Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Espectáculos

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Radio

La cruzada de Javier Lombardo

Espectáculos

El actor, que padece Parkinson, conduce un programa sobre el tema

Por   | Para LA NACION

 
 

Es actor, tiene 53 años, una destacada trayectoria en teatro, cine y TV, y vio interrumpida bruscamente su carrera por el mal de Parkinson. Su ciclo radial Faro del alma (los sábados de 00 a 2 de la madrugada) en Radio América (AM 1190) fue uno de los instrumentos que le permitieron superar la depresión, entender su enfermedad y encarar nuevos proyectos. Y la radio fue un gran vehículo de curación.

-¿Faro del alma surge como consecuencia de lo que te pasó en 2008?

-En 2008, cuando me diagnosticaron Parkinson, sufrí una gran depresión, estuve un año dando vueltas en mi casa. Pero con el tiempo, me di cuenta de que no estaba tan deprimido porque leía. Empecé con La enfermedad como camino, del médico Rüdiger Dahlke, y seguí con la biblioteca entera. Me empezó a apasionar el misterio de la enfermedad; me pregunté por qué a mí, y me di cuenta de que esa pregunta no se puede responder. Pero aunque esa pregunta no puede responderse, con el tiempo descubrí para qué me había enfermado. Descubrí que me enfermé para ayudar a la gente. En Facebook tengo casi 18.000 amigos. El programa de radio surgió porque un amigo me lo propuso y aunque la radio me fascinaba, nunca había hecho un programa. Pero dije que sí. La idea es hablar de la enfermedad con naturalidad, sin tabúes. El programa es sobre salud. Y tiene un eslogan: "Está hecho por enfermos que derrochan salud".

-¿Te sirvió para revertir la gran depresión?

-Uno hace lo que puede, siempre. Yo lo que hice fue entender. Había realizado Historias mínimas, Padre Coraje y estaba haciendo El capo con muchísima repercusión. Al principio, no lo aceptaba, pero después me di cuenta de que la enfermedad es un lenguaje de la vida. No es una tragedia, no es el final de nada. Te da la chance de entender por qué te pasa, por qué estás vivo. Hay gente que no puede, o no quiere hacerse cargo. Los occidentales queremos resolver. Todas las enfermedades son portadoras de sentido.

-Michael J. Fox tuvo el mismo diagnóstico antes que vos.

-Sí, a los 29 años. Y ahora está volviendo. Nombraste a una persona a la que voy a entrevistar en el documental que estoy haciendo. Uno es Dahlke y el otro es Michael Fox. Es un documental que tiene un subsidio del Incaa, en el que vamos buscamos el "para qué" de la enfermedad. Aquí entrevisto pacientes con todo tipo de enfermedades y médicos. Y después hablo con Fox y Dahlke. Yo soy como el narrador -paciente- de la película, que abre con la excusa de mi enfermedad.

-¿Tu enfermedad está controlada?

-Sí, pero además la tengo asimilada. Amigarse con la enfermedad mejora el estado de salud. Si vos te victimizás, terminás en una cama, deprimido. El programa de radio es eso: hablar con médicos, pacientes, actores a los que les pasó algo, en la primera hora; la segunda es artística, vienen músicos a tocar en vivo. El programa es muy entretenido. Se llama así porque la enfermedad fue un faro que iluminó un camino nuevo, me llevó a otro lado.

-¿El ciclo celebra la vida?

-Sí, no tiene un tono lúgubre. Hago el programa con Laura Aprozov, notable locutora y traductora de alemán y un productor muy laborioso: Fernando Ibarra. Tengo un neurólogo de columnista, Alejandro Andersson, director del Instituto de Neurología de Buenos Aires. Son muchos condimentos. Y soy yo: muy melómano. Todavía toco la guitarra, cuando el Parkinson me deja. Y tengo la satisfacción de que cuando llamo a alguien para venir, acepta de inmediato.

-Ahora tenés tantos o más proyectos que antes del Parkinson.

-Puedo decir que la enfermedad me dio más de lo que me quitó. La vida se nutre de estas paradojas. El documental, un libro de poemas; en abril se estrena el film Puerta de Hierro, en el que personifico a Jorge Antonio, y en teatro representaré Esperando a Rita, con Lisi Mansilla. Voy a hacer el papel que hizo Michael Caine en cine. Y luego las Tertulias, en La Usina Cultural; donde se leen poemas míos y de otros con músicos tocando en vivo..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa muerte de Marisol OyhanartNarcotráficoInflación y preciosEl caso de Lázaro Báez