Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Ira en Olivos por el escándalo del amigo Báez

LA NACION
SEGUIR
Carlos Pagni
Sábado 20 de abril de 2013
0

La del lunes fue una de esas mañanas en que Cristina Kirchner tiene que maquillarse hasta tres veces. El estrés. La noche anterior, medio gabinete estuvo bailando hasta las 2 AM. Los teléfonos estallaban con los gritos de la jefa. El programa Periodismo para todos la había enfurecido .

Es curioso: la ira no fue porque, como ironizó Felipe Solá, "pusieran en duda el honor de su marido". Más que la versión sobre el dinero negro de Lázaro Báez , la irritaron las burlas sobre Máximo, su hijo. Ella siempre menospreció a Báez. "Cristóbal López tenía plata propia; en cambio Lázaro hizo su fortuna con los Kirchner", explica un "pingüino".

En Olivos creen tener todo controlado. En especial porque la estrella del escándalo es Leonardo Fariña y no Daniel Pérez Gadín, su reemplazante, el continuador de sus tareas. Su nombre figuraría en las pesquisas sobre la mafia de los medicamentos. Otra rareza: Federico Elaskar, el dueño de la financiera "La Rosadita", dijo que Pérez Gadín le advirtió que "terminaría como Sebastián Forza" si no entregaba su negocio.

Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas