Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Autos inundados: ¿es posible que vuelvan a funcionar?

Buenos Aires

Durante los anegamientos durante el temporal, muchos vehículos quedaron cubiertos por el agua; una guía para recuperarlos; qué hacer con los tapizados, revestimientos, fundas y alfombras; cómo detectar un auto usado víctima de una inundación

Por   | LA NACION

Durante las inundaciones de la semana pasada, una gran cantidad de autos fue afectada por el paso del agua. Muchos se mojaron, pero tantos otros quedaron completamente sumergidos. ¿Se puede recuperar un auto que fue cubierto por el agua? ¿Es posible que vuelva a funcionar a pleno? ¿Puede reconocerse un auto usado que sufrió este percance?

Para responder, hay varios puntos clave: el nivel que alcanzó el agua (parcial o total) y el tiempo que afectó al rodado. También si el auto estaba circulando o estacionado en un garage. Además, hay diferentes consecuencias si se trata de agua dulce o salada.

Cuanto menos tiempo pasó el auto sumergido, tanto mejor. Si no se retira rápidamente el vehículo de la inundación (una cochera subterránea, por ejemplo), la posibilidad de recuperación de piezas será menor por dos factores básicos: la corrosión y la formación de hongos y moho, favorecida por el agua dulce (que arrastra desechos, bacterias, virus y otros microorganismos). Si el agua es salada, la formación de moho será menor, pero la corrosión, mucho mayor.

 
 

Teniendo en cuenta el tiempo del anegamiento, los autos inundados en un garaje tienen, en general, mejores perspectivas de recuperación que los que fueron afectados en movimiento. ¿Por qué? Porque en el garage el motor está apagado y no circula corriente eléctrica, lo que evita cortocircuitos y destrucción de los componentes eléctricos y electrónicos, como sucede en los autos en marcha.

En éstos, también es crítico que ingrese agua por las tomas de aire de admisión. Así, el líquido ingresará dentro de los cilindros y, como el agua no se comprime, pueden producirse daños mayores en piezas vitales del motor: bielas dobladas, torceduras del cigüeñal, perforaciones del block y otras.

En cambio, si el auto se anegó en un garage o estacionado en la calle, para evitar daños mayores hay una regla de oro: no intentar poner en marcha el motor. Tampoco girar la llave de arranque a la posición de contacto. El paso de corriente eléctrica puede destruir en milisegundos diversos elementos electrónicos; en especial, las costosas centrales de encendido y de inyección de combustible. Antes que nada, hay que desconectar la batería.

Huelga decir que elementos como radiador, turbocompresor, catalizador, escapes, etcétera, también deben ser revisados en forma minuciosa, igual que el cableado eléctrico de las luces, que debe ser secado exhaustivamente, en especial los conectores.

Si la inundación fue total, se debe desarmar el motor en forma íntegra. En cambio, si el agua no superó la mitad de las ruedas, por ejemplo, basta controlar el catalizador, los escapes, frenos y elementos de suspensión, como rodamientos y semiejes, si el vehículo quedó mucho tiempo sumergido.

¿Qué hacer con los tapizados, revestimientos, fundas y alfombras? Llevar el auto a un centro especializado para desarmar el interior hasta dejar la chapa desnuda. Allí limpiarán todo lo que se pueda (existen limpiadores específicos) y lo secarán con máquinas especiales. El 100% de la humedad deber ser removida. Hay que tener en cuenta que muchos de los revestimientos deberán ser reemplazados. Las butacas eléctricas y/o calefaccionadas aportan mayor complejidad por su cableado eléctrico. En el interior también hay elementos electrónicos por revisar: los airbags y sus acelerómetros, el equipo de audio y navegación, el sistema de climatización (los hongos y el moho pueden ser nocivos para la salud), entre otros.

¿Todos estos elementos se pueden reemplazar? Sí, existen repuestos para todos ellos. Por lógica, hay que evaluar los costos y analizar las opciones que ofrece el seguro contratado.

¿Se puede detectar un auto usado víctima de una inundación? No es fácil, pero si la reparación no fue exhaustiva, puede haber piezas que queden dañadas en forma permanente. Algunos detalles sospechosos para saber si un auto quedó bajo el agua pueden ser: óxido o corrosión en las suspensiones y frenos; manchas en el baúl y en los tapizados del techo y los parantes internos; deterioros en el tablero y consola; moho y señales de humedad en la guantera, el interior de las puertas y los revestimientos debajo del capó; problemas en los airbags y la alarma, mal funcionamiento en los sensores y los dispositivos electrónicos, y vestigios de humedad en el interior de los faros delanteros y traseros..

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsElecciones 2015La tragedia del avión de Air ArgélieDeclaraciones juradas