Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Inundación

El seguro, frente al desafío que trajo el agua

Economía

En los contratos de hogares y comercios generalmente no hay cobertura y, en autos, está limitada; surgen ideas para una solución colectiva

Por   | LA NACION

La angustia y la indignación, mezcladas con una sensación de tranquilidad porque su vida y la de los suyos estaban a salvo, dejaron también lugar a cierta resignación. "Y esto no me lo va a pagar nadie", dijo como conclusión y con voz triste la joven mujer, mientras mostraba frente a la cámara de televisión pisos y muebles arruinados en su vivienda, afectada por una feroz inundación. La escena, que tuvo como protagonista a una vecina de Saavedra, se repitió en otros barrios porteños y el conurbano y, por supuesto, en La Plata, lugares arrasados en la última semana por el agua furiosa, que dolorosamente arrastró vidas, recuerdos y bienes materiales, incluso autos, por calles convertidas en cauces fluviales.

¿Qué rol juega el mercado asegurador ante una situación así? Aún cuando la joven del testimonio tuviera una póliza de hogar, lo más probable es que la cobertura fuera nula, porque en los contratos llamados "combinados familiares", los daños no son indemnizados cuando los causa una inundación. Lo mismo ocurre con seguros de comercio. Ante la creciente frecuencia de hechos climáticos que provocan desastres, hay actores vinculados al sector que ven un desafío por delante. Aunque habría que sortear dificultades, existen ideas para que el mercado ofrezca más protección, probablemente, eso sí, de manera conjunta y regulación mediante.

En autos, el seguro de "todo riesgo" sí tiene cobertura por inundación, que abarca tanto los daños parciales -por lo general con una franquicia, que es un monto a cargo del asegurado, a partir del cual la compañía asume su responsabilidad- así como la destrucción total, que ocurre cuando el costo de reparación es mayor al 80% del valor de reposición, o bien cuando el valor de venta del vehículo dañado no supera el 20% de la suma asegurada, según cuál de las dos cláusulas incluya cada contrato (la segunda es más desfavorable para el cliente).

 
 
"En los seguros de tipo C, de terceros completo, se cubre el daño si hay destrucción total", completa Sofía Salas, CEO de DDN Central de Seguros, una firma de servicios a asegurados. Si no se determina que hubo destrucción total -según peritos de las compañías y concesionarias oficiales- este tipo de coberturas, que es la que tiene la gran mayoría de los autos, no prevé indemnización, salvo que exista alguna cláusula especial.

Lo ocurrido en estos días, en que las compañías recibieron hasta el triple de llamados que en jornadas sin sobresaltos, lleva a algunos a analizar posibles cambios en las coberturas de hogar y comercio, en las que la regla general es excluir la inundación.

"Dados los hechos de los últimos meses y principalmente esta semana, analizamos alternativas para ofrecer algún tipo de solución a nuestros asegurados", señalaron en Mapfre.

"El mercado y los asegurados en general no hemos percibido [hasta ahora] estos fenómenos como una exposición a riesgo asegurable", dice Gustavo Palotta, gerente de la sucursal Buenos Aires de San Cristóbal Seguros, que estimó que habrá cambios en el futuro. Y agregó que la magnitud del fenómeno de esta semana llevó a que se evalúe qué hacer ahora por quienes sufrieron daños no cubiertos por contrato, con una acción que venga "exclusivamente de la política de responsabilidad social empresaria".

Palotta afirmó que todas "las experiencias anteriores son absolutamente diferentes, y no de la magnitud que tuvo este temporal".

Para hogares, algunos contratos prevén un seguro contra todo riesgo solo para productos electrónicos, como televisores o computadoras, según explicó Gustavo Tría, director del Área de Siniestros de la firma Zurich, donde en un solo día recibieron 170 denuncias por autos inundados. En ese tipo de contratos, por la destrucción de esos equipos hay indemnización. Pero no la hay en forma generalizada para los daños en la casa o el local: "Algunas compañías tenemos en mente dar eso", porque hay riesgos que uno no contempla hasta que ocurren ciertos hechos, dijo. "Pasó con el tema del granizo, antes casi nadie tenía ese seguro", recordó, Y agregó que siempre hay un precio para cada riesgo, "salvo que la inundación sea recurrente en un lugar". Es una observación que admite las dificultades que tendría desarrollar un producto así, que interesaría a quienes están en zonas de riesgo.

Andrés Artopoulos, director de Leza, Escriña & Asociados, consultores en ingeniería de riesgos y valuaciones, hace foco, justamente, en el problema de la selectividad. "En el caso de granizo, la posibilidad de un siniestro es la misma en Devoto o Saavedra, pero en el caso de la inundación nos vamos a fijar dónde queda la propiedad por asegurar, y si está en la cuenca del Vega no le van a dar el seguro", evaluó.

¿La solución? La forma válida de generar una cobertura amplia, según Artopoulos, sería que el Gobierno dispusiera que todos los seguros de incendio cubran también inundación; entonces sí se formaría una masa crítica de asegurados y habría diversificación del riesgo. Una variante sería organizar un pool en convenio con los municipios, y que el seguro esté incluido en el pago de tasas a cargo de los ciudadanos; eso evitaría la selectividad de las compañías y acercaría una solución al Estado en el tema de los subsidios.

Más allá de esas propuestas, hay algunos productos que se apartan de la generalidad de excluir la inundación. En Allianz ofrecen contratos así para hogar y comercio. "Son productos que tienen una cobertura, limitada a un 30% de la suma asegurada, de daños por agua de inundación", especificó Amílcar Racigh, director de Técnica y Reaseguros de la compañía. "En general se pueden contratar en cualquier zona, salvo donde el riesgo ya no es aleatorio", advirtió.

Los nuevos fenómenos de la naturaleza, alentados por la acción humana, junto a la lentitud de las obras de infraestructura, hacen prever que el riesgo será cada vez más extendido. Y al crecer una demanda de productos de protección, el mercado de seguros se juega el desafío de hacer pie en un nuevo segmento.

Reclamos por daños

    Se triplicaron en estos días las llamadas a compañías
  • 1 Plazos
    Flexibilidad

    Está estipulado que la denuncia de un siniestro debe hacerse en 72 horas, pero por las inundaciones ese plazo no cuenta.
  • 2 Contratos
    Exclusiones

    Por lo general, las pólizas de hogares y comercios no incluyen la inundación; algunas compañías evalúan dar igual alguna respuesta.
  • 3 A futuro
    Bajo análisis

    Algunas firmas y también la Asociación Argentina de Compañías de Seguros analizan la posibilidad de nuevas coberturas.
TEMAS DE HOYProtesta policialPobrezaEugenio ZaffaroniTelefonía 4GLa pelea con los holdouts