Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Las palabras

Los tuertos no asumidos

Opinión
  • "No les voy a dar pelota ni a recorrer el mundo aclarando nada."
    (Del presidente José Mujica sobre su agravio a los Kirchner.)

Si algo pudo haberse evitado en las trágicas inundaciones pasadas fueron las palabras desubicadas y las mentiras. Fruto de la mezquindad, o de la impunidad con que muchos creen haber sido premiados por desempeñar un cargo público, sus dichos compitieron en velocidad y daño con la crecida de las aguas.

Resonaron los casos de Luis D'Elía -"Los medios hegemónicos agrandan la situación en La Plata para proteger al niño Macri", cuando comenzaban a aparecer los primeros muertos de más de 50 en la provincia de Buenos Aires-; el tuit del intendente platense, Pablo Bruera -"Desde ayer a la noche, recorriendo los centros de evacuación", siendo que se encontraba de vacaciones en Brasil-; el dislate del funcionario bonaerense Gustavo Marangoni -"Sexo callejero en pleno Belgrano", sobre una foto que mostraba autos amontonados por la creciente-, y el ataque de Julio De Vido al gobierno porteño, sin considerar que la misma falta de gestión les cupo al sciolismo y a intendentes K.

Mientras D'Elía y Marangoni pidieron perdón, Bruera se plantó en su mentira. Adjudicó el "error" a su equipo de prensa. De Vido, en tanto, desapareció de escena más rápido que la promesa del tren bala.

A simple vista, pareciera ser más razonable la actitud de los arrepentidos. El punto es si alcanzan los pedidos de disculpas cuando la afrenta se lanza con tanta intencionalidad o si, como se interpreta en el Derecho, el pedido de perdón es el ruego del reo para que le bajen la condena.

Hace un tiempo, la senadora nacional por Tucumán y tercera en la línea sucesoria presidencial, Beatriz Rojkés, tuvo que disculparse en dos ocasiones: cuando descalificó a los padres de una nena asesinada al decir que "el Estado no puede estar a la par de una familia borracha", y cuando minimizó el caso Marita Verón al opinar que "la prostitución va a existir siempre". También debió enmendar sus dichos el dirigente macrista Miguel del Sel, cuando hizo uso burdo de su humor para insultar a la Presidenta.

Contrariamente, en las últimas horas no hubo disculpas de parte del presidente de Uruguay, José Mujica, que calificó a Cristina Kirchner de "vieja" y "terca", y a Néstor como "tuerto". ¿El no arrepentimiento público hace más grave la ofensa? ¿La vergüenza sentida por una acción deshonrosa alcanza a suavizar la estocada? Un psicólogo podrá sentenciar, en todo caso, que lo que se dice es lo que realmente se piensa..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYConflicto en Medio OrienteLa pelea con los holdoutsEl derribo del avión de Malaysia Airlines