Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Sin codificar: de la "Cumbia papal" al éxito

Espectáculos

Tras su cambio de América a Telefé, el programa conducido por Diego Korol gana adeptos

Por   | Para LA NACION

Se trata de un programa de nicho y con fanáticos. Gente que consume su contenido, al aire y en canales alternativos. El pase a un canal con otras exigencias en cuanto a los niveles de audiencia representaba dos grandes riesgos: la posibilidad de ser abandonado por sus primeros seguidores y el no gustarle al nuevo público. Nada de eso pasó con Sin codificar, que lejos de traicionarse, mejoró y cautivo a más gente.

Los números hablan por sí solos: en sus emisiones en Telefé triplicó su rating de América, si bien se puede suponer que esto pasa naturalmente por la diferencia de temperatura entre pantallas, basta recordar el caso de Todos contra Juan 2 para entender que no es así. Por otro lado, su primer hit, la "Cumbia Papal", ya superó las cuatro millones de reproducciones en YouTube.

Más allá de las cifras, entre las cosas más destacables se encuentra el respeto total del espíritu e impronta originales del programa. El humor popular, que todos pueden entender, que mezcla personajes con actualidad, apelando por momentos a la complicidad con el televidente, se mantiene intacto. Algunos momentos ya clásicos como "Los rebos", "La peña" y "Hablemos sin saber" conviven con los geniales "Cardenales que nadie votó", y todos causan gracia por igual. Asimismo, la presencia de uno de los segmentos no implica menor lucimiento de otro, sino que por el contrario, todos son aguardados con la misma expectativa y con la certeza de que el pase de canal no implicó ningún cambio en las características de los contenidos.

Mitad para sacarle el jugo a un recurso y mitad para no romper el clima de las estrellas de los domingos, la apertura inspirada en Los Simpson, está dentro de código que maneja el programa. Yayo Guridi sigue marcando la punta dentro del equipo de humoristas, y luego de tantos años de trabajo, cada vez que lo vemos sabemos que es garantía de risas. Sus laderos más confiables son Pichu Straneo y Pachu Peña, que lo secundan y no dudan en disparar un remate cada vez que pueden.

Diego Korol tampoco sintió el cambio de América a Telefe. Sigue suelto, divirtiéndose al aire, entendiendo que la estrella del ciclo es el humor, distribuyendo el juego, dándole pies a sus compañeros constantemente, rompiendo cada vez que puede la cuarta pared del programa y charlando con la producción en cámara durante el vivo..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa mafia de los medicamentosInseguridadCristina KirchnerElecciones 2015