Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El día del arquero

Deportiva

"A los penaltys que tan bien parabas/ acechado tu acierto/ nadie más que la red le pone trabas/ porque nadie ha cubierto/ el sitio, vivo, que has dejado, muerto." El poeta español Miguel Hernández jugaba de volante, pero su poema futbolístico más conocido se lo dedicó a un arquero, a "Lolo, portero del Orihuela". El poeta escribió también el himno del equipo que fundó en Orihuela, su pueblo natal. "Vencedora surgirá.../ la terrible y colosal Repartiora." En La Repartiora (así llamada porque todos tenían algo para repartir), Hernández, que tenía unos quince años, era "Barbacha", porque su juego lento hacía recordar a unos caracoles pequeños. Su padre no lo quería ni cura ni escritor y lo obligó a que cuidara las cabras. De poeta pastor de Orihuela y su amigo católico Ramón Sijé ("compañero del alma, compañero"), Hernández, mudado a Madrid, pasó a poeta comunista y miliciano. Cavó trincheras y dio aliento con lecturas a los soldados en el frente. En 1942 tenía apenas 31 años. Murió tuberculoso, hacinado y hambriento en las cárceles franquistas, donde las ratas cagaban en su cabeza. Hace unos meses, el Tribunal Constitucional de España rechazó un pedido de la familia, de que se declarara nula la condena a muerte que le había decretado el franquismo en juicio sumarísimo. Los jueces ni siquiera le han permitido ahora reparar su honor. Sí lo hizo Jaén y su nuevo himno en 2013, que llevará la letra de uno de los poemas más célebres que Hernández escribió en plena Guerra Civil española: "Andaluces de Jaén/aceituneros altivos/ decidme en el alma: ¿quién/ quién levanto los olivos?".

Lolo Sampedro, el arquero hecho poema por Hernández, muere al chocar contra un poste ("¡Ay fiera! En tu jaulón medio de lino/ se eliminó tu vida"). El puesto del arquero fue siempre el más literario del fútbol. Más aún desde que la modernidad renunció a los wines , un puesto de locos, de Garrinchas y Housemans. "Oh Platko, Platko, Platko", escribió en 1928 Rafael Albertí. El poeta español dedicó una célebre oda al arquero húngaro de Barcelona, Frans Platko, héroe en una final de Copa frente a Real Sociedad, porque volvió al campo con seis puntos de sutura y un vendaje aparatoso, tras recibir una patada brutal en la cabeza. El arquero más mítico de la propia España fue "El Divino" Ricardo Zamora, estrella de Real Madrid. Fue detenido por milicianos descontrolados porque, además de atajar, Zamora escribía artículos en el diario católico YA. Zamora casi muere fusilado en la cárcel Modelo de Barcelona. Le salvó la vida, contó alguna vez su hijo, un miliciano que lo reconoció. Se refugió en la embajada argentina, hasta que el torpedero con bandera argentina "Tucumán" lo llevó hasta Francia. Su larga permanencia allí, paradójicamente, enojó luego al franquismo, que sospechó de él a la hora del retorno y hasta llegó a detenerlo algunos días. Quedó un dicho famoso, síntesis de que era garantía de seguridad: "Uno cero y Zamora de portero". Lo contrario sucedió más de medio siglo después con Luis Miguel Arconada, a quien se le escapó infantilmente una pelota en un tiro libre de Michel Platini que dio un recordado triunfo a Francia en la Eurocopa de 1984. Su error provocó otro dicho célebre: "Ay Dios, ha hecho una Arconada".

Es así. El arquero es el puesto más expuesto del fútbol. De Tarzán se pasa al ridículo. "Una difícil regulación de la autoestima", me dijo alguna vez un psicólogo que atendió arqueros. Son los únicos que visten distinto y pueden usar las manos. Grandotes y hasta goleadores como José Luis Chilavert o extravertidos como Hugo Gatti o René Higuita, los arqueros suelen ser los futbolistas favoritos de los escritores. "Bien podría ser llamado mártir, paganini, penitente o payaso de las bofetadas", escribió Eduardo Galeano. "La segunda muerte de Barbosa", tituló un diario el 8 de abril de 2000, al día siguiente del fallecimiento del primer arquero negro de la selección de Brasil. La primera "muerte" había sido la de su error en el Maracanazo del Mundial 1950. Y eso que todavía no había TV como ahora, de 24 horas sobre 24. Imágenes que repiten y repiten goles, no atajadas. Cuando los arqueros dominan la escena, es por algún ridículo. Como le sucede hoy mismo al gran Gianluigi Buffon en Italia, señalado por sus errores en la derrota de Juventus ayer 2-0 contra Bayern Munich. La TV, en realidad, suele regodearse ya no ante el simple error humano, sino frente al exceso de confianza, el del superhombre derrumbado por el error infantil. ¿Cuántas veces se exhibieron en estas horas algunas torpezas del hoy encarcelado Pablo Migliore, como la del gol del Racing-Colón en el que sacó rápido, la pelota pegó en la cabeza del Bichi Fuertes y se le metió en el arco? "En el puesto de los bobos -solía decir Gatti- yo soy el más vivo." "El día del arquero", sabemos, no es un homenaje; es el día que no llegará nunca.

Albert Camus fue arquero del primer equipo de la Universidad de Argel (R.U.A.). El Premio Nobel de Literatura de 1957 se hizo arquero de niño porque era el puesto en el que las zapatillas le duraban más. Aprendió a moverse siempre a último momento. Hoy no podría hacerlo porque las pelotas, pobres arqueros, son cada vez más livianas y traicioneras. Pero la zapatilla casi intacta evitaba a Camus el reto a latigazos de la abuela. ¡Cómo no citar la frase con la que, más que al fútbol, Camus buscó acaso reivindicar lo mejor del deporte!: "Porque, después de muchos años en que el mundo me ha permitido variadas experiencias, lo que más sé, a la larga, acerca de la moral y de las obligaciones de los hombres, se lo debo al fútbol". Más crítico, en cambio, fue siempre Umberto Eco. Algunos interpretaron que su mirada dura hacia el fútbol se debe a que, de niño, como nunca fue bueno, lo mandaban al arco. Cuando éramos niños, los malos iban al arco, salvo que fueran los dueños de la pelota. Puesto también de los más gordos, el arco dejó las bromas y pasó a ser un drama cuando en 2009 el arquero alemán Robert Enke, que todavía aspiraba a jugar el Mundial de Sudáfrica, se tiró debajo de las vías de un tren. Nueve futbolistas se habían suicidado antes en la Argentina en los últimos años. Cinco de ellos eran arqueros. Ocupaban el puesto más solitario y extremo. "El más ingrato del fútbol", como lo llamó una vez Amadeo Carrizo.

Hay numerosos ejemplos que se contraponen al supuesto modelo del "arquero bobo". Arqueros que analizan y se convierten en técnicos (habitualmente cautelosos). Arqueros lectores. Y arqueros poetas. Me quedo con Américo Tesoriere (en la ilustración), seis veces campeón con Boca de 1919 a 1926, 37 veces selección argentina. Admirador de Quinquela Martín y amigo del Gordo Troilo, "Mérico" decidió escribir "poemas indigestos para matar el tiempo, antes de que el Tiempo me mate a mí". En "Jonedick" recordó los viejos Boca-River en la isla Demarchi, con sus canchas separadas por un par de cuadras. En "Imploración" pidió a Dios: "¿No podrías darme por unos domingos mi perdida juventud?". Y en "Ocaso" escribía: "Escuchemos, querida, por radio el partido/ está muy fría la tarde y más frío el olvido". "U.S.A." cita a Abraham Lincoln, Walt Whitman, Tomas Edison, Jack Dempsey, Babe Ruth, Bessie Smith y Louis Armstrong, entre otros. Pero el homenaje del poema no es para ellos. "No/ fue solamente porque alumbró mi feliz infancia/ con madre, padre y siete hermanos más/ una humilde lámpara de querosén/ acogedora luz, acariciadora luz, amorosa luz/ Se llamaba «Miller» y era de reluciente níquel/ con palabras enigmáticas, jeroglíficas, incomprensibles/ «Made in USA»/ pequeña lámpara, amiga nuestra/ es por ella mi querencia y deslumbramiento/ ¡Oh, U.S.A.!".

TEMAS DE HOYMedios y políticaTemporal en Buenos AiresControl de la SUBEBrittany MaynardElecciones 2015