Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Por la cercanía al Gobierno, se escinde un tradicional centro de ex combatientes

Las diferencias suscitadas por el alineamiento de directivos del Centro de Ex Combatientes de Islas Malvinas de La Plata culminaron en una ruptura, cerca del aniversario de la guerra

Lunes 01 de abril de 2013 • 09:19
SEGUIR
LA NACION
0

LA PLATA.- Las diferencias suscitadas por el alineamiento de directivos del tradicional Centro de Ex Combatientes de Islas Malvinas (Cecim) de La Plata con el Gobierno provocó una ruptura interna. Se trata de la entidad que aparece hoy como el nucleamiento de ex soldados con mayor incidencia en las políticas de la Casa Rosada relativas a las islas.

De la escisión ya surgió la Casa del Ex Soldado Combatiente de Malvinas (CEMA), que agrupa a unos ochenta ex combatientes del conflicto bélico. "No teníamos contención ni nos sentíamos representados por la conducción del Cecim", según contó Germán Farías, presidente del nuevo agrupamiento que hoy realizará su primer acto de vigilia por un nuevo aniversario del inicio de la guerra.

En rigor, el CEMA se fundó el 12 de septiembre último, pero el quiebre queda al descubierto con mayor nitidez en estos días, al acercarse un nuevo aniversario del inicio de la guerra del atlántico Sur. La ruptura terminó por precipitarse luego de que el secretario de Relaciones Institucionales del Cecim, Ernesto Alonso, aceptó asumir como titular de la Comisión Nacional de Ex Combatientes de Malvinas, una entidad constituida por el Gobierno de Cristina Kirchner.

Al asumir, Alonso -que se convirtió en un hombre de consulta respecto de las políticas oficiales vinculadas a Malvinas- ponderó la política oficial que, dijo, "busca profundizar por primera vez desde el Estado los ejes de memoria, verdad y justicia".

Tanto para Alonso como para el titular del Cecim, Mario Volpe, es el Gobierno el que adopta las ideas y propuestas del grupo y no al revés. "Nosotros tenemos una lucha constante y coherente de más de tres décadas bregando por la necesidad de sumar a toda América Latina a la lucha por la soberanía, a denunciar los abusos tanto de militares argentinos como británicos y a pelear por las leyes necesarias para dar cobertura a los ex combatientes".

"Nosotros dejamos atrás el relato autorreferencial y pensamos que debemos aportar a una visión integral del tema Malvinas, no estamos sólo para reunirnos a comer asado una vez por semana", señaló Alonso. En relación al vínculo con el Gobierno, el responsable de la Comisión Nacional de Ex Combatientes de Malvinas dijo: "Nosotros somos una organización política, tenemos una postura ideológica no partidaria, somos claramente un organismo de derechos humanos y nadie nos dice lo que tenemos que decir o hacer".

"Avasalla la diversidad"

En contraposición, Farías, quien reconoció que la ruptura provocó en la mayoría de los ex soldados un sentimiento de dolor y tristeza, sostuvo: "Como ex combatientes somos un universo heterogéneo, no nos identifica un pensamiento ni mucho menos un partido político; lo único que nos une es haber participado en la guerra por cumplir con la ley del servicio militar obligatorio. Por ello creemos que tomar compromisos o participar de cuestiones gubernamentales no corresponde y, además, avasalla la diversidad de pensamiento que debe haber en el organismo".

"Estos compañeros que se fueron son los que han perdido en varias oportunidades las elecciones democráticas que siempre se hicieron en el Cecim. Nosotros seguimos considerándonos apartidarios en cambio creemos que la escisión esconde un aspecto político" aseguró, por su parte, Volpe, el presidente del Cecim.

Asimismo, Volpe recalcó que la participación de Alonso –que es secretario de relaciones institucionales del Cecim- en la Comisión Nacional es ad honorem y que se vincula con el objetivo de "expulsar a los militares que habían manejado la comisión hasta que el gobierno de Néstor Kirchner la intervino y pudimos avanzar en su normalización con la incorporación de familiares y referentes de centros de todo el país".

Agendas separadas

En vísperas del 31 aniversario del inicio de la guerra, Cecim y CEMA proponen actividades por separado.

El CEMA realizará hoy, desde las 18 en la Plaza Islas Malvinas -donde funcionaba la antigua sede del Regimiento 7-, una vigilia en la que habrá actividades culturales y se descubrirá un cartel que indica los 1870 kilómetros de distancia entre La Plata y el archipiélago.

Por su parte, el Cecim auspicia, desde las 21, la intervención cultural del grupo de Jóvenes Latinoamericanos por la Soberanía de Malvinas, fundado el año pasado por hijos de ex combatientes, que encenderán unas 3000 velas en la Plaza Moreno de esta ciudad. En tanto, mañana continuará con diversas actividades en la Plaza Islas Malvinas.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas