Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Elena Roger y Esmeralda Mitre

Dos mujeres fuertes

Espectáculos

Durante la filmación de La vida anterior, las dos actrices cimentaron una amistad que volverá a reunirlas en una producción internacional

Por   | Para LA NACION

PINAMAR.- Elena Roger y Esmeralda Mitre se conocieron personalmente gracias a un film, La vida anterior , que coprotagonizan junto a Sergio Surraco. En esta ópera prima de Ariel Broitman, basada en la novela La maestra de canto , de Silvia Arazi, Roger personifica a una aspirante a cantante de ópera, casada con un músico y pintor frustrado, en tanto que Mitre asume el rol de una exquisita intérprete, que sacudirá las estructuras de dicha pareja. En la reciente muestra cinematográfica Pantalla Pinamar, ambas actrices dialogaron con la nacion acerca de temas -la pasión, la vocación- que sobrevuelan la trama del film preestrenado allí y que llegará el jueves 18 a las salas porteñas.

"Cuando uno hace comedia musical, está actuando. Pero hay cierto prejuicio: la gente dice «hacen musicales, pero no son actores». Y quería romper con eso; cantar, pero también poder ser una actriz que no cante. En La vida anterior canto, pero también actúo. Muchos directores descubrieron esa faceta cuando hice el musical de Edith Piaf, y ahí comenzaron a llamarme para cine", comenta Roger.

-En el caso de La vida anterior, ¿qué te atrajo?

Roger: -El guión. Porque siempre me gustó el mundo de la ópera. Incluso de chica, quería ser cantante de ópera y me presenté al Colón para dar una audición. No me aceptaron, terminé estudiando en el conservatorio Manuel de Falla unos años, hasta que comencé a dedicarme a otro tipo de canto, más popular y de comedia musical. Además me gustó la novela de Silvia Arazi que dio pie al guión. Y como yo estaba en la búsqueda y en el aprendizaje, me pareció buena la posibilidad de hacer esta cantante y desarrollar un poco mi canto lírico, que lo había abandonado. Entonces fue lindo el desafío de estudiar con mi profesora y desarrollar todo eso. Su voz es la del personaje de Esmeralda Mitre en muchas secuencias del film.

-¿Pesa más la cantante o la actriz?

Roger: -Creo que ya están bastante equilibradas ambas. Ahora, por ejemplo, voy a salir de gira por el interior del país con mi banda. Y ahí es la cantante, pero que también hace cosas de actriz, porque hay interpretación. Es un complemento. Siempre digo que soy una artista que tiene posibilidades de hacer determinadas cosas, hasta un nivel.

-Esmeralda, ¿cómo fue interpretar a una cantante?

Mitre: -En realidad, ese mundo no me es del todo ajeno. Nunca canté públicamente, pero estudio canto hace diez años. Escribo mis temas y toco en la guitarra un básico para poder componerlos. Es algo muy íntimo que hago. Y ahora empecé a estudiar con otra profesora, con la que también toma clases Elena. Y curiosamente, de chica, mi primer profesor de canto, que me preparaba la voz, me había dicho que yo era soprano, que si trabajaba mucho podía llegar a ser cantante de ópera. Nunca fue mi deseo. Pero ahora, con esta película, fue como revivir distintas situaciones con aquel maestro, que me dejó enseñanzas en todo sentido. En cuanto al trabajo para la película, fue muy intenso. Trabajé mucho los temas musicales. Yo cantaba en las escenas. No cantaba ópera, pero sí en una tonalidad muy alta, para estar lo más cerca posible del verosímil del personaje de la cantante de ópera, que la garganta trabajara, dar con los movimientos adecuados y tratar de que todo pareciera verdadero luego para el doblaje.

Roger: -Además, ese trabajo con la voz fue más difícil para ella que para mí, que canto habitualmente. Algunas canciones eran en alemán, y también hubo que trabajar mucho sobre eso.

Mitre: -Me hizo muy bien la profesora que nos entrenó a las dos. Lo que más profundizó fue mi actriz. Me dijo "andá desde tu actriz, sentí a esta mujer, que tiene mucho carácter". Tiene cierta cosa desbordada. "Trabajá por ahí", me decía. Yo corría ciertos riesgos con el desborde. Pero quedé conforme con lo que vi en la película que, por otra parte, me parece muy genuina.

 
Mitre y Roger se conocieron en la ópera prima de Ariel Broitman y están por volver a trabajar juntas. Foto: Primer plano
 
-¿A qué te referís?

Mitre: -La película tiene un intento muy loable, que es hablar sobre la problemática del arte. Habla de temas muy profundos del ser: si uno realmente se hace cargo de lo que le tocó o si no puede hacerlo. Mi personaje, por ejemplo, no tiene la fortaleza para hacerse cargo de su arte. En contrapartida, lo que parecía una debilidad en el personaje de Elena después mostrará su gran fuerza y vocación.

Roger: -Lo mismo sucede con el personaje interpretado por Sergio Surraco, un músico y poeta. Tan artista que es..., pero no puede con la vida.

Mitre: -La película habla de la vida, de lo complejo que es dedicarnos a esto. Porque además estás expuesto. La locura y la fantasía juegan mucho.

Roger: -Y no sólo en el arte. Siento que en todas las profesiones pasa lo mismo; cuando sos chico, ves alguno y decís "uh, éste va a ser tal cosa". Y después, con los años, a lo mejor ves que está a la miseria y no fue nada de aquello que pintaba que iba a ser. Un poco en la película pasa eso. Como en la vida, está el que puede luchar, el que sigue viviendo aunque no sea tal o cual cosa, el que no tiene fuerzas.

Mitre: -Sin ánimo de comparar, yo soy muy fanática de Muerte en Venecia y me basé mucho en ese film. Me parece que La vida anterior trata sobre lo mismo: el dolor más profundo del ser humano, cómo resistir la soledad y comprender el propio deseo. De alguna manera, Úrsula, mi personaje, llega para mostrarle ese lado oscuro a una pareja que estaba con miedo a la entrega.

Roger: -Es una pareja un tanto esquemática; se nota que hay cierta frialdad. En punto, más que una pareja, parecen hermanos. Pero claro, llega Úrsula a sus vidas y revoluciona todo. Los despierta de esa suerte de limbo en donde están. Y Ana, mi personaje, no sé si es fuerte. Me parece que, sobre todo, es testaruda. Ella sigue adelante, encerrada en sus cosas, y firme respecto de su vocación. Creo que con ninguno de los tres personajes se puede juzgar "esto está bien" o "esto está mal". Y es que la vida es así, con matices.

-Como artistas, ¿ustedes reconocen en ese ambiente de creación y de búsqueda que recrea la película cierto egoísmo también?

Mitre: -Sí. La competencia, el ego. Pero también el tratar de absorber lo mejor del otro para crecer. Escalar día a día, para tratar de armar un camino artístico.

Roger: -Otro aspecto es lo que uno desea o no.

Mitre: -Es muy trabajoso estar con la mirada del otro encima.

Roger: -Sí, hay lugares de mucha exposición, que no son fáciles de sostener. La profesión es difícil y uno la adora. Me gusta mucho subirme al escenario, cantar, actuar, pero hay momentos que son de mucha exposición y dificultad, crueles. Y entonces vos decís "quizá quiero volver a jugar a ser actriz como cuando estaba en mi cuarto, de niña". Son lugares de mucha exposición. Yo trato siempre de bajarlos.

-Hablando de alta exposición, venís de hacerEvita en Broadway, algo que suena a sueño del pibe.

Roger: -Ahí también aparecen los parámetros de lo que la gente piensa. Para muchos, Broadway es el sueño del pibe. Y para mí, el sueño del pibe era llegar a Londres. Y eso fue importante. Broadway lo hice para tener una experiencia, pero no era a donde yo apuntaba en mi carrera. Entonces es raro, porque cuando lo decís, la gente te mira extrañada. Todas esas cosas son parte también de las dificultades de ser actriz.

Mitre: -Es esto que ella dice de bajar la carga, sacarse la mochila. Cuando uno se entrega a realmente vivir la experiencia del arte, a dedicarse a lo que desea, quizás al final dice "bueno, ya lo viví, ahora quiero otra cosa". Puede ser liberador, si ya lo viviste. Si no, te matás. Para mí es importante ir a fondo. En todo. Entregarse a vivir la experiencia creativa.

ENCUENTRO Y AMISTAD

En paralelo al estreno de La vida anterior, Elena Roger y Esmeralda Mitre tienen por delante la filmación de otra película, la segunda que harán juntas. "Es Amapola, un film coral dirigido por Eugenio Zanetti, en el que también estará Geraldine Chaplin -cuenta Roger-. Es un elenco grande, de argentinos y extranjeros, que comenzaremos a rodar este mes."

Se conocieron al ser convocadas para los protagónicos femeninos de la ópera prima de Ariel Broitman. Fue el principio de un vínculo perdurable, asegura Esmeralda Mitre: "Aunque no nos vemos muy seguido, Elena para mí es una persona con la que puedo hablar todo. Y eso no pasa frecuentemente. Además, conozco a Mariano (Torre), su novio, desde hace mucho tiempo. Los amigos de él son amigos míos". "Hay un mundo que nos une. Y aunque no estemos viéndonos constantemente, ambas sabemos que estamos", concluye Roger..

TEMAS DE HOYEl secuestro del padre de Carlos TevezCarlos TevezLa pelea con los holdoutsCrisis energética