Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Patrick Duddy: "Hay que entender cuán conectado está el mundo"

Economía

El diplomático y profesor de la Universidad de Duke, donde estudiaron entre otros el CEO de Apple, Tim Cook, y también Melinda Gates, vino a la Argentina con 25 estudiantes del MBA

Por   | LA NACION

La experiencia vale y las universidades lo saben. Por ello la Escuela de Negocios Fuqua, de Duke, una de las casas de estudio más reconocidas del mundo, ofreció a Patrick Duddy un cargo como profesor. Duddy se desempeñó como subsecretario para Asuntos de América latina en Washington, como cónsul general de Estados Unidos en San Pablo y tuvo misiones diplomáticas en Chile, Costa Rica, Paraguay, entre otros países.

Pero fue quizá su último destino, como embajador en Venezuela, el que lo llevó a la primera plana de todos los diarios del mundo cuando Hugo Chávez lo expulsó, en 2008, con un váyanse al carajo, yanquis de mierda. Más tarde, en 2009, Duddy retomó su cargo en Venezuela hasta que se retiró en 2010 y comenzó su carrera como profesor.

De visita en la Argentina con 25 estudiantes de la Universidad como parte del Global Academic Travel Experience (Experiencia de Viaje Académica Global), después de haber pasado por San Pablo y Río de Janeiro, quisieron tomar el pulso de la ciudad en 5 días de una agenda apretada, que incluyó encuentros con empresarios, visitas a empresas y un show de tango.

Pero según los alumnos, la experiencia más fuerte para ellos fue el 13 de marzo, cuando el entonces cardenal Jorge Bergoglio fue elegido papa. Según sus palabras, "nunca nos abrazaron tanto en nuestras vidas". Esto fue cuando se acercaron a la Catedral para vivir in situ los festejos.

"Este país es maravilloso", dijo Duddy, siempre diplomático, después de recibir algunas preguntas con respecto a la inflación, la falta de reglas claras para los inversores o la inseguridad. "Tiene excelentes perspectivas".

-¿Cómo resumiría su experiencia en la Universidad de Duke? -Duke tiene una perspectiva especial en cuanto a su misión. Se trata no solamente de graduar gente en su MBA, sino que forma verdaderos líderes, gente que pueda tener un impacto en el mundo de los negocios. Como programa está consciente también de que el mundo está cambiando. Hay que comprender cuán interconectado está el mundo.

-¿Qué relación tiene Duke con la Argentina?

-Por un lado hay un programa de intercambio con la escuela de negocios de UADE, y por otro, desde 2009 hasta hoy se triplicó la cantidad de aspirantes a estudiar allá.

-¿Cuáles son los requisitos para estudiar el MBA?

-Se trata de una combinación de experiencia laboral y notas excepcionales. Para entrar a la Universidad, en cambio, los alumnos presentan su promedio del secundario y dan una serie de exámenes.

-¿Qué cantidad de estudiantes son extranjeros?

-Cuarenta por ciento de los estudiantes del MBA son extranjeros. Sólo dentro del grupo que vino a la Argentina hay siete nacionalidades.

-¿Qué fue lo que cambió en el mundo de los MBA después de la crisis de Lehman Brothers?

-El mundo no se recuperó de la crisis de manera pareja, por eso hay que entender bien lo que pasa en los países. En eso se focaliza el programa.

-¿Por qué elegir un país como la Argentina para visitar, con sus complicaciones económicas?

-Lo complicado lo hace aún más interesante. Es cierto que Brasil ha generado mucha atención, pero la Argentina también. Yo recuerdo bien las noticias de 2001-2002, lo que pasó aquí y cuán difícil fue para el pueblo argentino. Este es un país que merece ser estudiado.

-La inflación en la Argentina, más la imposibilidad para comprar dólares o las trabas a las importaciones deben causar impacto en gente de una escuela de negocios.

-Los estudiantes no van a poder palpar el impacto de la inflación en una visita de 5 o 6 días. Los alumnos hablan con la gente y van construyendo una idea de lo que es vivir aquí.

-Usted es muy diplomático.

-Ojalá que sí, ya que fui diplomático por 30 años (se ríe).

-¿Cómo vivió su experiencia en Venezuela?

-Obviamente fue muy difícil. Pero yo estaba fuera del país cuando el presidente anunció que iba a expulsarme. Estaba en Washington para acompañar a mi esposa, ya que estaba internada para una operación. Después de unos meses regresé para completar mi período como embajador y también fue difícil. Había manifestaciones en mi contra. La relación bilateral es bastante complicada y no espero que vaya a mejorar en el futuro próximo. De todas maneras, Estados Unidos es el socio comercial más importante de Venezuela. Compramos 900.000 barriles de petróleo diariamente. Además, miles de venezolanos viajan a Estados Unidos. Hay muchos venezolanos en las ligas de béisbol también. Ambos pueblos comparten muchas cosas.

-¿Le gustaría volver a la diplomacia?

-Ya estoy por jubilarme, pero además me diagnosticaron un cáncer de garganta después de que terminé mi período en Venezuela. Fue un diagnóstico temprano, justo después de mi vuelta. Pero ya me recuperé, y felizmente tengo un buen pronóstico. Pude comprender desde ese lugar por todo lo que pasó Chávez, y su familia.

-¿Qué impresión se lleva de la Argentina?

-Por cierto es un país complejo, pero, ¿qué país no lo es? Es un país bastante sofisticado que tiene sus desafíos sociales, de infraestructura, de educación..

TEMAS DE HOYMedios y políticaTemporal en Buenos AiresControl de la SUBEBrittany MaynardElecciones 2015