Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El drama de las inundaciones

La Plata, devastada y con un creciente reclamo popular

Buenos Aires

Los muertos son 51 y, según los vecinos, todavía hay desaparecidos; la ciudad mostró una imagen desoladora; increparon a Alicia Kirchner y a Scioli; temor a saqueos; grandes muestras de solidaridad

Por  y   | LA NACION

LA PLATA.- Una ciudad devastada por la peor inundación de su historia vivió ayer otra jornada de miedo e indignación. Al menos un enfrentamiento entre piqueteros y policías, la creciente ola de rumores de saqueos -algunos confirmados- y la certeza de que el número de muertos seguía en alza conformaban un dramático cuadro.

La ministra de Desarrollo Social de la Nación, Alicia Kirchner ; el gobernador Daniel Scioli y el intendente de La Plata, Pablo Bruera, fueron destinatarios ayer del reclamo y del enojo de la gente, que se sintió abandonada por las autoridades. Los insultos y los gritos destemplados se escucharon cuando los tres arribaron a un centro de distribución de ayuda en la periferia de la ciudad.

Video: Alicia, Berni y Scioli fueron abucheados por los damnificados (TN)

El trabajo solitario de la gran mayoría de los vecinos que habían iniciado la reconstrucción de sus viviendas, apoyados en una espontánea e inconmensurable campaña solidaria, contrastaba con la realidad de los cientos de personas que, hasta anoche, buscaban desesperadamente noticias sobre sus familiares desaparecidos.

Ayer, el número de muertos por la inundación creció: eran 51 (25 mujeres y 26 hombres), según informó el gobierno bonaerense. El ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Casal, precisó que se registraron casi 6000 viviendas y no encontraron más víctimas. Ése es "el listado final", dijo. Y añadió: "Más de la mitad [de los muertos] han podido ser encontrados por sus familias para realizarles sus respectivas sepulturas". En ese listado figuraba Lucila Ahumada de Inama, de 82 años, integrante de la organización Abuelas de Plaza de Mayo.

Ya era de noche cuando el gabinete completo de Daniel Scioli ofreció una conferencia de prensa en el Salón de las Banderas del Ministerio de Justicia y Seguridad, donde se había montado el comité de crisis, para dar esos y otros datos, que conformaron el último parte del día. El mandatario había hablado por la tarde. Era evidente, lo delataba su rictus apesadumbrado, que no quería dar más esas malas noticias; pero allí estaba, otra vez, proporcionando información que agregaba más dolor a la catástrofe. Ya entonces había informado, con voz débil, que eran 51 los muertos.

Video: El desgarrador testimonio de un familiar de una de las víctimas fatales de La Plata

Afuera, mientras tanto, los rumores de saqueos y piquetes circulaban cada vez con más fuerza en las calles de La Plata, y muchos comerciantes habían decidido cerrar o atender con las cortinas bajas.

 
 

Otros comerciantes, como Miguel, propietario de la empresa Cartelería 13, cerraron no por miedo, sino para intentar reconstruir sus negocios tras pérdidas millonarias. "Perdí todo. Tengo que empezar de nuevo", se lamentó. Frente a este triste panorama, el Banco Provincia informó que lanzará créditos de hasta 50 mil pesos, a 48 meses de plazo y con una tasa fija de 9,9% anual. El titular de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA), Martin Di Bella, anunció que la provincia otorgará beneficios impositivos a los afectados por el temporal.

Otra inquietud gravitaba en la atmósfera: muchos vecinos decían que aún había personas desaparecidas. Casal precisó que se habían hecho 110 denuncias por desaparecidos en el 911, de los cuales 106 fueron encontrados vivas y cuatro, muertos. De otras 60 denuncias, realizadas en otras dependencias, 53 personas fueron encontradas con vida y los restantes avisos fueron desestimados. Hubo, además, 16 pedidos de búsqueda por medio de las redes sociales: 14 fueron hallados con vida; uno, muerto, y el restante no existía: era una broma.

Sin embargo, en San Carlos, uno de los barrios más afectados de la periferia de la ciudad, los vecinos contaron que dos niñas desaparecieron pese a que los habitantes hicieron una cadena humana para intentar rescatarlas del agua. "Pasaron dos niñas y se fueron por las alcantarillas. No pudimos rescatarlas, pese a que hicimos cadena humana. No sabemos quiénes son", dijo a LA NACION Diego, que vive en 36 y 134. "A una de esas nenas la encontraron esta mañana, entre los arbustos", agregó Lucrecia Silva, cuñada de Diego.

Estela, que ayer aún estaba en un centro de evacuados de 137 y 61, contó que aún no sabía nada del más pequeño de sus sobrinos. Estela vive en Los Hornos, al igual que su cuñada, que -contó- perdió a su bebe el día de la tormenta, cuando debió escapar del agua que ganaba su casa. A los más grandes, los tomó con las manos; a los del medio los trabó entre sus brazos y el torso, y al bebe lo puso en su pecho, sostenido con la ropa. "Cuando salió del agua, se dio cuenta que había perdido el bebe", contó Estela con voz trémula.

"No sabemos nada de eso. Menores no tenemos nada. La gente brinda información que no es exacta", dijo Marcelo Seal, jefe de Siniestros, que ayer comandó el operativo de rescate en arroyos y cauces de agua de la ciudad. Más tarde, en la conferencia, Casal dijo que habían chequeado una por una las denuncias sobre niños muertos o desaparecidos y que no se había encontrado ninguno. Las víctimas mortales de la nómina tenían entre 20 y 96 años.

Así pues, pese a que desde el gobierno se hablaba de una lista definitiva, seguía flotando en la atmósfera una premonición desgraciada: aún continuaban los rastrillajes en los arroyos y en las calles anegadas de los barrios más castigados, así que podían aparecer más cadáveres.

Mientras, tanto, según el gobierno, 514 personas permanecían en los centros de evacuados. De lo que no tenía idea el gobierno era de la cantidad de autoevacuados; en las recorridas que hizo LA NACION por los barrios más afectados se encontró con decenas de casas vacías, abandonadas por sus habitantes.

Crecía, a su vez, el temor ante los saqueos y se multiplicaban los piquetes. El ministro Casal aseguró que hubo 16 denuncias de saqueos, pero que cuando la policía se acercó a los lugares comprobó que no se habían cometido esos delitos. La Cámara de Comercio, sin embargo, afirmó que sí habían existido esos atracos. No sólo se hablaba de robos a comercios; también fueron víctimas de robos personas solidarias y organizaciones no gubernamentales que intentaron acercar mercadería a los barrios castigados de la periferia.

Video: Cientos de voluntarios reparten ayuda

"Estamos trabajando a puertas cerradas por los saqueos. Ya en la calle Cantilo cerraron todo, por miedo", dijo anoche la dueña de la fiambrería NaNo, en camino Belgrano y 11, en las afueras de esta capital.

En la otra punta de la ciudad, en Villa Elvira, Elba Tibursi, que se presentó como titular de la Sociedad Protectora de Animales, dijo: "Están saqueando a personas y organismos que se acercan a traer mercadería. No pueden pasar. Que venga el Ejército". En ese barrio, contaron los vecinos, habrían saqueado una feria de las llamadas "saladitas", y proliferaban los piquetes.

En el salón de las banderas, Martín Ferré, ministro de Desarrollo Social, dijo que estaban llegando a todos los barrios para brindar ayuda. "Sepan que no hay barrios con conflictos", aseguró.

Pero en Villa Elvira decían otra cosa. "Acá la gente se siente olvidada. Va a pasar cualquier cosa: saqueos, muertos. Llega poca ayuda. Necesitamos colchones y frazadas. No hay con qué taparse", dijo Pablo, un vecino de ese barrio, en uno de los piquetes de la zona. María Cristina González, en otro de los piquetes del barrio, contó: "No podemos acercarnos a los centros donde dan cosas porque si vamos, nos roban las casas".

En el ministerio, Casal confirmaba que se habían registrado 18 concentraciones de vecinos, que el prefería no llamarlas piquetes. Muy entrada la noche, en 91 y 123, Berisso, un policía sufrió una herida leve de bala cuando impedía que saquearan dos camiones con colchones que se dirigían al club El Carmen, en ese distrito, donde están evacuados cientos de damnificados del temporal, confirmaron fuentes de la comisaría 1a. de Berisso.

"No los dejaban pasar e intentaron saquear los camiones, pero no pudieron. Un policía sufrió el roce de una bala en uno de sus pies", explicó la fuente. Curiosa respuesta se había dado desde el Ministerio de Justicia y Seguridad: desmintieron el hecho y dijeron que la noche estaba tranquila, que el temor de los vecinos respondía más a la psicosis que a la realidad. Cerca de la medianoche, en 80 entre 13 y 14, otro grupo de encapuchados saqueaba un depósito de colchones. Y la noche, recién empezaba..

TEMAS DE HOYMedios y políticaTemporal en Buenos AiresControl de la SUBEBrittany MaynardElecciones 2015