Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Educación / Inauguró el Campus Alcorta

Más espacio y más carreras para la Universidad Torcuato Di Tella

Sociedad

Ayer, en Núñez, estrenó su nueva sede en la que se albergarán las disciplinas de grado y posgrado, y creará el departamento de arte; tiene 3200 alumnos y 80 profesores con dedicación exclusiva

Por   | Para LA NACION

La Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) estrenó ayer nueva sede, el Campus Alcorta, donde concentra toda su actividad, y crece en propuestas. Este año, además, ha registrado su récord histórico de inscriptos: 435 alumnos para las ocho carreras de grado.

El ex depósito de Obras Sanitarias de la Nación sobre la avenida Figueroa Alcorta al 7300, a pocos metros del estadio de River Plate, se transformó en la nueva sede de esta casa de estudios, fundada en 1991, y que hasta hace pocas semanas ocupaba un predio de 6800 metros cuadrados en Miñones y Mendoza.

"Estábamos hacinados. Ya no podíamos crecer más", explicó a LA NACION el rector de la UTDT, doctor Ernesto Schargrodsky, durante una amplia recorrida por 12.000 metros cuadrados de los 23.000 metros cuadrados totales del predio.



Egresado de la Universidad de Buenos Aires y doctor en Economía en Harvard, donde es profesor invitado, Schargrodsky no pierde el entusiasmo al hablar de las novedades académicas y de infraestructura, aunque sea un fanático hincha de Boca Juniors desde su infancia y desde las ventanas de su despacho del tercer piso se vea el "Monumental". "Esto muestra nuestra pluralidad de ideas", bromea.

Cerca de un muy bien preservado SIAM Di Tella negro, vehículo que perteneció al ex canciller Guido Di Tella, uno de los hijos del inspirador de la UTDT, Schargrodsky destaca que la casa de estudios pone el énfasis "en el pluralismo de ideas, en la excelencia académica y en la igualdad de oportunidades".

SIAM Di Tella, "el abuelo" de la UTDT, "llegó a ser el grupo industrial más importante de América latina", recordó Schargrodsky, al añadir que primero se creó el Instituto Di Tella de las artes y las ciencia sociales, en la década del 60. La universidad se fundó en 1991, por iniciativa de los hermanos Di Tella: el ex canciller, que murió en 2002, y Torcuato, ex secretario de Cultura de la Nación.

"Al principio, la UTDT vivió con sus padres, en Miñones y Mendoza, y ahora nos vinimos a vivir solos", planteó con simpatía el rector, al destacar que cuentan con 3200 alumnos en los programas oficiales de grado y de posgrado y que esa cifra asciende a 3500 si se cuentan los cursos cortos.

La UTDT ofrece las carreras de Arquitectura y Estudios Urbanos (junto con el Departamento de Artes, las disciplinas más nuevas), las escuelas de Derecho y de Negocios (la más importante de la institución), y los departamentos de Ciencia Política y Estudios Internacionales, de Economía, de Historia y de Matemáticas y Estadística.

En noviembre último egresaron los primeros 15 arquitectos. La carrera cuenta con 240 alumnos y un amplio espacio para trabajar en las "entregas de proyectos" que puede estar abierta hasta las 24 horas, según las necesidades de los estudiantes.

Además, cuenta con el Centro de Investigación en Finanzas, el Colegio Libre, el Laboratorio de Investigaciones sobre Crimen, Instituciones y Políticas, Espacio de Negocios Inclusivo, Centro de Estudios de Arquitectura Contemporánea, Centro de Investigaciones sobre Federalismo y Política Provincial y Centro de Investigaciones sobre Política Urbana y Vivienda.

La casa de estudios tiene un plantel de 80 profesores full time, de los cuales más de 60 tienen formación de posgrado fuera del país, además de docentes provenientes del exterior, y junto con LA NACION desarrolla la Maestría en Periodismo.

La UTDT posee una de las bibliotecas de ciencias sociales más importantes de América latina, con casi 90.000 volúmenes. Es lo último que falta terminar de mudar del edificio de Miñones y Mendoza, por cuanto requería la instalación de equipamiento para preservación y seguridad.

El ex edificio de Obras Sanitarias, en cuyo frente se luce el escudo argentino original y se mantuvo la estética de la gráfica del nombre, fue adquirido por la UTDT en 1998. La escritura se firmó en 2000 y los primeros avances de diseño, restauración y puesta en valor comenzaron en 2004.

Por el sistema de financiamiento -fondos propios, la familia Di Tella, la comunidad filantrópica y los Bancos Bice y Galicia-, las nuevas aulas han sido bautizadas con los nombres de quienes donaron esas instalaciones.

Las nueve aulas en funcionamiento se llaman Dr. Ricardo Cairoli, Dr. Roberto Vivo Bonomi, Luis Nofal, Banco Galicia, Alfredo Davérède, Francisco Bullrich, Mario Sekiguchi y Flia. Szekasy. El aula de cine, con isla de edición, fue donada por los hijos de María Luisa Bemberg y lleva el nombre de la cineasta que murió en 1995.

Para contribuir a la difusión de la nueva sede universitaria, se desarrolló el programa Di Tella Celebra, abierto a la comunidad, que contempla exposiciones, conferencias e inauguración de aulas. En un amplio espacio de la planta baja se exhibirán el SIAM Di Tella negro y otros productos fabricados por esa compañía, como heladeras, ventiladores y otros electrodomésticos de aquella época.

Con 435 alumnos inscriptos este año para cursar alguna de las ocho carreras de grado, récord histórico, la UTDT ofrece becas y visita escuelas públicas y privadas para difundir su actividad.

"Ésta es una inversión para las futuras generaciones. Este nuevo espacio nos permitirá volver a tener carácter interdisciplinario y explorar nuevas áreas, como la licenciatura en arte, que requiere atelliers y talleres específicos", concluyó el rector..

Ayer y hoy

 
El antiguo edificio de Obras Sanitarias de la Nación. Foto: Universidad Torcuato Di Tella
 
 
El edificio remodelado por la UTDT. Foto: Universidad Torcuato Di Tella
 

Del editor: por qué es importante.
La mudanza y la ampliación de una universidad son otra muestra de inversión privada en educación

TEMAS DE HOYArgentina en defaultFrancisco y la ArgentinaElecciones 2015Actividad económica