Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Se encuentra en grave estado el detenido por el ataque en Boston

El Mundo

El menor de los hermanos Tsarnaev, de 19 años, estaba escondido en un bote y fue capturado ayer; estaba herido por el tiroteo en el que murió el otro sospechoso

Boston.- Tras ser detenido, después de una cacería humana que involucró a 9.000 agentes desplegados por la ciudad, Dzhokhar Tsarnaev, de 19 años y presunto coautor de los atentados en el maratón de Boston , permanece internado en un hospital con heridas y en grave estado. Su hermano, Tamerlan (26), el otro sospechoso, fue abatido ayer en un tiroteo con los efectivos .

El más chico de los hermanos ingresó en el centro médico Beth Israel Deaconess. La policía lo encontró escondido en un barco detrás de una vivienda en el pueblo de Watertown, cercano a Boston, y lo detuvo.

La dramática caza y captura de los presuntos terroristas comenzó el jueves con la publicación de sus fotografías por parte del FBI. Desde ese momento pasaron más de 24 horas hasta que se consiguió detener a Dzhokhar Tsarnaev.

Miles de policías armados lo buscaron durante horas en Watertown. Sin embargo fue una lona de barco ondeando al viento y David Henneberry quienes llevaron a los agentes hasta el presunto terrorista.

Como muchos otros vecinos Henneberry había pasado el día encerrado en su casa mientras la policía buscaba a Tsarnaev. Cuando la policía levantó el toque de queda, salió a tomar el aire junto a su esposa.

En el patio Henneberry se dio cuenta de algo: "La lona que recubría el bote revoloteaba al viento". Algo extraño teniendo en cuenta que había aguantado todas las tormentas del pasado invierto. Henneberry pensó que quizás se había escondido debajo un animal, pero cuando se acercó vio que las cuerdas habían sido cortadas y subió a una escalera para echar un vistazo. "Metió la cabeza bajo la lona y vio un charco de sangre", explicó Duffy, su hijastro. Y en medio de la oscuridad distinguió algo acurrucado. Allí estaba Dzhokhar Tsarnaev.

Sin sus derechos

El FBI y la CIA confirmaron que interrogarán al sospechoso de los atentados sin leerle por ahora sus derechos básicos, haciendo uso de una excepción en las normas de la justicia estadounidense.

Fuentes del Departamento de Justicia de EE.UU. indicaron a varios medios estadounidenses que por el momento no informarán a Dzhokhar Tsarnaev sobre derechos como el de no hablar con la policía sin un abogado, que se conocen como Miranda rights.

El sospechoso será interrogado por un grupo de alto nivel formado por miembros del FBI y la CIA que se encarga de los casos de terrorismo. La excepción sobre la "seguridad pública" permite a los agentes de seguridad iniciar un interrogatorio limitado y centrado en un objetivo sin aviso previo, y permite al Gobierno utilizar la declaración como una prueba directa.

 
 

Defensa familiar

Subeidat Zarnayeva, la madre de los hermanos Tsarnaev, está convencida de la inocencia de sus hijos. "Estoy ciento por ciento segura que los engañaron", dijo en declaraciones al canal estatal ruso de noticias Russia Today.

Zarnayeva señaló que su hijo mayor Tamerlan comenzó a interesarse de una forma más profunda por el islam hace unos cinco años. "Pero nunca dijo que iba a seguir el camino de la Yihad. En nuestra casa jamás se habló de terrorismo", aseguró. A su hijo menor, Dzhokhar le pidió que colabore con las autoridades y que diga "la verdad, que los habían engañado".

Los hermanos Tsarnaev procedían de Chechenia, región autónoma de la Federación Rusa; vivieron en Turquía y desde hace un tiempo no precisado eran residentes legales en Estados Unidos.

La tía de los dos sospechosos, Maret Tsarnaeva, contó que sus sobrinos habían llegado a Estados Unidos en medio de la segunda guerra de Chechenia (2000-2009), habían ingresado como refugiados y al menos el mayor de los dos había obtenido la ciudadanía estadounidense el 11 de septiembre de 2012.

Agencias EFE y DPA.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdouts