Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La compu

Trucos para sobrellevar una mudanza forzosa

Tecnología

Como sabés, el Windows Live Messenger (el Messenger, en otras palabras) se nos está yendo. En algunos casos se está escapando. Lo digo porque en un Windows 7 que tengo en casa el mensajero de Microsoft me informó un día que había una actualización y, tras instalarla, fue reemplazado por el Skype. Sin anestesia. Me sentí bastante engañado, debo confesar. Pero como el Skype me gusta y, por otro lado, casi nunca chateo desde esa máquina, me olvidé del asunto.

En el diario, viceversa, adopté Skype desde que se anunció que el clásico mensajero desaparecería, en noviembre. Como se dice, había que ir poniendo las barbas en remojo.

¿Cuándo tendrás que mudarte, en tu caso? Y, sobre todo, ¿existirá la posibilidad de que puedas seguir usando el Messenger? Se lo pregunté a Alejandro Arnaiz, director de desarrollo de mercado para Skype Latinoamérica de Microsoft. "Hay muchísimos usuarios de Messenger -me dijo por teléfono-, así que la migración no puede hacerse en un día. Comenzó el 8 de este mes, pero la opción de bajar Skype irá apareciendo paulatinamente. Puede que te toque mañana o dentro de varias semanas".

En rigor, no es una opción. Le pregunté a Alejandro si los usuarios podrían seguir con el Messenger una vez que les llegue la invitación de actualizar a Skype. "No, a partir de ese momento sólo podrán usar Skype," me respondió.

Así que en algún momento de las próximas semanas, para seguir chateando con tus contactos de Messenger tendrás que instalar Skype sí o sí. Una guía sobre esta migración, aquí: www.lanacion.com.ar/1529894-del-messenger-al-skype-una-guia-rapida

A juzgar por el enojo que percibí en varios de mis amigos y colegas respecto de esta mudanza forzada, no sería raro que Microsoft pierda unos cuantos usuarios en esta movida, quizás a manos de Gtalk o de WhatsApp (todo es móvil ahora), pero no es menos cierto que al adquirir Skype se metieron en el bolsillo 600 millones de usuarios, casi el doble de los que tenía el Messenger en noviembre.

Queda usted debidamente notificado

Para los que decidan aceptar el cambio, he recolectado varios trucos durante estos más de cuatro meses de usar Skype a diario.

Primer dato: sentirse completamente extraviado al usar Skype por primera vez es completamente normal. A no asustarse. Con los días y un poco de configuración las cosas se suavizan bastante.

Hay funciones, no obstante, que vas a seguir extrañando. Por ejemplo, eso de soltar la foto del recién nacido en el chat para que la abuela la vea en un santiamén todavía no es posible con Skype. Ni lo será, me temo. Existe, sí, algo llamado Compartir pantallas, que es tan cómodo como entrar al auto por el baúl. En realidad, lo probé con algunas personas y las opiniones están divididas. A algunos les parece buenísimo. En mi caso, que recibo muchas consultas sobre problemas en computadoras personales, la posibilidad de acceder rápidamente una captura de pantalla de lo que la otra persona está viendo, directo en el chat, sin necesidad de entablar una llamada, me resulta muy útil. De hecho, entre Compartir pantalla y Escritorio remoto, prefiero Escritorio remoto, si tengo que ayudar a alguien.

Le pregunté a Arnaiz si tienen contemplado añadir esta función de compartir imágenes al estilo Messenger, sin tener que entrar en una llamada, y me respondió: "No que yo sepa".

Otra cosa que no está disponible y que es muy importante para los que vienen de Messenger son las notificaciones de correo electrónico. "Es algo que hemos visto que muchos usuarios piden y lo tenemos contemplado -me dijo Arnaiz-. Con el tiempo Skype integrará también la bandeja de entrada. Y viceversa, también vas a poder iniciar una llamada de Skype desde Outlook.com."

Chat era el de antes

Segundo dato: Skype no es Messenger, pero se lo puede configurar para que se comporte de una forma muy parecida y, excepto por ese celeste aburrido que lo tiñe todo (¡queremos temas!), la mudanza es bastante menos traumática de lo que uno imagina durante los primeros 20 segundos de pánico que se sienten al pasar al nuevo mensajero.

A pesar de los varios cambios de diseño que introdujo Microsoft a lo largo de la extensa y exitosa vida de su mensajero, siempre nos apañábamos para que el Messenger terminara siendo una ventana de contactos y otras de chat, por default en pestañas, a razón de una por cada charla. Los que teníamos que chatear con muchas personas a la vez solíamos establecer que cada conversación se diera en una ventana independiente, sin usar las dichosas pestañas, para no volver a enviarle a nuestra esposa el mensaje destinado a nuestro jefe y, peor todavía, viceversa.

De forma predeterminada Skype hace todo dentro de una misma ventana. ¿No te sirve? A mí tampoco. Para cambiar eso hay que ir al menú Ver y elegir Vista compacta.

Esto es suficiente para que Skype se comporte como el Messenger, incluido que la tecla Esc cierre las ventanas de chat, algo fun-da-men-tal cuando te estás peleando con alguien. Sin embargo, una vez que hayas hecho esto podría ocurrir que los nuevos mensajes que te llegan aparezcan como notificaciones en la ventana de contactos de Skype, en lugar de como una nueva ventana. Eso es muy cómodo si te habla mucha gente y no le respondés nunca a nadie o si estás usando Skype para su función original, es decir, para hablar por teléfono.

Pero resulta que vos venís de Messenger, chateás con una docena de personas por día y no querés ir hasta cada notificación y abrir las nuevas ventanas a mano. Para cambiar ese comportamiento hay que ir a Herramientas> Opciones> Chat y SMS> Configuración de chat y poner un tilde en la casilla etiquetada Abrir una venta a nueva cuando reciba un mensaje nuevo en vista compacta.

¿Te puedo citar?

Esperá, no te vayas todavía de ese cuadro de diálogo porque ahí hay algo muy importante. Justo debajo de la casilla que acabo de mencionar verás un título que dice Al pulsar Ctrl-V puedes...

Según las versiones es posible que tengas configurada la opción citar un mensaje que hayas copiado. Eso está muy bien, pero si te ocurre que a menudo estás editando textos que te envían, entonces esa opción te va a volver loco. Lo digo por experiencia. Para recobrar el estilo del Messenger, donde copiar y pegar era, bueno, copiar y pegar, elegí la opción pegar el mensaje como texto sin formato.

Un tipógrafo ahí

Otra cosa que nos pone los pelos de punta es la tipografía de Skype. He desarrollado la teoría de que sus programadores originales eran extraterrestres. No puedo entender, de otro modo, que alguien se sienta cómodo con las letritas insignificantes que vienen de fábrica, por así decir.

Por fortuna hace mucho que el código de Skype cayó en manos terrícolas y es posible, por esto, cambiar la tipografía a algo legible para ojos humanos. Eso se hace desde Herramientas> Opciones> Chat y SMS> Apariencia del chat. Pero no es posible (por ahora) cambiar el color de la fuente. Esto nos conduce a dos noticias, una buena y otra mala.

La mala, que no se puede elegir un color diferente del que usa nuestro interlocutor, para rápidamente ver si ya nos respondió o para no hacernos un lío con las líneas de chat.

La buena, que no nos encontraremos con textos verde flúo que a los pocos minutos amenazan con causarnos dos migrañas, una por cada ojo.

Todo importado

Muy bien, combinaste tu cuenta de Messenger con la de Skype y ya empezás a sentirte más o menos cómodo dentro del nuevo entorno. Hasta que querés añadir un nuevo contacto. Confiado, vas al menú Contactos> Añadir un contacto y ahí te quedás mirando la pantalla un buen rato con esa bien conocida sensación de Acá hay algo que no entiendo que el software nos produce con imperdonable frecuencia.

No te castigues. No sos vos, es Skype.

La opción agregar un contacto de Messenger no existe, así de simple. ¿O sea que no vas a poder agregar gente que todavía no tiene una dirección de Skype? Dicho fácil, no. ¿Y por qué no? Porque de acá a unas semanas no a quedar nadie que todavía use exclusivamente Messenger. Y eso es porque el Messenger va a dejar de existir. Mi mejor consejo, para no entrar en un laberinto del que Kafka se hubiera sentido orgulloso, es que le sugieras a tu interlocutor que se instale Skype.

Si la otra persona se resiste esgrimiendo algún motivo irrefutable ("no porque no" o "no porque no me gusta que me impongan cosas"), acá van un par de trucos que me han dado resultado. En este aspecto, la relación entre Messenger y Skype es sumamente inestable y quebradiza, pero quizás logres conectarte todavía con quienes no han combinado sus cuentas de Messenger y Skype.

Así, si colocás en Contactos> Añadir un contacto> Buscar en el directorio de Skype sólo la parte de la izquierda de una dirección de Messenger, es decir, sin @hotmail.com ni @live.com.ar (etcétera), es posible que Skype encuentre al usuario. Eso sí, las invitaciones pueden tardar un siglo en llegar a los destinatarios. No te preocupes, si Skype encontró la cuenta ya es posible que hables con esa persona, aunque ambos se vean mutuamente desconectados.

El otro truco es usar el apartado Contactos en Outlook.com. De nuevo, las invitaciones, por lo que pude ver, tardan mucho en llegar, aunque, igual que en el otro caso, se puede chatear igual.

Tercer truco: los mensajeros alternativos, como aMSN (Alvaro's Messenger; www.amsn-project.net ), todavía acceden a cuentas de Messenger y permiten agregar contactos, bloquearlos, desbloquearlos y así. Es cuestión de tiempo para que dejen de hacerlo, pero de momento pueden limar algunas de las asperezas de esta migración.

Instancias simultáneas

El truco del estribo: ¿tenías más de una cuenta de Messenger y solías usarlas simultáneamente? Para eso empleabas el Messenger Plus!, pero ese programa está en proceso de adaptación a las nuevas condiciones de realidad ( http://www.msgplus.net/es-ES/Support/FAQ-For-Skype#GeneralsQ1 ).

A no desesperar, existe una receta sencilla, aunque no exenta de baches, para usar varias instancias de Skype de forma simultánea. Los pasos son estos:

  • 1. Buscar la carpeta donde se aloja el ejecutable de Skype (Skype.exe). Normalmente está en C:\Program Files\Skype\Phone\Skype.exe.
  • 2. Crear un acceso directo en el Escritorio arrastrando y soltando Skype.exe mientras se aprieta Ctrl+Mayúsculas (Mayúsculas es la tecla etiquetada Mayús o la que tiene la flechita hacia arriba, no la que dice Bloq. Mayús).
  • 3. Abrir las Propiedades del acceso directo y cambiar la línea Destino de "C:\Program Files\Skype\Phone\Skype.exe" a "C:\Program Files\Skype\Phone\Skype.exe" /secondary. Nótese que /secondary está fuera de las comillas.
  • 4. Guardar los cambios con Aceptar.

Este nuevo acceso directo te permitirá abrir varias instancias simultáneas de Skype. ¿Baches? Sí, puede que alguna de las instancias secundarias quede flotando sin poder cerrarse (botón derecho> Salir de Skype). En ese caso, hay que usar el Administrador de tareas de Windows (Mayúsculas+Ctrl+Escape) y terminar el proceso llamado Skype.

Y uno más, que acabo de recordar: si tipiaste mal y ya mandaste el mensaje, Ctrl+flecha hacia arriba te permite editar esa línea de chat y volver a instanciarla. No es que haga falta, la mayoría de las veces, pero hay errores de tipeo que, de tan horrísonos, queda bien enmendar..

TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini