Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

El nuevo papa y los problemas de conciencia de La Cámpora

Opinión

El trabajo en las villas contrasta con la militancia en Puerto Madero de muchos jóvenes funcionarios

Por   | Para LA NACION

Cuando los hijos políticos de Cristina Kirchner empezaron a denostar la figura de Jorge Bergoglio en las redes sociales, a minutos de conocerse su designación como nuevo papa, se llevaron una gran sorpresa: la designación del papa argentino les había robado una de sus más preciadas banderas, la del nacionalismo. Esa que tantos frutos les había rendido con la estatización de YPF, la de los fondos de pensión y, más lejos en el tiempo, la pelea con el FMI. La misma bandera que ahora, con la elección de Francisco, se les está volviendo en contra.

Porque, si en algo es experta La Cámpora, como el resto del kirchenrismo duro, es en dividir las aguas entre nosotros y los otros. Cuanta más división, más rédito, porque de ese modo entienden la construcción del poder.

El trabajo en las villas del ahora nuevo papa contrasta con la militancia en Puerto Madero de muchos jóvenes

Ocurrió esta vez, sin embargo, que al cuestionar al nuevo papa, se pusieron en contra de la mayoría de la sociedad (que ya puso a Francisco en el podio de la argentinidad, junto con Messi, Maradona y Máxima de Holanda), corriendo el riesgo de quedar en el indeseable bando de "los otros". Mala cosa para unos muchachos que se jactan de militar siempre del lado de las grandes mayorías populares.

- Es muy difícil salir criticar hoy a Bergoglio, que además es impulsor de los curas que trabajan en las villas de la Ciudad.Tanto, que el padre Pepe [Di Paola] es como un hijo suyo.- reconocía días atrás un ex funcionario camporista evaluando las dificultades de esta desventajosa batalla cultural.

En efecto: el trabajo en las villas del ahora nuevo papa contrasta con la militancia en Puerto Madero de muchos jóvenes (y no tan jóvenes) funcionarios del oficialismo.

Pero, La Cámpora tiene otros debates internos y otros problemas de conciencia que se vuelven evidentes, paradójicamente, en los medios que ellos mismos gestionan, como Canal 7 y la agencia oficialista Télam, conducida por dos ex blogueros, Santiago Patucho Álvarez, su presidente, y Fabián Rodríguez, el gerente periodístico a quien apodan "El Conu" porque es el creador de Conurbanos, uno de los blogs estrella en el firmamento de la blogósfera K, en la que los jóvenes cristinistas difunden sus ideas.

La Cámpora tiene otros debates internos y otros problemas de conciencia que se vuelven evidentes, paradójicamente, en los medios que ellos mismos gestionan

Lejos del eslogan de impulsar "todas las voces", con que fue promovida por el oficialismo la ley de medios, al "Conu" le cuesta sacar en el servicio informativo de la agencia oficial las voces de la oposición. Simples entrevistas con la dirigencia opositora, es decir, el ABC del periodismo profesional y la libertad de expresión. La dirigencia de La Cámpora acusa al secretario de Comunicación, Alfredo Scoccimarro, de censurarles los cables. Es que allí, como en tantos otros lugares del Estado K, la vieja guardia convive con la nueva, y no siempre en armonía.

- "Quisiéramos generar una apertura", se lamentó hace poco el gerente camporista, con amargura, ante un grupo de periodistas de la agencia oficial, dándole así la razón a su colega cubana Yoani Sánchez, la bloguera crítica del castrismo quien, hace unos días, en la reunión de medio año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), expresó que la Argentina "empieza a vivir la censura". Paradójicamente, la bloguera fue defenestrada en las redes por los jóvenes K y buena parte del arco progresista se abstuvo de apoyarla a riesgo de ser tildado de "gorila".

A mediados del verano, la difusión de una extensa entrevista al represor Héctor Pedro Vergez, actualmente preso por delitos de lesa humanidad, también generó un intenso ruido en el seno de la agencia oficial, sobre todo entre los jóvenes cristinistas. Es que el represor, a quien se le dio un extenso e insólito espacio en el servicio informativo de la agencia mal llamada estatal (una entrevista, partida en tres partes), denostaba, en el reportaje, a periodistas considerados "opositores".

Como en tantos otros lugares del Estado K, la vieja guardia convive con la nueva, y no siempre en armonía

La transferencia de la cadena de televisión por cable C5N, radio 10 y las FM Mega y Pop al empresario amigo Cristóbal López es otro motivo de debate interno, y también de desilusión. Muchos concluyen que ese pase de manos no sirvió para "democratizar" la palabra.

En el blog K Tirando al Medio, un post del bloguero Gerardo Fernández ("¿Para esto queríamos los medios?", es su título) impactó en el corazón de la militancia camporista. Hay que recordar que, en el mundo de los jóvenes K, ser bloguero no es algo menor. Por el contrario, puede significar la antesala de un cargo público, como bien lo demuestra la historia reciente.

Con sorprendente lucidez, el post de Tirando al Medio que abrió una llaga en la militancia joven, advierte: "Lamentablemente, nada indica que estemos avanzando en la democratización de la palabra, más bien pareciera que ante la incapacidad para poner en marcha todo lo que la ley permite, independientemente del Art 161, se está queriendo hacer lo que ya intentó Menem con el Citicorp y Monetta en su momento y cuyo fracaso está a la vista".

El post expresa luego horror ante la evidencia de que los medios "amigos" contraten periodistas "enemigos":

"Evidentemente hay quienes suponen que acordando con buena parte del staff del periodismo más estrechamente ligado a la derecha se va a obtener algún rédito. Pareciera que la mejor forma de silenciar el discurso reaccionario es cooptar a buena parte de sus estrellas. No se puede creer..! ¿Es que hemos llegado a la conclusión de que como somos incapaces de generar una comunicación distinta no hay otro camino que recurrir a sectores abominables para que supuestamente lo hagan en nuestro nombre?".

A confesión de parte, relevo de pruebas.

El nuevo papa colocó a la agrupación de Máximo Kirchner en una encrucijada ideológica de alto voltaje

El nuevo papa colocó a la agrupación de Máximo Kirchner, en la que conviven jóvenes de muy diversas vertientes (de izquierda agnóstica, de Hijos, pero también jóvenes de raíz católica), en una encrucijada ideológica de alto voltaje, del mismo modo que sucedió al interior de todo kirchenrismo. La obediencia ciega a Cristina obligó al ala más radicalizada a reacomodar el discurso, a medida que pasaban los días después de la elección de Francisco, y ya cuando la Presidenta también había girado su histórica posición de rechazo hacia Bergoglio.

La reacción más virulenta arrancó el jueves pasado, en la Legislatura porteña, cuando Juan Cabandié, jefe del bloque K, retiró a toda su bancada cuando el parlamento porteño se aprestaba a homenajear al nuevo papa argentino. Sus colegas de otras fuerzas políticas lo esperaron casi dos horas para que cambiara su posición, peor el joven K se negó a bajar al recinto. Para entonces, la militancia de base, que activa a través de las redes sociales, le echaban los mismos dardos a Bergoglio que los intelectuales de Carta Abierta.

Luego, Cabandié intentó bajar el tono y lanzó algunos mensajes contemporizadores mientras que Andrés El Cuervo Larroque, que responde en línea directa a Máximo, celebró al papa en una villa de la Capital. Sin embargo, los jóvenes de Hijos y los de la izquierda radicalizada, dos importantes vertientes que nutren La Cámpora, se siguen alineando con lo que piensa el sociólogo Horacio González (referente de Carta Abierta, que esta semana criticó duramente el apoyo a Bergoglio dado por los kirchneristas), el piquetero ultra K Luis D'Elía o, con más sutileza, Estela de Carlotto..

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona