Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El escenario

Sín límites, todo vale

Política

Crimen, drogas, armas, vandalismo y política. La interna del peronismo en la crítica provincia de Buenos Aires se apartó ya de la diplomacia política o de las clásicas encuestas. Ingresó violentamente en un territorio en el que todo vale y donde los límites aparecen cada vez más borrosos. El objetivo del cristinismo es doble. Uno es el desgaste de Daniel Scioli como opción electoral del peronismo. Sin él, la única alternativa seguirá siendo Cristina Kirchner, aunque ella tenga vedado por la actual Constitución un nuevo mandato.

La reforma constitucional requiere desesperadamente que no haya alternativas. El otro objetivo es mostrarle a Scioli las imágenes premonitorias de cómo sería gobernar esa provincia si el gobernador abandonara activamente el kirchnerismo en las elecciones de octubre.

Toda la política bonaerense está convencida de que el vandalismo del domingo en Junín fue espoleado por el kirchnerismo. Unos 20 punteros políticos fueron identificados ante la Justicia. La mayoría de ellos pertenece a Kolina, el grupo político que lidera Alicia Kirchner, aunque algunos militan en la Juventud Peronista y unos pocos en La Cámpora. En medio del fuego y de la destrucción, una Trafic recorrió el barrio pobre El Progreso, de Junín, recogiendo gente a cambio de alimentos y dinero. Esa gente era trasladada de inmediato a los lugares de violencia. Por esas mismas horas, llegaban a esa ciudad colectivos con revoltosos desde el corazón del duro conurbano bonaerense.

Hubo un crimen. Karen Campos, de 17 años, murió injustamente baleada por un delincuente. Ciudadanos de Junín salieron a manifestarse pacíficamente, aunque alterados, por la inseguridad. Era una manifestación legítima que luego fue usada por la militancia política. Un candidato a intendente cristinista de Junín en 2011, el derrotado Gustavo Traverso, que reporta directamente al supersecretario de Seguridad, Sergio Berni (otro hombre de Alicia Kirchner), se ubicó en la segunda fila de los violentos. "Parecía el coordinador de la violencia", contó un concejal de Junín. Traverso es funcionario de la delegación regional de Junín del Ministerio de Desarrollo Social. Con Traverso llegaron también personas que integran las cooperativas de trabajo que financia el ministerio de Alicia Kirchner.

Dejaron mensajes inconfundibles. Señales con códigos precisos. Incendiaron la comisaría y la intendencia. Destrozaron la sede del Banco Provincia, pero no tocaron ningún otro banco. Respetaron, sobre todo, la sede del Banco Nación. Incendiaron una biblioteca popular, pero no tocaron la oficina de la Anses. Objetivos provinciales y municipales, ninguno del gobierno nacional. Los saqueadores sabían dónde estaban los buenos y dónde los malos, pero previamente anduvieron preguntando dónde quedaban esas oficinas. Nadie ignora en esas ciudades del interior dónde queda la municipalidad o el Banco Provincia.

Tal vez el crimen de Karen Campos haya sido obra de un adicto en busca de plata en efectivo. Ésa es la primera impresión de los investigadores. En enero, el intendente de Junín, Mario Meoni, le envió a Berni una carta pidiéndole refuerzos nacionales para combatir el tráfico de drogas en su ciudad. Dos personas habían muerto ya en tiroteos por ajustes de cuentas entre traficantes de drogas. Berni contestó con un trabalenguas (lo sigue haciendo), pero nunca reconoció que el tráfico de drogas es un delito federal. La droga es, aparezca donde aparezca, responsabilidad del gobierno nacional.

En Junín hay un consumo creciente de marihuana y de cocaína, como sucede en todas las ciudades del país. El gobierno nacional cree que es un fenómeno que sólo ocurre en provincias administradas por los socialistas (Santa Fe) o por Scioli. En la Capital, el reino de Berni, traficantes extranjeros se matan a quemarropa. Nadie vuelve a hablar del asunto. Ni siquiera Mauricio Macri sabe qué pasa en el submundo de la droga dentro de su ciudad.

Según revelaciones reservadas de la propia Policía Federal, el consumo de cocaína y de paco en la Capital crece a un ritmo de vértigo. En Junín no hay ningún caso registrado de consumo de paco. Eso significa que no hay fábricas cercanas de cocaína. El paco es un desecho de la producción de cocaína. Puede deducirse, al revés, que en la Capital sí hay fabricas de cocaína.

En medio de ese clima dramático, el viejo piquetero Raúl Castell denunció que las agrupaciones kirchneristas reciben permanentes y masivas autorizaciones del Renar para comprar armas. La aseveración de Castell, que es antikirchnerista, fue confirmada luego por Toti Flores, otro antiguo piquetero bonaerense que luego se dedicó a la política clásica al lado de Elisa Carrió. Castell amenazó con armar a sus propios seguidores para no quedar impotente ante la capacidad armada de sus adversarios. Armas y drogas se confunden con la lucha política.

¿Fue una operación para desestabilizar al intendente Meoni, un radical que siempre estuvo cerca de los peores enemigos del Gobierno (Cobos, Macri y ahora Sergio Massa)? "Fue una operación para desestabilizar a Scioli, no a Meoni", dijeron importantes fuentes bonaerenses. Junín, gobernada por Meoni, tiene el encanto desestabilizador de que no compromete a ninguno de los intendentes que responden a la Casa de Gobierno. ¿Podrían hacerles lo mismo a Fernando Espinoza en La Matanza, a Hugo Curto en Tres de Febrero o a Darío Díaz Pérez en Lanús sin romper con los poderosos intendentes del conurbano? No, porque en tal caso el kirchnerismo tumbaría a su propio ejército.

El gobierno de Scioli, aunque no él personalmente, denunció que detrás de los gremios docentes hay intereses políticos. ¿Qué intereses podrían empujar a esos sindicatos que responden al cristinismo? El sciolismo está deslizando otra operación del gobierno nacional contra su jefe. El gobierno sciolista asegura que les ofreció a los docentes un aumento igual o mejor que el que dio el gobierno nacional, sobre todo porque lo hará en dos partes y no en tres, como establece el convenio nacional. Todo era un juego de sobreentendidos hasta que en la tarde de ayer explotó un alto funcionario del gobierno bonaerense: "Quieren secar financieramente a Scioli. Dejarlo sin un peso. No hay otra explicación", dijo. Fuego y penuria.

¿Qué hará Scioli entonces? Nada. Seguirá resistiendo con la paciencia de un Buda sentado e inmóvil. Resistir es la palabra que más usa el gobernador en las últimas horas. "Resistiré", repite. Sabe que la persecución sólo ha comenzado..

TEMAS DE HOYAvance sobre la JusticiaEl caso CicconeMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba