Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Tras el diluvio, Macri quiere unificar la elección porteña con la nacional

Política

Hasta hace poco tiempo su idea era desdoblarlas, pero ahora cobró fuerza el plan para unificarlas; al pasar los comicios a octubre podrían diluirse las consecuencias políticas del temporal

Por   | LA NACION

El gobierno de Mauricio Macri evalúa unificar las elecciones de legisladores porteños con las de diputados y senadores nacionales del 27 de octubre.

La decisión, que marca un giro rotundo en la estrategia del jefe de gobierno porteño para este año electoral, terminaría de tomar forma en los próximos días, acelerada por el impacto del temporal del martes y sus consecuencias en la imagen y el futuro del gobierno de la ciudad.

"El tema se venía discutiendo y ahora cobra más fuerza. No es un año para estar plebiscitando permanentemente la gestión", admitió a LA NACION un encumbrado funcionario porteño.

La frase sintetiza una de las lecturas que surcan el universo macrista por estas horas y que fue confirmada a LA NACION por otras tres fuentes del gobierno de la ciudad: aunque la atención (y la tensión) política está todavía centrada en el manejo de la emergencia por el temporal, los próximos pasos en el terreno electoral están claros.

Otra voz del macrismo separó la estrategia electoral de la inundación. "La decisión [de unificar los comicios] está tomada hace más de un mes y no tiene nada que ver con la lluvia. Vamos a hacer lo que siempre hicimos con las elecciones de medio término", afirmó ante la consulta de LA NACION.

Hasta hace pocas semanas, Macri escuchaba con atención a quienes le recomendaban separar las elecciones porteñas de las nacionales como el mejor camino para conseguir mayoría propia en la Legislatura y, a la vez, potenciar su proyecto presidencial de 2015.

Aquel plan original suponía hacer las elecciones a legisladores porteños a más tardar en julio, para separarlas tanto de las nacionales del 27 de octubre, como de las primarias del 11 de agosto. La ley electoral porteña establece que las elecciones deben convocarse con 90 días de antelación, por lo que, para desdoblar los comicios, Macri debería llamar a elecciones antes de fin de este mes.

En el macrismo coinciden en que ésos son plazos que la coyuntura derivada del temporal del martes, en el que murieron seis personas en la Capital, no resiste.

Junto con la fecha de las elecciones, el macrismo también debatió cómo incorporar el voto optativo de los jóvenes a partir de los 16 años, que el Congreso aprobó a nivel nacional, pero al que deben adherir (o no) cada uno de los distritos.

Se estudió la posibilidad de implementarlo a través de padrones y mesas separadas (como se hace con los extranjeros), pero en las últimas semanas ganó consenso la vía legislativa, es decir, que la ciudad adhiera a la ley nacional con una ley de la Legislatura.

"Intentaremos ir por la ley, que es mucho menos engorroso que el sistema de mesas separadas, pero, como sea, el voto joven sale", aseguró un alto funcionario macrista.

Más allá de las elecciones, cerca de Macri coinciden en que, "aunque todavía es muy pronto" para hacer evaluaciones políticas de la inundación, el tema ganará fuerza no bien haya pasado la fase más dura.

Pese a las críticas que provocaron la falta de coordinación en la primera fase de la asistencia a los afectados y la ausencia de Macri en las primeras horas posteriores al temporal, en el gobierno porteño están conformes con cómo funcionó el sistema de emergencia.

Admiten además que la magnitud del temporal en La Plata corrió al gobierno porteño del centro de la escena. "El martes Mauricio era el inútil al que otra vez se le había inundado la ciudad y el miércoles resulta que había llovido como nunca antes en la historia", sintetizó un hombre que siguió de cerca la asistencia a los afectados.

Las ausencias en las primeras horas de funcionarios clave como la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, y, sobre todo, el engaño del intendente de La Plata, Pablo Bruera, también contribuyeron a "suavizar" el malestar. "No ocultamos ni disimulamos nada. Mauricio [Macri] y Horacio [Rodríguez Larreta] dijeron la verdad, que estaban de minivacaciones, y siguieron de cerca lo que se estaba haciendo acá. Es distinto a las mentiras que vimos después", diferenció un operador de Pro, en alusión a Bruera.

Sin embargo, en el macrismo también analizan que esa diferencia no tardará en diluirse. "Estamos políticamente separados [de la provincia de Buenos Aires], pero la sociedad nos hace responsables en conjunto", concluyó un hombre de contacto diario con Macri.

SCIOLI IRÁ A VISITAR A FRANCISCO

El Papa lo llamó por teléfono para solidarizarse
En una señal de acercamiento, el papa Francisco llamó ayer por teléfono al gobernador Daniel Scioli, para solidarizarse por las trágicas inundaciones que causaron 51 muertos en La Plata, y el mandatario bonaerense prometió ir a visitarlo a Roma, una vez que concluyan los operativos para superar las secuelas del temporal. Así lo anunció el jefe de Gabinete del gobierno bonaerense, Alberto Pérez, quien destacó el gesto del pontífice argentino.

El propio Scioli dijo que Francisco expresó "su solidaridad" por la tragedia y describió la conversación como "muy conmovedora" (como se informa en la página 26). Recordó, además, que la última vez que hablaron había sido hacía unos meses en Luján. El llamado del Santo Padre al gobernador se suma al gesto que el pontífice argentino había tenido el día anterior, al donar US$ 50.000 para ayudar a las víctimas de las inundaciones..

TEMAS DE HOYJorge MejíaPresupuesto 2015Elecciones 2015Torneo Primera División