Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Tensión

Conflicto con Uruguay por un desliz de Mujica

Política

Un micrófono abierto a destiempo y una frase escandalosa del presidente de Uruguay , José Mujica, sobre los Kirchner inició ayer un conflicto diplomático entre Buenos Aires y Montevideo cuyo final parecía anoche imprevisible.

"Esta vieja es peor que el tuerto. [...] El tuerto era más político, ésta es terca", dijo Mujica, en clara alusión a Cristina y Néstor Kirchner, al referirse a las difíciles relaciones que tiene Uruguay con la Argentina . Todo ocurrió en menos de un minuto en un acto en la localidad de Sarandí Grande.

La Secretaría de Comunicación de la Presidencia de Uruguay, a través de su servicio de Internet, transmitía en directo el acto. Mujica empezó a hablar de los Kirchner a micrófono abierto sin saber que estaba en vivo.

El video con las declaraciones circuló durante toda la tarde en los portales de noticias y por las redes sociales. La Casa Rosada guardó silencio hasta las 19.35. A esa hora, la Cancillería convocó al embajador uruguayo en Buenos Aires, Guillermo Pomi, a quien el canciller Héctor Timerman le entregó una carta dirigida a Mujica, en la que transmitió el "profundo malestar" de la Argentina y calificó como "denigrantes" e "inaceptables" las declaraciones.

Hasta anoche, Mujica no había emitido disculpa alguna a Cristina Kirchner. Por el contrario, advirtió que no hará aclaraciones. "Yo no les voy a dar pelota ni voy a recorrer el mundo aclarando nada", dijo. Sus palabras no ayudaron en nada a calmar los ánimos caldeados de la Casa Rosada.

A lo largo del video que se reprodujo ayer del acto, Mujica sostuvo que "para conseguir algo de Argentina hay que recostarse un poco a Brasil". Se mostraba en un panel hablándole al intendente del departamento de Florida, Carlos Enciso, dirigente político del Partido Nacional. Desde allí agregó: "Es como la vieja ley del péndulo", en relación con su pensamiento, expuesto en varias ocasiones, sobre negociar ocasionalmente con uno u otro de los socios del Mercosur. Y siguió con la Argentina. "Esta vieja es peor que el tuerto. [.] El tuerto era más político, ésta es terca", dijo en referencia a los Kirchner. Inmediatamente, recordó el regalo que Cristina Kirchner le hizo al papa Francisco cuando asumió. "A un papa argentino, que vive 77 años, ¿le va a explicar lo que es un mapa? Digo, ¿lo que es un mate y un termo?"

Según pudo saber LA NACION, el embajador uruguayo en Buenos Aires, Guillermo Pomi, realizó infructuosas gestiones para calmar el malestar en la Casa Rosada. Habló con el secretario de Legal y Técnica, Carlos Zannini; con el ministro de Planificación, Julio De Vido, y con el canciller Héctor Timerman. A todos les llevó explicaciones poco convincentes y deslizó que las palabras de Mujica no se trataban de declaraciones oficiales y no habían querido transmitir lo que salió al aire. Pero las explicaciones que dio el embajador de Uruguay no resultaron suficientes. Finalmente, la Cancillería decidió convocar a Pomi al Palacio San Martín y Timerman le entregó una carta en la que el Gobierno manifestó el "profundo malestar" hacia Mujica.

 

"La República Argentina señala que es inaceptable que comentarios denigrantes que ofenden la memoria y la investidura de una persona fallecida, que no puede replicar ni defenderse, hayan sido realizados, particularmente, por alguien a quien el doctor Kirchner consideraba su amigo", señaló Timerman en la misiva de apenas cinco párrafos que entregó en mano al embajador de Uruguay y luego se hizo pública.

A su vez, la carta de la Cancillería señaló que por pedido expreso de la Presidenta a la Cancillería, Cristina Kirchner "no va a realizar comentario alguno sobre dichos agravios".

La Cancillería consideró que las históricas relaciones que han unido a la Argentina y Uruguay "no deberían ser afectadas por expresiones que ofenden a quienes representaron y representan a la República Argentina y a su pueblo".

Por lo menos dos funcionarios de fuerte peso en la Casa Rosada comentaron anoche a LA NACION que será "muy difícil volver atrás en este traspié diplomático".

En tanto, un allegado a Timerman consideró que Mujica "se fue de pista mal" y no supo contestar cómo culminará este conflicto diplomático en el futuro inmediato teniendo en cuenta la relación estrecha que, por lo menos en público, mostraban tener Cristina Kirchner y Mujica.

Si bien en la formalidad ambos presidentes mantenían hasta ahora un trato cordial, lo cierto es que las relaciones diplomáticas entre ambos países estaban bastante deterioradas por diferencias de índole política y económica (ver aparte).

Las expresiones de Mujica no son sus primeras expresiones polémicas hacia la Argentina. Antes de ser presidente, Mujica había sido duro sobre el peronismo y, en especial, sobre el kirchnerismo. Y en 2009 había expresado que "desgraciadamente" para Uruguay "la Argentina es un país determinante", y por eso dijo que "hay que tener una política de guantes blancos con la Argentina".

El exabrupto de Mujica no es el único que se recuerde de parte de Uruguay. Algo similar ocurrió en 2002 con el entonces presidente uruguayo Jorge Batlle, que calificó de "ladrones" a todos los argentinos.

Con la colaboración de Nelson Fernández desde Uruguay. .

Las frases de la discordia

Mujica recibió la réplica de la Cancillería
  • "Esta vieja es peor que el tuerto (...) El tuerto era más político, ésta es terca"
  • "A un papa argentino, que vive 77 años, ¿le va a explicar lo que es un mapa?"
    José Mujica / Presidente de Uruguay
  • "La Argentina señala que es inaceptable los comentarios denigrantes"
  • "Fernández de Kirchner no va a realizar comentario alguno sobre dichos agravios"
    Héctor Timerman / Canciller argentino
  • Del editor: qué significa
    Mujica blanqueó lo que piensa realmente la administración uruguaya del gobierno argentino. Ahora será difícil recomponer la relación.

    TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil