Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Editorial II

Plan de ciencia y tecnología

Opinión

El ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Lino Barañao, presentó recientemente en la Casa de Gobierno un ambicioso plan para los próximos siete años. En su elaboración han participado 300 referentes del sistema científico, que han ordenado su labor a partir de la definición de un número de áreas prioritarias, que incluyen la agroindustria, la energía, la salud, el desarrollo social, la industria y el ambiente y el desarrollo sustentable.

Una premisa estratégica del plan enunciado es concentrar los esfuerzos de desarrollo allí donde existan ventajas competitivas, a fin de alcanzar resultados más significativos. Así, para la agroindustria se propone un desarrollo regional con empleo intensivo de tecnología; para el ambiente y el desarrollo sustentable, se han de promover acciones que protejan los recursos naturales y estimulen el desarrollo de conocimientos y recursos coherentes con las demandas de las regiones; para el área energética, se buscará asegurar las fuentes energéticas existentes y explorar las posibilidades de energías alternativas, y con respecto a la industria, se apuntará a elevar el nivel de calidad y valor agregado a la producción. En el área de la salud, se tenderá a acrecentar las capacidades de producción, para que crezcan las innovaciones competitivas. También, se alentará la difusión de los conocimientos que se vayan alcanzando a través de una agencia de divulgación científica.

Un plan de la magnitud del anunciado requiere elevar la inversión en investigación y desarrollo. Por ello, se ha previsto un aumento del 0,65 al 1,65 por ciento del PBI, y se ha propuesto estimular la inversión privada del 24 al 50 por ciento, para duplicar el número de investigadores. Crecerá, además, la inversión en un 9 por ciento en las provincias del NOA, del NEA, de Cuyo y de la Patagonia. Sorprende, sin embargo, la exclusión de las provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, y de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires en el plan expuesto, una cuestión que requeriría ser suficientemente clarificada

Merece señalarse el mérito nada común de la planificación presentada por su alcance de largo plazo, aunque, al respecto, queda por comprobar si realmente se contará con los recursos financieros para hacer real lo proyectado, cuando se viven tiempos tan críticos en nuestra economía. La experiencia indica que no siempre las bellas promesas se compadecen con los hechos. Asimismo, a fin de formular un juicio preciso acerca del plan dado a conocer, se requiere un detalle concreto de las propuestas proyectadas en cada una de las áreas prioritarias consideradas, cuestión no analizada..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina en defaultLa pelea con los holdoutsCristina KirchnerLa reforma del Código Civil