Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Bergoglio, pontífice

Aumenta la preocupación en el Vaticano por la seguridad del Papa

El Mundo

La alarma la desató la filtración de una foto en la que se lo ve mientras desayuna en Santa Marta, la residencia que eligió para vivir en lugar del Palacio Apostólico

Por   | LA NACION

 
 

ROMA.- Crece la preocupación por la seguridad del papa Francisco. Ya desde el comienzo de su pontificado, el 13 de marzo pasado, el Santo Padre venido desde el fin del mundo comenzó a enloquecer a sus custodios saliéndose de los muros del Vaticano para saludar a los fieles, haciendo detener el papamóvil para alzar a todo bebe que le alcanzaran desde la multitud o saliéndose del protocolo para autografiar el yeso de una chica, como hizo anteayer, al final de su segunda audiencia general.

Pero ayer la alarma se sintió mucho más fuerte cuando comenzó a circular en Twitter una foto en la que se lo ve a Francisco desayunando tranquilamente en el comedor de la Casa Santa Marta, donde decidió quedarse a vivir, junto a otros cuatro prelados. En la imagen, que fue subida a Twitter por Francesco Grana, periodista del diario Il Fatto Quotidiano, se ve que en la mesa hay jugo de naranja, tazas de café, platos con comida, así como una tableta, demostrando que también se trabaja en el equipo del Santo Padre.

Más allá de las intenciones del papa argentino de seguir viviendo en contacto con la gente y no aislado en una torre de marfil, como vendría a ser el departamento pontificio del tercer piso del Palacio Apostólico, la foto causó gran preocupación.

¿Quién sacó semejante imagen, que viola la privacidad del Papa y que terminó siendo subida a Twitter? ¿Está seguro el Papa viviendo en la Casa Santa Marta, el hotel cuatro estrellas en el que se alojaron durante el cónclave los cardenales y suelen parar o vivir otros eclesiásticos?

Son preguntas que muchos prelados se están haciendo en este momento en el Vaticano, donde corren aires tan nuevos con el primer papa latinoamericano que muchos no ocultan cierta perplejidad.

La decisión de Francisco, que quiso llamarse como el santo de Asís y que dijo que quiere una "Iglesia pobre para los pobres", ha creado bastante revuelo. No sólo por la ruptura que significa que un papa no vaya a vivir al departamento del tercer piso del Palacio Apostólico, algo que no sucede desde principios del siglo pasado, sino también por los trastornos que esto está causando a los romanos que viven cerca de Santa Marta.

Quejas

Vecinos de la zona que solían estacionar en una explanada adyacente al hotel cuatro estrellas del Vaticano o al Aula de Audiencias Pablo VI no pueden hacerlo más desde que Francisco vive en la residencia. "Evidentemente, hay miedo a que explote un coche bomba", explicó a LA NACION una fuente calificada.

Las quejas no se limitan al estacionamiento, tema que podría solucionarse rápidamente utilizando otro lugar que hay para aparcar en la colina del Gianicolo, a cinco minutos, siempre semivacío. El virtual escudo de protección electrónico que rodea a la actual residencia del Papa al parecer también impide el funcionamiento de algunas redes telefónicas celulares en la zona, lo que enfurece a los usuarios.

"Con su decisión de quedarse en Santa Marta, el Papa está causando grandes molestias; debería repensar su decisión", comentó un monseñor, que pidió que su identidad quede en el anonimato.

Pero parece difícil que Francisco, un papa que en menos de un mes cambió abruptamente el clima que reina en la Iglesia y que se mostró bastante espantado al recorrer el departamento pontificio -para él, demasiado pomposo e inmenso-, vaya a cambiar de idea. El Papa, en efecto, parece estar muy cómodo allí, como también puede verse en la foto que circuló por Twitter, en la que se lo ve desayunando muy tranquilo.

Fiel reflejo de esto, ayer, como siempre, volvió a celebrar su misa matutina en la capilla del hospedaje, ante empleados de la tipografía vaticana. Al final de la celebración, el papa argentino, como ya se ha vuelto costumbre, se quedó rezando en los últimos bancos de la capilla, entre los fieles, como certificaron fotos aparecidas en el sitio de la Radio Vaticana.

Y hablando de Twitter, en otra demostración de la popularidad alcanzada por el primer papa jesuita, ayer Francisco, activo desde el 13 de marzo con la cuenta @pontifex , en nueve idiomas, superó los cinco millones de seguidores. "Dios nos ama. No tengamos miedo de amarlo. La fe se profesa con la boca y con el corazón, con la palabra y con el amor", fue el tuit enviado ayer.

Definiciones

Concluidas las celebraciones de la Semana Santa, el Papa, de 76 años, sigue ahora en su tarea de comprensión de la situación, en vistas de la definición de su equipo de gobierno.

En este marco, ayer se reunió con varios funcionarios del Vaticano. Entre ellos, con el cardenal italiano Fernando Filoni, prefecto de la Congregación para la Evangelización de los pueblos, también llamado "el papa rojo", por su predicamento en Asia y África.

El nombre de Filoni, que fue nuncio en Bagdad durante la invasión norteamericana de Irak, es uno de los que ahora suenan para el crucial cargo de secretario de Estado, en reemplazo del cuestionado Tarcisio Bertone..

TEMAS DE HOYInseguridadFeria del LibroFrente Amplio UNENRicardo Bauleo