Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Espectáculos

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Cine

Pasar los años altos entre amigos

Espectáculos
 
 

Una señora madura y elegante (tanto como Jane Fonda) reflexiona en rueda de amigos: "Es extraño: lo prevemos todo. Aseguramos nuestras casas, nuestros autos, hasta aseguramos nuestras vidas. Pero no pensamos nada en nuestros últimos años". Y no hace falta que alguien la exprese para que a todos los presentes -gente que ronda los 75 años, amigos de mucho tiempo- la misma perturbadora idea les venga a la cabeza. Si no hay familia -cónyuges, hijos, sobrinos- que pueda o quiera hacerse cargo de uno cuando empiezan los achaques, ¿cuál será la perspectiva? ¿Una residencia geriátrica? No, hay que buscar otra solución. La que parece más atinada es una que surge casi espontáneamente: ¿y si vivimos todos juntos?

Y es también el título de esta comedia coral que IFA estrenará mañana y con la que el joven director francés Stéphane Robelin se dio el gusto de reunir a un grupo de estrellas "legendarias" en una historia sobre la amistad, la familia y la solidaridad. A Jane Fonda, que no había trabajado en el cine francés desde Tout va bien , de Godard, y la siempre internacional Geraldine Chaplin, se suma un sector masculino integrado por veteranos y consagrados intérpretes franceses -Pierre Richard, Claude Rich y Guy Bedos-, a los que hay que añadir al único joven: el actor alemán Daniel Brühl, conocido por sus papeles en Goodbye Lenin , Los edukadores y Bastardos sin gloria .

"La vida en una comunidad como la que describo puede ser trágica y cómica a la vez -ha dicho el realizador, diplomado en la Escuela Superior de Realización Audiovisual de Niza, iniciado en el oficio como director de cortometrajes y documentales para la TV y autor de un film, Realmovie -; todo el humor en la película nace de las dificultades que presenta la vida en común y de lo que significa envejecer. Siempre hay una pequeña catástrofe esperando a la vuelta de la esquina, y las situaciones divertidas en la comunidad de viejos amigos aparecen espontáneamente. No me gusta el humor obvio del que hacen gala ciertas películas. Prefiero que el humor se base en algo misterioso, sutil."

¿Propone una solución para el problema de la vejez? Tal vez. "Vivir en comunidad puede ser una aventura maravillosa. Mucha gente de la edad de mis personajes ha vivido experiencias similares en el idealismo comunitario de los 70. La gente de esa generación soñaba con pasar la vejez bajo el mismo techo que sus amigos, pero muy pocos lo llevaron a la práctica. Nuestra sociedad va a tener que hacer frente a una "invasión" de personas mayores en las próximas décadas, y deberá encontrar una solución. ¿Qué haremos con el resto de nuestras vidas si nuestros hijos no nos ayudan? Ha llegado el momento de enfrentar la pregunta, y no intentar evitarla. Antes, cuando los padres envejecían, quedaban al cuidado de sus hijos. Pero desde mayo del 68, los ancianos ya no viven con sus familias.

Humor, emoción, sexo

El humor juega un papel importante en el film, pero curiosamente no depende de Pierre Richard, la figura del elenco más largamente relacionada con el cine cómico ( El distraído, Alto, rubio y con un zapato negro, Los compadres, El juguete, La carrera de la cebolla, Los fugitivos ). En este caso, asumió un papel más reservado, más centrado en la emoción. El cineasta tampoco descuidó referirse a la sexualidad en la tercera edad. Por ejemplo, el personaje al que da vida Claude Rich sigue siendo un seductor.

"Todos somos seres sexuales, el deseo nos guía mientras estamos vivos -dice- y Claude encarna la búsqueda sexual de los mayores, pero en la relación entre Jane Fonda y Daniel Brühl (el muchacho que termina prácticamente incorporado a la comunidad) también hay cierta ambigüedad sexual. Por eso quería al menos una secuencia de amor en la película: cuando vemos a la pareja interpretada por Geraldine Chaplin y Guy Bedos reconciliarse después de una discusión y hacer el amor."

Robelin cree que el cine popular puede hacer que el público reflexione sobre ciertos temas, como en este caso el de la vejez. "Quiero hacer películas originales que sean populares. Me parece que esta historia acerca de personas mayores no asusta a los espectadores; más bien se sienten intrigados por su amistad y sus deseos. La película les ofrece la posibilidad de explorar el tema mientras disfrutan de la vertiente cómica de la historia. Creo que fue la combinación de estos dos aspectos la que ha abierto la película a un público más amplio.".

TEMAS DE HOYInflación y preciosFrancisco en Semana SantaElecciones 2015La tragedia del ferry Sewol