Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Espectáculos

 
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Fenómeno musical

La revancha del vinilo

Espectáculos

Esta semana Charly lanzó en ese formato el álbum 60x60 mientras en el mundo se celebra hoy el Record Store Day con ediciones exclusivas

Por   | LA NACION

 
 

¡Extra! ¡Extra! ¡En la Argentina se volvió a fabricar un vinilo después de veinte años!

Que el formato vinilo ha vuelto para quedarse y compartir con los melómanos estos tiempos digitales, ya parece ser un hecho que se confirma día a día. En el Primer Mundo y ahora por aquí también.

El martes, Charly García hizo un pequeño happening tributo al vinilo, acompañando la presentación oficial de la versión vinílica de su álbum 60 X 60 con un documental de los años 50 sobre cómo se fabricaban los discos. "Llegó un momento en el que todos los discos sonaban iguales y era un plomo ir con el CD y escucharlo en tu casa y que sonara como una milanesa napolitana. Le están sacando la pasión a la música. El principio es muy simple: cuando tocás una nota, transmitís una vibración, y eso llega en estado puro desde un vinilo. Como dijo Jimi Hendrix, la música no son las notas, sino lo que hay entre ellas, y eso no lo puede leer el CD", proclamó García frente a su flamante bandeja tocadiscos en el escenario de Niceto.

"El vinilo era orgánico. El cuarto se llenaba con el sonido envolvente de los bajos, el ataque de las guitarras, la calidez de las cuerdas, el repicar de redoblantes. El ruido de púa podía mezclarse con el placer pero era, en última instancia, un gentil memento mori , porque la música se hizo para la gente y los vinilos, como los humanos, también reflejaban el paso del tiempo". El periodista Alfredo Rosso reivindica este formato desde el texto que sirve de apertura de la edición en vinilo del disco de Charly García 60 X 60 , una selección de 17 canciones extraídas del CD/DVD triple editado con el mismo nombre el año pasado.

 
Charly García en la presentación de su vinilo 60 X 60, el martes pasado. Foto: Fabián Marelli
 

Pero no sólo este clásico de clásicos del rock nacional se sumó a este revival. Por estos días llegarán ediciones en vinilo tanto de una banda de rock en ascenso vertiginoso como El Mató a Un Policía Motorizado como de una orquesta de tangos urgentes como la Fernández Fierro y de cantautores como Lucio Mantel y Pablo Dacal o una banda de ska como Satélite Kingston.

Ferias dedicadas al formato, ediciones especiales para fanáticos, un libro de fotografías que revaloriza la cultura del vinilo, un film dedicado a las disquerías con bateas que se estrenó en el Bafici en simultáneo con los Estados Unidos y el lanzamiento de un sello local, Hallo Discos, que editará exclusivamente en vinilo. Todo confluye al fin.

El sueño del disco propio

 
José Dagostino, Gastón Cutica y Hernán Literas, los tres amigos que fundaron Hallo Discos, el sello que permite que nuevamente se fabriquen discos de vinilo en la Argentina. 
 

Desde que a comienzos de la década del 90 la industria discográfica en la Argentina decidió reemplazar el vinilo por el CD de una manera un tanto peculiar -cuenta la leyenda que una multinacional compraba las máquinas para prensar vinilos con el único objetivo de desmanterlarlas y liberar por completo el mercado para la llegada triunfal del disco compacto-, editar en este formato ha sido exclusivamente una empresa destinada a artistas aventureros, que con esfuerzo lograban fabricar sus vinilos en Brasil, en los Estados Unidos o en algún país de Europa del Este, donde siempre se podían conseguir mejores precios. Hasta ahora.

La última noticia vernácula sobre este fenómeno que aparenta no ser sólo musical sino que ahora llega con impronta cultural no es la reapertura de una fábrica (como sucedió tres años atrás en Brasil, con Polysom, convirtiéndose así en la única fábrica de vinilos en funcionamiento en toda América del Sur), pero cuenta como primer indicio en esa dirección.

Los responsables de este pequeño paso para el hombre melómano lo dieron tres jóvenes unidos por la música, que un buen día decidieron cumplir el sueño del vinilo propio. "Nos pusimos a investigar por Internet cómo podíamos hacer para editar un disco en vinilo y luego de pasar por varios foros sobre el tema terminamos encontrando a un tornero alemán que había fabricado una máquina para grabar vinilos de a uno. Eso sí, no te la vendía si no viajabas hasta su casa y hacías con él un curso de un día para aprender a usar la máquina", cuenta Gastón Cutica, encargado de viajar a Alemania y volver con el botín.

"Cuando Gastón trajo la máquina, nació el sello", asegura Hernán Literas acerca de lo que hoy se llama Hallo Discos, ideado para "la edición, difusión y preservación de la música en formatos clásicos como el vinilo y el casete".

"Queríamos editar sólo bandas que nos gustaran, pero mientras armábamos la estructura del sello, nos dimos cuenta de que podíamos también abrir el juego para aquellos músicos que por ahí no conocíamos, pero que estaban interesados en editar en vinilo. Mucho más pensando en la Argentina, donde no hay ninguna fábrica. Al día siguiente que ofrecimos el servicio, la casilla se inundó de mails pidiéndonos presupuestos y diciéndonos que hacía años estaban buscando algo así", confiesan y dejan la explicación técnica del proceso a la tercera cabeza de esta sociedad vinílica: José Dagostino, ingeniero de sonido y guitarrista del grupo Go Neko!

"Con la aparición del CD, el sonido fue perdiendo desde el momento mismo en que se concebía la música. Se comenzó a grabar todo más saturado, con más volumen. Con la máquina nosotros intentamos darle más rango dinámico a los temas para que tengan una buena traducción al audio del vinilo en sí. Lograr ciertas curvas de ecualización y de compresión que se fueron perdiendo con el cambio de formato."

Cutica: -No creemos que el vinilo sea mejor que el CD ni al revés. Son totalmente diferentes. Pero para nosotros, el vinilo es un lugar donde está la música. No es sólo el objeto o el fetichismo por el vinilo, significa algo más, una relación con el disco y ese arte de tapa que va más allá de todo.

Casi como una reproducción del espíritu de aquellos conciertos fundacionales de Mandioca -el primer sello artesanal e independiente del rock argentino-, el 30 de abril en La Plata y el 11 de mayo en Buenos Aires, Hallo Discos tendrá su estreno oficial con un concierto y la edición de sus primeros tres ediciones en vinilo: los discos de Los Japón, Los Viajes y Digisagas, tres jóvenes bandas independientes que cumplirán también el sueño del vinilo propio.

"Como la máquina copia de a un vinilo y en tiempo real, hacer ediciones grandes es muy complicado. Pero lo que parece una desventaja, para nosotros no lo es. Porque la idea del sello es trabajar con el circuito independiente, el under, donde los grupos no pueden invertir para hacer 500 o 1000 unidades de un álbum en el exterior. Nosotros podemos hasta hacer ediciones limitadísimas de un solo disco", concluyen orgullosos y dicen que van por más. Próxima estación... la fábrica de vinilos propia. ¿Continuará?

Una agenda redonda

 
La máquina de grabar vinilos en el acto, en la disquería de Jack White, en Nashville, Estados Unidos. 
 

    Discos, películas, libros, ferias y sellos discográficos
  • LANZAMIENTOS.
    Esta semana se editó el vinilo de Charly García 60 X 60 y en menos de un mes, llegarán los de la Fernández Fierro (tango), El Mató... (la banda de rock del momento), Lucio Mantel y Satélite Kingston, entre otros. Al mismo tiempo, las discográficas ofrecen en algunas disquerías un catálogo que incluye trabajos de Café Tacuba, The Smiths o The Rolling Stones, en formato vinilo.
  • COLECCIONISMO.
    Hoy y mañana se realiza la séptima edición de la Feria Internacional de Coleccionismo Discográfico, basada en la compra, venta y canje de vinilos. En el C.C. Borges, Viamonte y San Martín, de 11 a 22.
  • DÍA DE LA DISQUERÍA.
    En el Primer Mundo se celebra hoy el Record Store Day, con ediciones especiales en vinilo de artistas como David Bowie, Stooges, McCartney, Jack White, Bob Dylan y The Rolling Stones, entre muchos otros. Como última medida en su puesto de embajador anual del Record Store Day, el músico Jack White pondrá hoy en su disquería en Nashville, y a disposición del público, la máquina de 1947 que graba vinilos en el acto que se ve en la foto (ver video en www.thirdmanrecords.com ).
  • BAFICI.
    Mañana se proyectará por última vez Last Shop Standing: The Rise, Fall and Rebirth of the Independent Record Shop, el documental sobre el resurgimiento de las disquerías independientes especializadas en vinilos. Alas 23.30, en el Village Recoleta 5 .
  • PRESENTACIÓN.
    Será doble la presentación en sociedad del sello local Hallo Discos, especializado en ediciones en vinilo. Primero en La Plata, el 30 de abril, en Pura Vida (Diagonal 78 entre 8 y 61) y luego, el 11 de mayo, en Capital Federal, en Naranja Verde (Santa Fe 1284).
  • LIBRO.
    Presentación del libro de fotografías Ponete un disco, basado en la idea de revalorizar el vinilo, su estética y su relación intimista y personalizada con los amantes de la música.

Cuánto cuesta volver al vinilo

  • Discos nuevos
    Charly García, 60 X 60 (disco doble, nacional), $ 450. Nirvana, Nevermind (disco simple, importado), $ 338.
  • Discos usados
    Pescado Rabioso, 2 (disco doble, nacional, 1973), $ 2500. The Rolling Stones, Steel Wheels (disco simple, importado, 1989), $ 120.
  • Bandeja tocadiscos
    Usadas, entre $ 1000 y $ 3500 aproximadamente; nuevas (con entrada USB), desde $ 3500.
  • Grabar tu propio vinilo
    Veinte unidades, $ 1200. Una unidad, $ 200.

Charly: más que un disco, un tributo a una cultura

 
 
"El vinilo era orgánico. El cuarto se llenaba con el sonido envolvente de los bajos, el ataque de las guitarras, la calidez de las cuerdas, el repicar de redoblantes. El ruido de púa podía mezclarse con el placer pero era, en última instancia, un gentil memento mori, porque la música se hizo para la gente y los vinilos, como los humanos, también reflejaban el paso del tiempo". El periodista Alfredo Rosso reivindica este formato desde el texto que sirve de apertura de la edición en vinilo del disco de Charly García 60 X 60, una selección de 17 canciones extraídas del CD/DVD triple editado con el mismo nombre el año pasado.

Pero en la presentación/happening/conferencia de prensa realizada el martes pasado, Charly García fue un poco más allá y reivindicó no sólo el formato, sino a toda una cultura creada en torno al vinilo. Primero Dala, el hijo de Juanse, habló sobre las reuniones musicales con su "tío" Charly alrededor de una bandeja tocadiscos. Después, García confesó: "La primera guitarra eléctrica me la hice con el tocadiscos. Agarré la púa y le puse un cable más largo; agarré una ballenita, se la puse abajo de las cuerdas y se la até a la púa y bueno... guitarra eléctrica".

Así, 60 X 60, el vinilo, consigue el objetivo de ser un producto musical distinto al box set que registró la última serie de conciertos de Charly en el teatro Gran Rex, en 2011. No solo porque el músico eliminó al público de la grabación y metió mano a la versión de "Desarma y sangra" en plan cut and paste, sino por sus intenciones culturales en días en los que el vinilo se disfraza de ave fénix para resurgir en tiempos digitales..

TEMAS DE HOYInseguridadLos números del IndecFrente Amplio UNENPapa FranciscoRicardo Bauleo