Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

La Catedral fue el centro de la alegría

Apenas se conoció su nombre, miles de fieles se acercaron para celebrar y orar por el nuevo pontífice

SEGUIR
LA NACION
Jueves 14 de marzo de 2013
0

"Habemus Papam y es el queridísimo arzobispo de Buenos Aires, el cardenal Jorge Mario Bergoglio, a quien hoy regalamos al mundo entero como Francisco. Que Dios, nuestro Señor, lo haga feliz en la Tierra y lo conserve durante muchos años. ¡Viva el Papa!"

Con esas palabras, en medio de una ensordecedora ovación en una Catedral colmada de fieles, monseñor Joaquín Sucunza, vicario general de la Arquidiócesis de Buenos Aires, iniciaba ayer la misa en honor al nuevo pontífice. Una misa que se preveía especial desde temprano, cuando el humo blanco se divisó en la Plaza San Pedro, pero que cuando se conoció el nombramiento de Jorge Bergoglio mutó en una verdadera fiesta.

Minutos después de las 19, monseñor Sucunza presidió una emotiva misa, donde hubo palabras de aliento y apoyo hacia el papa Francisco. "Junto a esta gran alegría, Dios nos pide el compromiso de intensificarla. Y eso es lo que podemos y estamos dispuestos a hacer. Le damos muchas gracias al Señor por habernos dado esta alegría".

La Catedral estuvo colmada de fieles que, emocionados, siguieron la misa en honor al nuevo papa argentino
La Catedral estuvo colmada de fieles que, emocionados, siguieron la misa en honor al nuevo papa argentino. Foto: LA NACION / Santiago Filipuzzi

El vicario general de la Arquidiócesis de Buenos Aires también se refirió al nombre elegido por Bergoglio, Francisco. "Es asombroso el nombre que ha elegido, es un nombre cargado de misterio -señaló-. Él tenía una callada, nunca expuesta devoción a San Francisco. Así como cada papa elige su nombre porque quiere dar un mensaje, nuestro Francisco I también lo ha hecho".

Entre lágrimas, los fieles escuchaban las palabras de Sucunza que no dudó en definir como durísima la tarea encomendada a Bergoglio. "Nosotros sabemos que nuestro cardenal, hoy Francisco, tendrá por delante más cruces que las que soportó. Dios le dará un amor cada día más grande para poder llevarlas adelante -confió-. Hoy tenemos el corazón lleno de alegría y también de un poco de añoranza y orfandad porque el padre cercano se nos ha alejado. Él todo el tiempo pedía «recen por mí, lo necesito». Y no era una fórmula eclesiástica. Hoy, más que nunca, debemos rezar por él".

Desde temprano, no bien se conoció la noticia, cientos de personas se acercaron a la Catedral -no repicaron sus campanas dada su antigüedad- y participaron de una gran vigilia de oración para esperar el momento de la gran misa. Durante esa larga espera, el rector de la Catedral, Alejandro Russo, subió al altar y contó una infidencia a los cientos de fieles que estaban rezando y aguardando. "Les quiero contar que fui el último que subió a saludar al cardenal Bergoglio antes de que se fuera. En la mañana de aquel martes 26 de febrero le dije: «Eminencia, quiero recordarle lo que dice la constitución apostólica. Le pido por el amor de Dios, al que sea elegido, que acepte. Porque Dios da la carga, pero también da la gracia para llevarla»."

En la calle, contrastando con la solemnidad del momento, el nombramiento de Bergoglio se festejaba como si se hubiera ganado un campeonato de fútbol. Las banderas blancas y amarillas del Vaticano se confundían con las celestes y blancas argentinas. Y los cánticos, propios de una celebración deportiva, se hacían presente ante el asombro de los turistas que pasaban por la Plaza de Mayo.

Al son de "Francisco I, te quiere el mundo entero" y de "argentino, el Papa es argentino, el Papa es argentino, el Papa es argentino", los fieles mostraban su alegría por la sorpresiva designación. Otros debatían acerca del impacto que este nombramiento tendrá para la Argentina. "Sin dudas, es un premio a la conducta de Jorge Bergoglio, que está casado con la gente y no con el poder. El papa Francisco va a cambiar a la Argentina. El poder político tendrá que realinearse detrás de él, aunque les pese", opinó Jorge Taboada, que se acercó hasta la Catedral apenas supo de la noticia.

Al lado, ajenos a esas cuestiones, el grupo de fieles seguía cantando. "El Papa es argentino..."

En esta nota:
Para verVideos recomendados
Cristina Kirchner en comunicación telefónica con artistas

Cristina Kirchner en comunicación telefónica con artistas

Programa completo LA NACION pm - 29/04/16

Programa completo LA NACION pm - 29/04/16

Javier Iguacel: "Báez recibió $ 16 mil millones por obras"

Javier Iguacel: "Báez recibió $ 16 mil millones por obras"

Un libro en 1 minuto: Las cosas que perdimos en el fuego

Un libro en 1 minuto: Las cosas que perdimos en el fuego

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas