Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Francisco celebró su primera vigilia pascual y llamó a recuperar el camino de la fe

El Mundo

El Sumo Pontífice celebró la ceremonia más simbólica de la Semana Santa; "No nos encerremos en nosotros mismos, no perdamos la confianza, nunca nos resignemos", exhortó en la homilía

 
El papa Francisco, durante la vigilia pascual en la Basílica de San Pedro. Foto: AP 
 

CIUDAD DEL VATICANO.- El Papa Francisco protagonizó hoy su primera vigilia pascual, donde llamó a los fieles católicos a recuperar el camino de la fe, para permitir que Dios vuelva a entrar en sus vidas.

Francisco presidió la misa solemne de vigilia pascual en la basílica de San Pedro para dirigir a la Iglesia Católica al día más importante de su calendario litúrgico.

La inmensa basílica estuvo en la oscuridad durante el inicio de la misma, un simbolismo de la oscuridad de la tumba de Jesús antes de lo que los cristianos creen que fue su resurrección de entre los muertos tres días después de su crucifixión.

Alrededor de 10.000 fieles encendieron velas mientras el Sumo Pontífice caminó por el pasillo principal y luego de eso las luces de la basílica fueron encendidas. Francisco, de 76 años, pronunció una simple homilía en que relató la historia bíblica de las mujeres que fueron a la tumba de Jesús, pero que se sorprendieron al encontrarla vacía.

Además, llamó a los fieles a no "temer las sorpresas de Dios", a nunca perder la confianza durante las pruebas y tribulaciones de la vida diaria y, si se han desviado de la fe, que permitan a Dios entrar de vuelta en sus corazones.

"Permitan que Jesús resucitado entre a sus vidas, denle la bienvenida como un amigo, con confianza: ¡El es vida! Si hasta ahora lo han mantenido a la distancia, den un paso adelante. Los recibirá con los brazos abiertos", dijo en italiano.

"Si han sido indiferentes, tomen un riesgo: no serán decepcionados. Si seguirlo parece difícil, no tengan miedo, confíen en él, estén confiados en que está cerca de ustedes, está con ustedes y les dará la paz que están buscando y la fuerza para vivir como él quiere que vivan", agregó.

Francisco presidió otra tradición de la vigilia pascual al bautizar a cuatro nuevos miembros adultos de la Iglesia provenientes de Italia, Albania, Rusia y Estados Unidos.

El Sábado Santo fue el tercero de cuatro agitados días que conducen al Domingo de Pascua, el día más importante en el calendario litúrgico cristiano.

Mañana, domingo de Pascua, Francisco celebrará otra misa y posteriormente emitirá su primer mensaje "Urbi et Orbi" ("A la ciudad y al mundo") desde el balcón central de la basílica de San Pedro.

La ceremonia

La ceremonia comenzó en el atrio de la basílica vaticana, donde Francisco bendijo el fuego nuevo y encendió el Cirio Pascual, símbolo de Cristo, "Luz del Mundo".

Francisco realizó con un punzón una incisión sobre el cirio pascual, grabando una cruz y la cifra del año 2013, y pronunció en latín: "Christus heri et hodie, Principium et Finis, Alpha et Omega, ipsius sunt tempora et saecula. Ipsi gloria et imperium per universa aeternitatis saecula" (Cristo ayer y hoy, principio y fin, alfa y omega. A Él pertenece el tiempo y los siglos, a Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos).

 
 

Después, comenzó la procesión hacia el altar mayor, en medio de una total oscuridad y silencio en el templo, iluminado poco a poco con las velas de las miles de personas que llenan la basílica, encendidas con la llama procedente del Cirio Pascual.

Una vez llegado al altar se encendieron todas las luces, que dejaron al descubierto las maravillas que encierra la basílica, bellamente adornada con flores blancas, y comenzó el canto del Exultet, o pregón pascual, un recorrido sintético de la historia de la salvación.

"No nos encerremos en nosotros mismos, no perdamos la confianza, nunca nos resignemos", exhortó el Papa en la homilía de esta liturgia de la luz. "Los problemas, las preocupaciones de la vida cotidiana tienden a que nos encerremos en nosotros mismos, en la tristeza, en la amargura" porque según el Sumo Pontífice, "es ahí donde está la muerte".

Siguiendo una tradición de la Iglesia primitiva, en la que los catecúmenos (adultos que aspiran al bautismo) eran bautizados en la noche de la Vigilia Pascual, Francisco, revestido con ornamentos blancos, administró los tres sacramentos de la iniciación cristiana a los cuatro catecúmenos adultos.

Se trata del italiano Maurizio Stefano Pilati, de 23 años; el albanés Ismaili Kleant, de 30 años; el ruso Yevgueni Strókov, de 30, y el estadounidense de origen vietnamita Anthony Dinh Tran, de 17.

La vigilia pascual o "Lucernario" es uno de los ritos más antiguos de la liturgia y se celebra en la noche del Sábado Santo y Agustín la llamó "madre de todas las vigilias", en alusión a la espera de la Resurrección del Hijo de Dios.

Agencias Reuters, AFP, EFE y Télam.

TEMAS DE HOYActividad económicaElecciones 2015Crisis habitacionalTorneo Primera División