Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

¿Quién quiere hacer la tarea?

Sábado

Jornadas completas en el colegio, actividades extracurriculares y, encima, deberes; los chicos se quejan por el poco tiempo de ocio y los padres los apoyan

Por   | LA NACION

Jazmín Peralta tiene 7 años y cursa tercer grado en el Colegio De La Salle, en el barrio de Florida, Vicente López. Es buena alumna, pero eso no significa que le guste hacer los deberes, asegura su mamá, Viviana Genovese. "Cuando tiene que hacer tarea, es algo que le pesa. Sería mucho más feliz si no tuviera nunca que hacerla", agrega Viviana, de 45 años, docente y madre de tres hijos, que se reconoce partidaria de reducir al mínimo indispensable la cuota de deberes que los chicos se llevan a sus hogares.

Sus razones son las de muchos otros padres que, ante la cada vez más intensa vida social de sus hijos, las jornadas dobles de escuela y la profusión de actividades extracurriculares, hoy dudan de la verdadera utilidad de esa suerte de institución denominada "la tarea". "Estoy de acuerdo con que los chicos tienen que trabajar mucho en clase, repasar y reforzar lo estudiado, pero hoy en día los colegios tienen jornadas completas y a los chicos no les queda mucho tiempo para hacer la tarea", agrega Viviana.

¿Cuál es, entonces, la función de la tarea? Y, luego, ¿aporta el hogar como su epicentro algún valor adicional?

"La función que tiene la tarea dentro del proceso de aprendizaje es que los niños elaboren y fijen lo aprendido", responde la psicopedagoga Elvira Giménez de Abad, autora de libros como Chicos enchufados o Cómo poner límites a los hijos , que señala que el hecho de que la tarea sea realizada en el hogar y no en la escuela "no tiene un valor extra: pensar lo aprendido es lo importante".

En una escuela de jornada completa, opina la psicopedagoga, llevar tarea a casa "es demasiado, ya que a los chicos les queda poco tiempo para otras actividades y, sobre todo, poco tiempo para el ocio sano y para jugar".

Baile, circo, guitarra, enumera Mariela Coria, de 37 años. Ésas son las actividades extracurriculares de las que, por gusto y elección, participa su hija Martina cuando sale del Colegio Santa Magdalena, en Olivos, a las 16.30. "Si tuviera tarea todos los días, no podría hacer esas actividades", afirma Mariela, que cuenta que eligió esa escuela, entre otros factores, por su propuesta de destinar parte de la tarde a que los chicos hagan la tarea en el horario de clase, con una maestra especialmente destinada para ello.

 
Marcela López brinda clases de apoyo escolar en el Centro de Estudios de La Horqueta, donde los chicos hacen su tarea. Foto: Emiliano Lasalvia
 

Si los chicos se llevan deberes para el hogar es, la mayoría de las veces, porque no los terminaron en el colegio, agrega Mariela. "Martina hace todo lo posible para no traer tarea. Se organiza para evitarlo, a veces se ha quedado haciéndola en el recreo para no tener que terminarla en casa."

La tarea, en algunos casos, puede llegar a convertirse en un verdadero obstáculo para que los chicos lleven adelante sus actividades extracurriculares, lo que plantea el dilema de elegir entre cumplir con las exigencias del colegio o con los intereses de los padres y de los mismos hijos.

"Desde el colegio se nos sugiere que los chicos no tengan más de una actividad extracurricular", cuenta Andrea Fornara, de 40 años, madre de Keila, de 8, que cursa cuarto grado en el Florida Day School. "Este año Keila trae tarea del colegio una sola vez por semana [una de castellano y otra de inglés], pero sé que a partir de quinto o sexto grado tienen deberes casi todos los días", agrega Andrea, que sí está de acuerdo con que los chicos hagan deberes en el hogar.

Pero más allá de lo que cada colegio pueda proponer para que los alumnos hagan en su tiempo libre, lo cierto es que hoy las actividades extraescolares son, en mayor o menor medida, según los recursos de cada familia, parte integrante de la educación (en sentido amplio) de los chicos. "La infancia se ha convertido en una etapa preparatoria para el futuro, en la que se borra el presente", advierte la licenciada Eva Rotenberg, psicoanalista fundadora de la Escuela para Padres Multifamiliar.

"Los padres creen que ser buenos padres es prepararlos cada vez más temprano, con más idiomas, más computación, y sin tampoco olvidarse del deporte... Quieren cubrir todas las áreas y se olvidan, muchas veces, de la más importante, que es generar buen clima familiar -dice Rotenberg-. Hoy la etapa de la escolaridad se ha convertido en una sobreexigencia para toda la familia."

En ese contexto, la tarea, cuando viene en grandes dosis y con alta frecuencia, se convierte en la frutilla del postre, sumando un factor más de tensión parental. "Muchos hijos no pueden estudiar solos por diferentes motivos, lo que se junta con el hecho de que muchos padres que vienen de un día laboral intenso pierden la paciencia, discuten entre ellos y se enojan con sus hijos", señala la psicoanalista.

"La tarea escolar se está convirtiendo en un problema familiar", advierte Marcela López, docente y coordinadora del Centro de Estudios de La Horqueta, que brinda apoyo escolar, ya sea para preparar materias, reforzar lo estudiado o, simplemente, para hacer la tarea.

"La mayoría de los matrimonios trabajan y llegan cansados como para ponerse a hacer la tarea con sus hijos. Los chicos, por su parte, también vienen cansados después de una doble jornada de escuela -describe Marcela-. Eso hace que muchos padres, para no ponerse a discutir con sus hijos por las tareas, prefieran tercerizarlas y no desgastar más la relación padre-hijo."

A la doble jornada escolar, habitual en los colegios bilingües, pero también en muchos que no lo son, se le suma la cada vez más extensa vida social de los chicos, agrega Marcela. "Esta generación de chicos tiene una vida social mucho más activa que la de nuestra época, y eso colabora con que les cueste también cada vez más mantener el ritmo de estudio durante el año", dice la docente.

"Hoy los chicos tienen una agenda muy intensa -confirma Viviana, desde su lugar de mamá-. Además de las actividades extraescolares, están los cumpleaños, que, con lo numerosos que son los cursos, hay uno día por medio; además, los chicos se invitan a ir a la casa del otro a jugar, a tomar la leche, a almorzar... No queda mucho espacio como para estar haciendo tarea. Ni voluntad, porque salen cansados de la escuela."

Tiempo para jugar

El tiempo para la interacción social y el ocio libre y creativo es algo que tanto padres como psicólogos y psicopedagogos coinciden en que debe tener lugar dentro de la vida cotidiana de los chicos (ver aparte). Un tiempo que no debe ser avasallado por los deberes.

"Si bien como padres buscamos la mejor educación y capacitación de nuestros hijos, es importante darles tiempo para que disfruten del tiempo libre y el ocio, y tiempo para tener momentos familiares de conexión a través de juegos y salidas", dice Yamila Chikiar, de 36 años, madre de Uriel, de 6, que cursa primer grado en el colegio Tarbut.

"Los adultos se han olvidado que la creatividad se desarrolla cuando hay tiempo libre", opina la psicoanalista Rotenberg, que afirma que la problemática de los deberes es un frecuente motivo de consulta de los padres, que sienten culpa o se sienten "malos padres" ante las dificultades con la tarea de sus hijos.

"Sería bueno repensar las problemáticas actuales en la educación y redisenar las jornadas escolares -propone Rotenberg-. Debería haber momentos para que los alumnos puedan hacer tareas en la escuela, para ayudarlos a pensar, ya que los docentes están más preparados que los padres."

 
Martina, alumna de cuarto grado del Colegio Santa Magdalena, en plena tarea, asistida por su mamá, Mariela. Foto: Gustavo Bosco
 

La problemática de la tarea es abordada de distinta forma por las escuelas. Así como hay colegios que promueven y facilitan las herramientas para que los chicos hagan la tarea dentro del horario escolar, otros estipulan una evolución gradual de los deberes hogareños.

"En el colegio de Uriel, los chicos tienen tarea para el hogar a partir de tercer grado y se va intensificando a medida que pasan de grado. Al principio, no tienen todos los días, pero hacia fin de año aumenta un promedio de tres veces por semana -cuenta Yamila, su madre-. Los maestros apuntan a la autonomía de los chicos, les enseñan a estudiar y a que ellos mismos se organicen con la tarea."

"En el colegio de Jazmín son tres días de jornada completa y dos días de media jornada, y la tarea sólo se da los días de media jornada -cuenta Viviana, mamá de Jazmín-. Uno de los días que no hay contraturno es el jueves, y esa tarea hay que entregarla el lunes siguiente, lo que da la opción de hacerla esa misma tarde o hacerla durante el fin de semana. Así, si la familia planea un fin de semana con muchas actividades, el chico puede elegir y hacer la tarea antes, en la tarde libre del mismo jueves."

¿Es posible pensar en una escuela sin tarea para el hogar? "Yo creo que no sólo es posible, sino que también es muy conveniente, ya que entre las tareas que deben realizar los chicos y los trabajos de los padres queda poco tiempo para el diálogo en la familia y para el compartir momentos juntos", responde la psicopedagoga Giménez de Abad.

"De todas formas -concluye-, el compartir las tareas escolares también fortalece el vínculo, y los chicos necesitan ver que los adultos se interesan por sus aprendizajes."

Claves para evitar conflictos

Los deberes son motivo común de discusión

  • Ayudar, no hacer
    Colaborar con los chicos en la tarea es ayudarlos a aprender a pensar. Hacer la tarea por ellos es incapacitarlos para el futuro
  • Un buen clima familiar
    Es fundamental para que los chicos se motiven y asuman sus responsabilidades. Evitar la ansiedad y los nervios ante las dificultades de estudio
  • No transmitir angustia
    Si el chico tiene dificultades con la tarea, no hay que asumir que es menos inteligente que sus compañeros, sino tomarlo solo como una dificultad
  • Consultar a tiempo
    Si las dificultades son muchas, buscar el consejo de un especialista
TEMAS DE HOYProyecto de reforma laboralMauricio MacriEl caso Mariano BeneditCristina Kirchner