Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Reclamos cara a cara a la Presidenta en Tolosa

Buenos Aires

Discutió con vecinos en la zona más afectada

Por   | LA NACION

LA PLATA.- A las 15, la Presidenta bajó del helicóptero en una plaza de Tolosa, el barrio más castigado por las inundaciones. Nadie la esperaba. Junto al diputado Andrés "Cuervo" Larroque, de La Cámpora, y el secretario de Seguridad, Sergio Berni, caminó entre la gente que había perdido todo y reclamaba ayuda. Algunos la recibieron con gritos de agradecimiento, pero también con reclamos cara a cara. La mayoría, de mujeres desesperadas.

"La lluvia no es peronista ni radical, hermana, es sólo lluvia", cortó la Presidenta a una vecina que se quejaba.

"Yo vivía muy cerca de acá, los vecinos están angustiados y con justa razón porque perdieron todo", le dijo a LA NACION cuando se retiraba del lugar, antes de abordar el helicóptero.

"Cuando era muy chica mi casa se inundó. Sé lo que es perder todo y entiendo el dolor", dijo la Presidenta, que era seguida de cerca por Larroque y Berni.

 
 
La jefa del Estado hacía referencia a un episodio que ocurrió cuando todavía no estaba entubado el arroyo El Gato; pasó gran parte de su infancia y adolescencia allí donde todavía viven su madre, Ofelia Wilhelm, y su hermana, Giselle.

El gesto inusual de Cristina Kirchner sorprendió a los damnificados por la inundación en los barrios de Tolosa, Villa Elvira y Los Hornos, en La Plata, donde murieron al menos 48 personas .

A dos cuadras de donde se reunió con los vecinos, los gomones de Prefectura Naval Argentina rescataban a un anciano que había quedado atrapado por el agua a raíz de la inundación.

Desde lejos, se divisaba la muchedumbre que la rodeaba luego de caminar algunas cuadras por el lugar que la vio nacer. Escuchó reclamos, consoló a quienes parecían más afectados, saludó y se sacó fotos con la gente. También tuvo que soportar algunas voces que no se mostraron conformes con su presencia. Y pasó cerca de una discusión intensa entre vecinos y militantes de La Cámpora.

 
La Presidenta recorrió la zona inundada y habló con los vecinos de Tolosa. 
 
El helicóptero que la transportó a la zona más afectada aterrizó en una plaza situada en la esquina de 521 y 11. Desde allí, y vigilada por la custodia presidencial, caminó las primeras cuadras, ante la sorpresa de la gente que la abordó.

Junto a Larroque y Berni, Cristina recorrió las calles, ocupadas por autos atravesados y con todas las puertas abiertas para que se secaran al sol luego de haber sido arrasados por el agua.

La Presidenta, con pantalón y camisa negra y botas para lluvia del mismo color, presenció cómo los damnificados sacaban de sus casas las pertenencias destruidas por la inundación. Colchones, ropa, sillones, alfombras son sólo algunos de los elementos con los que se topó.

"La lluvia no es peronista ni radical", soltó ante el reclamo de la gente. "Voy a hablar con el gobernador [Daniel Scioli] y el intendente [Pablo Bruera] para organizar la ayuda", les adelantó. "¡Las casas están divinas, pero nosotros nos morimos ahogados!", soltó una vecina. "¡Vamos, si estás hablando conmigo acá!", replicó la mandataria.

Y enseguida le dio indicaciones precisas a Larroque. "Hay que mandar colchones, ropa y agua", pedía la Presidenta, señalando a un hombre y a una mujer, referentes de la manzana, para que se pusieran al frente de la organización.

Malestar

Video: Los vecinos rodearon de reclamos a Cristina
Con pantalones arremangados, ojotas, zapatillas mojadas, despeinados y con ojeras, los vecinos que más sufrieron las consecuencias del furioso temporal quisieron imponerse en la charla con Cristina Kirchner. "Si todos gritan no podemos arreglar nada", pidió.

En esos momentos se produjo un acalorado intercambio de frases que pusieron en alerta a varios de los efectivos de la Policía Federal, vestidos de civil, que acompañaban a la comitiva oficial.

"¡Andate a Olivos!", le gritó un hombre. "Mi vieja está muerta, pero la tuya se salvó", exclamó una mujer. La madre de la Presidenta vive cerca de donde se reunió con los vecinos. "Mi mamá tampoco tiene agua", respondió.

Pero cuando surgió un intento de resistencia a la presencia de la mandataria surgió una reacción espontánea de los vecinos que acallaron las quejas. "Por lo menos vinieron", se escuchó. "Gracias Cristina por estar acá", también dijeron. Entre la gente había ancianos, mujeres con sus hijos en brazos y jóvenes.

Media hora después de haber llegado, interrumpió el diálogo con los vecinos por sugerencia de Berni y comenzó a caminar rumbo a la aeronave para dirigirse a la sede de la gobernación bonaerense en La Plata. Pero a cada paso era interceptada.

En ese momento tuvo un breve diálogo con LA NACION. "¿Si me comuniqué con [Mauricio] Macri? No, el que se encargó de la situación fue Berni, que estuvo presente", respondió Cristina Kirchner. Luego adelantó que también podría ir a visitar a los damnificados por la inundación en el barrio Mitre de la Capital, recorrida que efectivamente concretó horas después.

Mientras la jefa del Estado se retiraba, un señor la paró y le preguntó qué hacer con los daños materiales. "Eso háblenlo con el intendente y el gobernador", le respondió. Y otra vecina increpó: "Señora, yo soy de Tolosa, ¿a usted le parece?". Cristina frenó, la miró fija y respondió enérgica: "No, por eso estoy acá".



TEMAS DE HOYMundial Brasil 2014Selección ArgentinaCristina KirchnerAmado Boudou procesado