Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Una elección con impacto político

Opinión

Hombre de gestos y señales, Jorge Bergoglio se convirtió en el sucesor de Pedro y conducirá el timón de la Iglesia con el nombre de Francisco I, como una forma de hacer presente el mensaje de San Francisco de Asís, el santo de los pobres.

No es sólo como consecuencia de su continuada prédica en favor de los más necesitados -suele visitar las parroquias de las villas, adonde suele viajar en colectivo, como un cura más-, sino como un compromiso con la realidad de América latina, la región que tiene más católicos en el mundo y que al mismo tiempo presenta las mayores desigualdades del planeta. Su estilo pastoral, alejado de estridencias, va en sintonía con su preocupación por los desposeídos y su resistencia a verse mezclado con el poder.

Video: El nuevo papa, Francisco I saludó a los fieles presentes en la plaza San Pedro

Se espera que el pontificado del primer papa llegado de América incremente la presencia de la región entre las prioridades de la Iglesia. Y es innegable, también, el impacto político que la elección de Bergoglio producirá en la Argentina. Es más que conocida su relación distante con el gobierno de Cristina Kirchner, que nunca concurrió como presidenta a un tedeum encabezado por el arzobispo argentino. Cristina Kirchner respiró hace un año y cuatro meses cuando Bergoglio dejó la presidencia del Episcopado, y ahora se encuentra con que deberá afrontar el último tramo de su mandato en la Argentina con una Iglesia tal vez renovada por el liderazgo del cardenal primado. El nuevo pontífice, además, tendrá plena libertad para designar a su sucesor en la arquidiócesis de Buenos Aires.

La elección de Francisco I significa, en tanto, un retroceso de la influencia de la curia romana en el gobierno de la Iglesia, a la que se enfrentó en los últimos ocho años Benedicto XVI. El primer gesto de Bergoglio, al asomarse al balcón sobre la plaza San Pedro, fue rezar por su antecesor, lo que se interpreta como un intento por querer marcar lazos de continuidad con el renunciante Ratzinger..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYAmado BoudouEl cepo cambiarioMariano BeneditElecciones 2015La relación EE.UU. - Cuba