Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Terminó la votación del referéndum en Malvinas

Política

El recuento se hará esta noche; los habitantes de las islas debían elegir si querían mantener la soberanía británica

Los habitantes de las Islas Malvinas votaron hoy en la última jornada de un referéndum de dos días convocado para elegir si querían seguir siendo un territorio bajo administración británica.

En una iniciativa promovida por los residentes del archipiélago, 1.672 votantes estuvieron convocados .

En un día frío y nuboso, pero sin lluvia, los malvinenses continuaron hoy votando en los cuatro centros electorales fijos instalados en las dos islas principales, Soledad y Gran Malvina.

"Lo que estamos intentando hacer es enviar un mensaje", explicó Barry Elsby, un miembro de la Asamblea Legislativa del archipiélago.

"Argentina nos está ignorando completamente. Pero el resto del mundo verá esto como lo que es, la visión democrática del pueblo. No importa lo que diga Argentina, el resto del mundo no lo ignorará"

Las casas y las tiendas de la capital, Stanley, estaban decoradas con carteles y banderas de la British Union Jack y de las Islas Malvinas.

Uno de los votantes, Anthony Tuson, británico procedente de Devon, suroeste de Inglaterra, pero que lleva viviendo en las islas desde 1987, dijo que espera hoy el triunfo del "sí" porque esta comunidad quiere mantener la soberanía británica.

Piloto de helicóptero de una compañía civil, Tuson afirmó que le gusta este archipiélago del Atlántico Sur porque es un "lugar seguro y hermoso" y no entiende "por qué Argentina quiere las islas".



"¿Por qué quieren vivir aquí? No tienen derecho y la cercanía con Argentina es un argumento ridículo para reclamarlas", señaló.

Otro malvinense, Hamish Wylie, dedicado a la actividad pesquera, señaló que confía en que el resultado del plebiscito, en el que se espera un amplio apoyo al "si", ayude a enviar "un mensaje a Argentina" sobre lo que quieren los habitantes de estas islas.

El desafío logístico

El referéndum, que se celebró a través de un inhóspito territorio de 12.000 km cuadrados, supuso un desafío logístico.

El 80% de los 2.563 residentes del archipiélago vive en la capital Stanley, pero muchos cientos habitan en zonas alejadas, en granjas de cría de ovejas o en pequeños pueblos remotos.

Para que todos voten, hubo cuatro colegios electorales fijos (uno en Stanley y otros tres en pueblos) y urnas móviles que se desplazaron por las islas en avión y en vehículos todoterreno.

Tensión diplomática

La realización del referéndum generó polémica en el ámbito internacional. El sábado, la embajadora argentina en Londres, Alicia Castro, afirmó que el referéndum "no tiene efecto alguno desde el punto de vista del derecho internacional".

"Su previsible resultado no pone fin a la disputa ni a los incuestionables derechos argentinos", declaró Castro.

Por su parte, el senador Aníbal Fernández dijo: "El 'plebiscito kelper' no solo n o cuenta con observadores de la ONU sino, hasta Estados Unidos ha mantenido una posición neutral".

 
 

Una voz disidente apareció también en los medios británicos. Es la del editor en temas de Defensa y Seguridad del matutino The Guardian , Richard Norton-Taylor, quien definió al referendo como "provocativo" y "sin sentido".

El periodista aseguró que la consulta "va a exacerbar argumentos anacrónicos sobre soberanía" y remarcó el doble discurso de Londres con el pueblo chagosiano, expulsado de la isla Diego García por el imperio británico para que Estados Unidos pueda construir allí una base militar.

En ese sentido, recordó que ninguna de las 40 resoluciones de la ONU sobre la Cuestión Malvinas menciona el derecho de autodeterminación y que fracasaron todos los intentos británicos de incluir ese principio.

En una extensa editorial en The Guardian, repasó afirmaciones históricas como las del Duque de Wellington, uno de los héroes más reconocidos en el Reino Unido, hasta las de Lord Carrington, canciller de Thatcher, donde se ponen en duda los títulos de soberanía británicos sobre las islas.

"Los habitantes de las islas son británicos, pero el territorio no", sostuvo Norton-Taylor y concluyó: "Un visitante de Marte se quedaría asombrado si alguien argumenta lo contrario".

Agencias EFE y AFP.

TEMAS DE HOYProtesta policialPobrezaEugenio ZaffaroniTelefonía 4GLa pelea con los holdouts