0

La ciudad precisa de planes y de obras

Enrique García Espil
0
5 de abril de 2013  

Buenos Aires es una ciudad costera con más del 20% de su superficie en tierras de rellenos sobre el Río de la Plata o bañados próximos al Riachuelo, es decir, inundables por definición. Para garantizar calidad de vida a la población hacen falta dos cosas: planificación y obras.

La planificación debe ser a mediano y largo plazo y apuntar, fundamentalmente, a reutilizar el agua de lluvia. En muchas ciudades se impulsa la construcción de tanques en cada edificio, en los que se acumula el agua de lluvia para reutilizarla después en la limpieza o los servicios sanitarios. Las "aguas grises", además de retener el agua de lluvia en cada lote, evitando las inundaciones, impiden que el agua tratada y limpia se use para lavar veredas o hacer funcionar los inodoros.

También es fundamental preservar los espacios abiertos y los terrenos absorbentes. El mayor error en nuestra historia urbana fue entubar los arroyos en lugar de dejarlos a cielo abierto y tratar como parques públicos sus valles. Hoy tendríamos un excelente sistema de regulación de aguas de lluvia y espacios verdes en toda la ciudad. Esa oportunidad perdida debemos recuperarla con las superficies que quedarán disponibles a medida que se vaya enterrando el sistema ferroviario.

Otro gran desafío es la costa del Río de la Plata, cada vez más lejana por la sedimentación y los rellenos. Hay que proyectarla con lagos reguladores que permitan contrarrestar tanto los efectos de las lluvias como los de las sudestadas que taponan los desagües.

temas en esta nota

0 Comentarios Ver

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.