Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Las palabras

Inoculación

Opinión
 
 
  • "Investigaremos si le fue inoculada la enfermedad por sus enemigos históricos."
    (Del actual presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, al referirse al cáncer de Hugo Chávez, poco antes de su muerte.)

La primera acepción en el Diccionario de la Real Academia Española para la palabra inocular indica: "Introducir en un organismo una sustancia que contiene los gérmenes de una enfermedad". En la segunda acepción se señala: "Pervertir, contaminar a alguien con el mal ejemplo o la falsa doctrina".

Un viejo dicho afirma que para el ladrón todos son de su misma condición, algo que valdría también para un inoculador. Los boliburócratas chavistas podrían preguntarse por los pésimos ejemplos que, con bastante éxito, inocularon en algunos países de la región. Empezando por un modelo que reivindica a los pobres, pero que no puede subsistir sin ellos; que pretende sustituir a la sociedad por el Estado, y que exalta un liderazgo personalista incompatible con instituciones y principios republicanos que despersonalizan el poder.

Un modelo que ha olvidado que para el propio Simón Bolívar "si un hombre fuese necesario para sostener el Estado, ese Estado no debería existir y, al fin, no existiría".

Un modelo que ha ideado un modus operandi contra la prensa, cuyos pasos de manual podrían resumirse así: primero, difamar públicamente a propietarios de medios independientes y críticos del gobierno para inocularles desprestigio. Segundo, fortalecer a los medios afines y debilitar al resto mediante la inoculación de la publicidad oficial como herramienta para premiar a los complacientes o castigar a los indóciles. Tercero, inocular nuevos marcos legales para restringir la libertad de prensa. Cuarto, estatizar o crear medios bajo la tutela gubernamental a través de empresarios amigos cuya fidelidad es garantizada con jugosas inoculaciones de pauta publicitaria oficial. Quinto, abusar de la cadena nacional para inocular en la población el relato sobre las bondades del modelo.

Y, por fin, en sexto lugar, repetir un discurso que asimila a los periodistas capaces de incomodarlo con los supuestos intereses económicos de sus empleadores para negarles toda independencia profesional y tildarlos de enemigos públicos con ánimo destituyente.

De acuerdo con esto, podemos preguntarnos: ¿habrá sido la Argentina kirchnerista inoculada por el chavismo?.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYNarcotráficoInseguridadFeria del LibroLos números del IndecElecciones 2015