Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Bergoglio, papa / Los próximos pasos del pontífice

En Castel Gandolfo, ansiedad por un encuentro único en la historia reciente

El Mundo

CASTEL GANDOLFO.- Los 9000 habitantes de esta comuna italiana, que todos los veranos reciben al Pontífice, esperan con ansiedad ser testigos hoy de un hecho histórico: el encuentro de un papa con su antecesor , algo impensado en los tiempos modernos, por los menos en los últimos 600 años.

A esta villa, emplazada a 25 kilómetros y 45 minutos de taxi de Roma, llegará hoy Francisco para reunirse con Benedicto XVI, que, desde el 28 de febrero pasado, es papa emérito y está recluido en el Palacio Pontificio, sin contacto con el mundo exterior y dedicado a rezar por la Iglesia.

Será un encuentro de carácter privado, pero todos -incluidos periodistas de todo el mundo- intentarán asomarse para sentir la cercanía de algún gesto del papa argentino .

"Es una sensación increíble: dos papas en Castel Gandolfo. Queremos verlos asomados al balcón para demostrarles nuestro afecto", dijo a LA NACION Maurizio Carosi, de 56 años, en la puerta de su negocio, donde ofrece fotos del papa Francisco en distintos tamaños.

"El Papa es uno, el otro es emérito", intervino Mauro Givannucci, dueño de una carnicería vecina que prácticamente no tiene carne argentina. "Tengo amigos en Buenos Aires, pero es muy caro traer carne de allá", explicó, a modo de justificación.

El local de Carosi es atendido también por Elia Cagnoli, que sigue la tradición de su padre y de su abuelo. "Sabemos que Francisco viene a saludar a Ratzinger, a quien no se lo ve", apuntó la vendedora.

Cruzando la calle empedrada y peatonal, está la iglesia salesiana Santo Tomás de Vilanova, construida por Bernini, en 1661, y puesta bajo la advocación del santo valenciano canonizado por el papa Alejandro VII.

Con imágenes de Don Bosco y de María Auxiliadora en su interior, la parroquia está a unos cien metros de la residencia veraniega del Papa. El párroco Pietro Dioletti no quiso hablar con los medios. Dijo que ya había hablado "con bastantes periodistas".

El primer papa que ocupó el Palacio Pontificio fue Alejandro VII, en 1655, aunque Urbano VIII lo ordenó construir durante su papado (1623-1644).

El edificio fue diseñado por el arquitecto Carlo Maderno y, con interrupciones, Castel Gandolfo siguió albergando a los jefes de la Iglesia entre julio y septiembre de cada año. En la ciudad, recostada sobre el lago Albano y donde alguna vez residió Goethe, sobran los recuerdos de los últimos papas, desde Juan XXIII y Pablo V, hasta Juan Pablo II y Benedicto XVI. Ahora quieren adoptar al papa Bergoglio.

El comercio, las artesanías y el turismo le dan vida a esta villa, que desde hace nueve años es gobernada por la coalición de centro izquierda Arcobaleno, que muchos traducen como Arco Iris.

"Nos levantó a todos"

La fuerte expectativa por el encuentro de hoy puso contenta a Bianca Daniela Vasilescu, que atiende un comercio en la Piazza della Libertá, a pocos metros del palacio que alberga los jardines pontificios, en un predio de 55 hectáreas, una superficie mayor que la del Vaticano. "Se acerca la Pascua y es normal que haya más turistas", se atajó.

Pero, a pesar de la parquedad, en su fuero íntimo ella también aspira a saludar al Papa.

Entre quienes esperan ansiosos la llegada de Francisco está Ana María Vici Torrigiani, una argentina radicada hace 42 años en Italia y que desde 2004 tiene en Castel Gandolfo, sobre la calle Corso della Repubblica, un taller y local de arte sacro, donde vende artesanías, imágenes y ornamentos religiosos.

"El Papa nos ha levantado a todos. Nos mostró que Dios nos quiere a pesar de las dificultades y nos hizo ver el sol a través de las nubes. Eso es ser cristiano", dijo Ana María.

Su padre, Humberto Ludovico, era escultor de arte sagrado, y ella, nacida en la ciudad mendocina de Godoy Cruz, heredó su vocación por servir a la Iglesia desde su trabajo.

Todas las piezas y vestimentas que se pueden ver en la misa las realiza ella en su taller, donde también pinta y restaura cuadros. El 29 de septiembre de 2012, antes de que Benedicto XVI regresara a San Pedro, le entregó personalmente un ícono de su propia cosecha.

"Su renuncia me sorprendió. Me sentí abandonada, pero después razoné y me di cuenta de que fue un acto de amor a la Iglesia. El resultado de ello está a la vista", dijo, en relación con la elección del papa Francisco, a quien no conocía a pesar de ser argentina. Ahora le está preparando un regalo, que no quiere revelar, y espera entregárselo en julio, cuando Bergoglio se instale durante el verano en Castel Gandolfo.

"Francisco tocó el corazón de todos. Trajo un aire de primavera renovado y eso es lo que hacía falta", comentó, en tanto, su hermana Lidia. Ella percibe diferencias entre Benedicto y el papa argentino, pero dice que es natural. "Es como una familia de varios hermanos: cada uno tiene su carácter", señaló.

UN DOSSIER SECRETO DE BENEDICTO
El papa emérito, Benedicto XVI, habría preparado, según reveló ayer el blog Vatican Insider, un dossier secreto de 300 páginas para su sucesor.

El informe no es el documento elaborado en diciembre pasado por tres cardenales sobre el escándalo de VatiLeaks sino "algo así como un manual de uso sobre el Vaticano", añadió el blog, que recibió la información del cardenal Loris Capovilla, de 98 años y ex secretario privado de Juan XXIII..

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini