contaba sobre escuchar música con sus amigos. Siempre me sentí muy identificado, porque nosotros somos justamente de la generación que se juntaba a escuchar discos con sus amigos", cuenta Daniel Gimelberg, director de Antes, emparentado a colegas de generación como Martín Retjman.

" Voy a subir al techo a ver, a mirar el desastre, bajo la luz de la luna gigante. Ellos lloran ábajo del árbol, arriba del árbol, detrás del árbol, tuve miedo pero ya se fue ", canta la voz de Santiago Motorizado sobre unas guitarras redentoras que golpean sobre esos jóvenes cuerpos que bailan, a punto de perder su candidez en la película de Gimelberg, con una banda de sonido estrella, que cuenta con temas de Artaud y versiones póstumas de Spinetta en "Bajan" y "Todas las hojas son del viento". Tanto en Antes ( estrenada la semana última ) , como en otras películas estrenadas por estos días la música se vuelve protagonista ambiental de las historias y voz generacional de sus personajes.

Villegas , la road movie criolla de Gonzalo Tobal, con Esteban Lamothe y Esteban Gigliardi tiene a la veta cancionera de Nacho Rodríguez (Onda Vaga) como aliada fundamental; y la película Palmera, de Leo Damario, utiliza la música de Carca (hoy en Babasónicos) para provocar esos estados alterados, que acompañan las imágenes de ninfas semidesnudas en un viaje de ácido.

Las canciones de las tres películas conforman un seleccionado del rock cancionero y sus distintas capas generacionales de los sesenta, ochenta, noventa y dos mil -Spinetta, Fito Paéz, Carca/Babasónicos, El Mato a un Policía Motorizado y Nacho Rodríguez- que completan el discurso estético de los films.

Un viaje sonoro

En Villegas la experiencia entre la música de Nacho Rodríguez y el cine de Tobal crea el clima perfecto para la historia de esos dos primos Pipa (Bigliardi) y Esteban (Lamothe) que vuelven a su pueblo de la infancia, en un viaje emotivo, redescubriendo su identidad y los lazos afectivos perdidos. Esa historia de ficción recobra el espíritu de un viaje que hicieron en la realidad el cineasta y el músico. "A Gonzalo (Tobal) lo conozco de toda la vida. Hicimos el viaje a Villegas juntos porque tengo familia allá y él quería conocer el lugar. Ese viaje me atravesó sentimentalmente y después cuando empezamos a trabajar con la música todo me era muy familiar", confiesa Nacho Rodríguez (Onda Vaga, Los Campos Magnéticos y Nacho y los Caracoles), compositor de la banda de sonido que el director colgó en la página de Facebook de Villegas, para que todo el mundo la puede bajar, con el solo requisito de compartirla con otros.

En Villegas hay varias escenas para colgar en un cuadrito con lo mejor del nuevo cine argentino en años, como cuando los dos primos se suben a un silo de maíz y quedan tirados sobre un fondo naranja como en una pintura de Van Gogh. La belleza poética de la imagen se completa con el grado de intimidad que logra la escena cuando los dos primos (distantes por sus formas de vida: el pseudobohemio músico y el empresario con camisa con logo de lagarto) cantan a dúo la zamba "Herminia": " Herminia, mi niña, que será de mí. alejado de tus cielos, claros. Herminia mi niña, no se donde voy, pero estaré soñando tu voz... ". "Esa canción salió en aquel primer viaje que hicimos a Villegas con Gonzalo", revela Nacho.

Hay un código común que comparten las pulsaciones eléctricas y juveniles de El Mató a un Policía Motorizado en los pocos momentos de cofradía amistosa que se producen en Antes , y el guiño eléctrico y melódico de la canción de Nacho Rodríguez, que acompaña el arranque y el final del viaje de los primos que vuelven a su pueblo tras el fallecimiento de su abuelo. "El tema leit- motiv llevó trabajo, pero nos divertimos mucho con Gonzalo. A él le gustaba cómo sonaba la música de El Mató y a mí me encantaban unas bases de un tema de Cuca (Michael Mike) que le había sugerido incluir en la banda de sonido. Así que nos basamos un poco en eso para hacer el tema. Son dos bandas que me encantan, así que espero que les guste la interpretación que hice del sonido de ellos, para hacer un tema con vida propia", dice Nacho.

En otra frecuencia navega Carca, encargado de la banda de sonido de Palmera , la película de Damario que cabalga sobre imágenes entre el video arte y el clip pornosoft. El film, que causó revuelo porque aparece desnuda Micaela Breque, novia de Calamaro (otra vez la referencia rockera indirecta en una película) se pudo ver en el ciclo de preestrenos del Konex y on line en la página muvi. En su segunda película del año, el director de Olympia (donde trabajó Lolo, de Miranda) conocido por sus trabajos con Banda de Turistas, Babasónicos y Emanuel Horvilleur, sumerge a un grupo de chicas en un extraño viaje en un country del Delta, hasta que algo sale mal. Una de ellas sufre un ACV y queda en coma. La voz en off de Erica García acompaña el relato de la historia: " Alma, si estas ahí devuelveme a la vida y no diré ni una palabra de todo lo que sé ", se escucha sobre la guitarra slide de Carca, que se mueve con naturalidad en ese extraño limbo de almas.

Chicas que tocan tambores, se cuelgan mirando un paisaje de nubes tormentosas o nadan semi desnudas en la pileta se funden con ese extraño fulgor de rock setentista de la música de Carca. Su voz emerge como el eco de un Pappo reencarnado cantando blues ralentados para calentar mares. " Ya mi vida es aburrida, voy a irme de excursión hacia la muerte..mi alma se encuentra muy dolida, debo tomarme vacaciones de mi mente...". Mientras el director se relame con su cámara contemplando ese grupo de afroditas que se pasean etéreas en una paisaje semivirginal, la música de Carca, entre salvaje y sensual, queda flotando en el aire, creando sus propias imágenes paganas..

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil