Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Testimonio

Entre la desolación y la perplejidad

Buenos Aires

Por   | Para LA NACION

 
 

Vivo en una casa de dos plantas en Tolosa, una zona que jamás, desde que vivo acá, se había inundado.

Abajo viven mi mamá, que tiene 94 años, y la señora que la cuida. Lo primero que hice fue bajar a buscarlas y lo segundo, cortar la luz; todavía hoy [por ayer] a las seis de la tarde no me animé a bajar ni a dar de nuevo la electricidad.

La sensación no es de desesperación ni de desolación, sino de perplejidad absoluta. Me asomé al balconcito que tengo en el primer piso y vi algo que no voy a olvidar jamás: mis ojos se asombraban ante un caudaloso río que corría con fuerza y arrastraba todo a su paso. Me pregunté adónde iría el agua, y lamenté la suerte de quienes iban a padecerla. En el patio trasero, en cambio, tenía una laguna quieta, estancada.

Mi colección de 5000 libros, flotando libres por la sala, el comedor y todos los ambientes de la planta baja es otra de las imágenes que mi memoria jamás olvidará. En el piso de abajo la pérdida es total; lo que más lamento es que una situación como ésta desestructura toda una vida; sobre todo lamento la pérdida de los objetos con los que mi madre, muy nerviosa y triste por lo ocurrido, se conectaba.

Con este panorama se me ocurrió llamar al seguro. No sé, pensé que tal vez podía encontrar algún consuelo al escuchar que al menos podía recuperar parte de lo material. Me atendieron muy amablemente, con esa cordialidad aprendida y lejana que no dice nunca nada. La respuesta no hizo que me sintiera mejor: sólo se cubren los daños por lluvia caída desde el techo (en el improbable caso de que cayera granizo y agujereara la losa) y no por el agua que emana desde la calle.

Con las horas, la perplejidad seguramente dará paso al desconsuelo.

Tres días de duelo nacional

  • La presidenta Cristina Fernández de Kirchner decretó ayer tres días de duelo por las 54 víctimas de las trágicas inundaciones registradas en la Capital, La Plata y el conurbano bonaerense.
  • La Cámara de Diputados de la Nación también tuvo un gesto hacia los damnificados por los temporales que afectaron al área metropolitana y la capital provincial. Con la firma de los 34 presidentes de los distintos bloques políticos, emitieron un comunicado en el que señalan que "ante el desesperante drama que azota a los afectados, todos los diputados nacionales, sin distinción de pertenencias políticas" quieren "solidarizarse con los compatriotas víctimas de la catástrofe" y extender su "mano fraterna" y acompañar a las familias damnificadas "en este difícil y doloroso momento".
REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa muerte de Marisol OyhanartNarcotráficoInflación y preciosEl caso de Lázaro Báez