Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Economía real / Fervor católico

La Pascua y el Papa impulsan la venta de productos religiosos

Economía

Las santerías registran una mayor actividad; la variedad, un factor clave

Por   | LA NACION

En la Argentina hay 12.643 templos católicos, 5408 sacerdotes, 8014 religiosas y 2680 centros educativos. Los fieles suman 33 millones. Y, desde hace una semana y media, el papa Francisco inauguró el contador local de esa categoría. Más allá de la fe, los hombres y los altares, la estructura de la Iglesia detallada en la Guía Eclesiástica Argentina, también necesitan equipamiento. Los sagrarios, cálices; los sacerdotes, vestimenta litúrgica; la Palabra, libros. Entre los artículos religiosos que se venden en las santerías hay otros complementos: estampas, rosarios, cruces, medallas; símbolos e imágenes de distintos materiales y tamaños.

Aunque la religión no tiene estacionalidad, el negocio está atado al calendario litúrgico. "Semana Santa, Navidad y la elección de un papa argentino son los momentos más altos del año", bromeó el encargado de una tienda de artículos religiosos.

Débora Durán, que desde hace 20 años lleva adelante la santería y librería Asís, señala que la especificidad del rubro requiere "mantener una importante diversidad de productos y la innovación constante". La sucursal de Santa Catalina de Siena, en el microcentro porteño, refleja ese enunciado, con una variedad que combina imágenes de vírgenes elaboradas por monjas de un convento con rosarios de goma fluorescente; DVD y banderas blancas y amarillas. Bien a la vista están las estampas con la imagen de Jorge Bergoglio, que también tendrá un cuño para las medallas.

En el rubro, nadie niega el impulso que da el nuevo papa a las ventas. Y eso que la noticia irrumpió en una "temporada alta", poco tiempo antes de la Pascua y cerca de la celebración de San Expedito, patrono de las causas urgentes, que es el 19 de abril. "Es el santo de la Iglesia Católica que más vende. Para nosotros, que tenemos de todo, es el segundo después del Gauchito Gil. Ahora, Francisco es el tercero en ventas, por encima de San la Muerte", describió Krishnamurti Ciccehetti, encargado de La Catedral de los Sueños, un mayorista "multirreligión".

 
Desde la asunción de Francisco, se revitalizó el comercio de las santerías. 
 

En La Botica Milagrosa, otro lugar que atiende diversos cultos, dicen que el negocio "está complicado? como el país, por la falta de productos de importación". Sergio, encargado del lugar donde se mezclan narguiles con sahumerios y velones, celebra la afluencia de católicos que recibieron en los últimos días: "Hasta ahora estaban creciendo religiones alternativas, pero en los últimos días hubo un aluvión de católicos".

Así como a las santerías de varios credos concurren diversos públicos, en las católicas actúan como complementos los libros o artículos relacionados con los sacramentos (bautismo, comunión, casamiento). La diversidad de la oferta es tan amplia como los precios. Las medallas hechas a mano y los rosarios de plata pueden superar fácilmente los $ 500. Hay figuras y estatuillas con precios de más de $ 1000, banderas de $ 80 y tarjetas con oraciones por unos pocos pesos.

Otro nicho es el de las santerías especializadas que equipan altares y visten curas. Un cáliz bañado en oro ronda los $ 2000 y el cirio pascual alcanza los $ 500; la bolsa de 1000 hostias cuesta $ 43, precisaron en una santería porteña. El atuendo litúrgico, aunque se amortiza con el uso, suma unos cuantos cientos: incluye una camisa con cuello "clerical" de entre $ 200 y 300; una túnica blanca (alba), $ 350, y una casulla, $ 1300, que se combina con una estola de unos $ 400. La imagen del Papa ya está en llaveros, velas, posters y otros artículos. Pronto, podría tener también una estatua, imagina Silvana, artista y dueña de la santería Los Artesanos..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYArgentina, en defaultThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona