Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Lo que hay que ver cuando baje el agua

Opinión

Todavía no hay una cifra final de víctimas mortales de las recientes inundaciones y ya nos estamos tirando responsabilidades de un lado a otro por la cabeza. Mauricio Macri responsabiliza al cambio climático y al Gobierno, que no lo autorizó a endeudarse con los organismos de crédito multilaterales. De Vido (¡!) acusa al jefe de gobierno porteño por el estado calamitoso del sistema pluvial de la ciudad (que, claro, contrasta con la fabulosa mejora de la red ferroviaria). Los que chicaneaban al Pro desde La Plata ahora se preocupan, mientras en la Capital algunos respiran aliviados viendo las tremendas escenas platenses.

Con cada tragedia olvidamos la anterior y sólo atinamos a deslindar responsabilidades, endilgándoselas a otro, o a aprovechar políticamente el momento para sobresalir a fuerza de hundir al adversario. Y no es esa la única reacción lamentable. Seguimos careciendo de capacidad para mirar todas las pérdidas que generan estas catástrofes de una manera más amplia.

En ocasión de la tragedia de Once se publicó en este espacio una columna titulada "Los muertos de la mala política". La misma sostenía: "Los motivos que hoy nos enlutan no son muy distintos de los que han causado otros episodios: una fenomenal desidia estatal que se viene acumulando desde hace mucho tiempo". Ahí están, para atestiguarlo, los fallecidos por el choque de trenes de Once, Cromagnon, el accidente de los chicos del colegio Ecos, los aludes de Tartagal, los derrumbes en la Capital, el conflicto del Parque Indoamericano, Mariano Ferreyra, Kosteki y Santillán, más todos los que perdieron y siguen perdiendo su vida anónimamente en accidentes de tránsito o como víctimas de la inseguridad.

Con cada tragedia olvidamos la anterior y sólo atinamos a deslindar responsabilidades, endilgándoselas a otro

No podemos dejar de ver todo esto como un problema sistémico. Éstos y otros eventos que lucen inconexos están, en rigor, mucho más vinculados de lo que surge a primera vista. Por ejemplo, la falta de financiamiento barato para nuestro país atenta contra la realización de obras de magnitud. Hoy hay vecinos de la región que obtienen fondos del exterior a una quinta parte del costo que debe abonar la Argentina y hasta logran endeudarse en sus propias monedas. En nuestro caso mandan las dudas, que no sólo son externas sino también internas (¿o algún argentino se anima a pronosticar a cuántos pesos cotizará un dólar en cinco años?). Esa incertidumbre es, a su vez, consecuencia de apelar recurrentemente a políticas económicas insostenibles que generan efectos tales como inflación alta e imprevisible, cepos cambiarios o megadevaluaciones.

No estoy sosteniendo aquí que la culpa de las inundaciones la tiene el aumento de precios porque no permite acceder a préstamos razonables. De hecho, en estos años de bonanza se han incrementado tanto los recursos que, si no se hubieran dilapidado, probablemente no haría falta siquiera endeudarse para hacer grandes obras. En la actualidad el presupuesto por habitante del que dispone el Gobierno es dos veces y media más alto en términos reales que en 2003. Pero si ni siquiera podemos aprovechar las épocas más favorables, es natural concluir que hechos tan tristes como los de estos días no son ni serán aislados sino más bien episodios recurrentes.

Durante mucho tiempo la degradación argentina podía esconderse en los activos construidos previamente. El buen diseño original de nuestras instituciones enmascaraba su mala utilización. La educación y la salud públicas mantenían la ficción de la cohesión y la ausencia de conflictos sociales. La tradición empresaria argentina le permitía sobrevivir y emprender aún en contextos adversos. Los vetustos sistemas de transporte y la explosión de la red de telecomunicaciones mantenían relativamente interconectada nuestra extensa geografía. Hoy gran parte de ese stock de capital se ha consumido y ya no alcanza para amortiguar el golpe de cada nuevo escalón que descendemos.

Seguimos careciendo de capacidad para mirar todas las pérdidas que generan estas catástrofes de una manera más amplia

El sistema político, que también se fue descomponiendo durante ese largo proceso de deterioro, no está constituido ya por partidos sino individuos, no usa ideas sino eslóganes, no tiene planes sino tácticas. La democracia, que tanto nos costó recuperar, no parece estar funcionando como un mecanismo que nos habilite a enfrentar nuevos desafíos de manera conjunta y hallar sus soluciones. Nuestra sociedad ya no encuentra cómo resolver problemas antiguos, acá reiterados pero superados en muchas otras naciones.Y eso es lo que primero que hay que arreglar una vez que haya bajado el agua.

El ácido Dr. House suele decir que toda muerte es indigna. Para aquellos a quienes les toca sufrir la pérdida de un ser querido toda muerte es también en vano, salvo que sea para salvar vidas más preciadas. Ojalá que esta ridícula, inútil y evitable tragedia sirva para disparar reflexiones más profundas acerca del lugar donde poco a poco nos hemos ido quedando atrapados. Tenemos que ser capaces de construir algo nuevo. De crear un futuro distinto. Entre todos..

TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil