Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Los amigos y secretarios de los Kirchner son los más prósperos de Santa Cruz

Si bien Báez es el arquetipo de empresario kirchnerista exitoso, muchos otros acumularon fortunas en la última década

Domingo 21 de abril de 2013
SEGUIR
LA NACION

RIO GALLEGOS.- Cuando Néstor Kirchner llegó a la presidencia en 2003, un grupo de allegados y personas de su entorno, encabezados por el incipiente empresario y todavía empleado estatal Lázaro Báez, inició una expansión en sus negocios que se ha visto multiplicada en forma exponencial hasta hoy.

El rubro de la construcción, que encabeza Báez, fue la actividad inicial y más visible, pero a la par crecieron otras actividades, como las inversiones inmobiliarias, el turismo, la hotelería, las financieras, el petróleo, las inversiones en el campo, la gastronomía y los automotores.

En el entramado de sociedades anónimas (SA) y sociedades de responsabilidad limitadas (SRL) hay nombres que se repiten. Sin dudas, Báez -hoy el más expuesto de la tropa- es quien acaparó más negocios, con contadores, abogados y escribanos que se repiten en el armado de las estructuras comerciales.

Pero además de Báez, también crecieron en esta década el agente inmobiliario y amigo de la familia presidencial Osvaldo Sanfelice; Ricardo Barreiro y su hijo Pablo (hoy secretario de Cristina Kirchner); el ex secretario presidencial Fabián Gutiérrez y Víctor Manzanares, el contador del matrimonio Kirchner.

Badial SA fue la constructora a partir de la cual Báez se asomó en 2001 al rubro que le sería tan redituable y fue por la cual la AFIP lo investigó para que explique cómo capitalizó la empresa. Como informó LA NACION, Báez dejó constancia que ese dinero llegó desde Uruguay en barco y en avión.

Dos años después fundó su empresa emblema, Austral Construcciones, a la que le sumaría luego Austral Desarrollos Inmobiliarios, Austral Atlántica, Alucom Austral. Con el tiempo adquiriría las locales Kank y Costilla y Loscalzo y Del Curto, con las que participó especialmente en las licitaciones públicas de rutas financiadas por la Nación.

Además de sus hijos, a quienes integró a las empresas del grupo, Báez siempre contó con contadores fieles, que también fueron sus socios. El primero fue Fernando Butti, con quien adquirió Austral Agro (y compró una docena de estancias), Sur Combustibles, Epsur y Valle Hermoso SRL.

En 2010, Butti cayó en desgracia y su lugar fue ocupado por el contador César Gerardo Andrés, quien concretó la adquisición de la empresa de alquiler de autos Cristina SA, la polirrubro Enficom SA y la Consultora Magna SA. Su actual contador, Claudio Bustos, además de ser empleado de Austral, integra los directorios de Epsur y Misahar Argentina, petroleras con actividad en la provincia.

Además de Magna SA, Báez sumó en el mundo de las comunicaciones a Diagonal Sur Comunicaciones y el diario Prensa Libre. Su hija Luciana inició con Grupo4, agencia de publicidad y organizadora de eventos.

Incursionó en el rubro de autos de alta gama con HYU KAR SA y en el aéreo con Top Air, la empresa que opera el hoy famoso jet LV-ZSZ.

Desde 2003, el rubro hotelero se revolucionó en El Calafate. El escribano de Báez y Kirchner, Leandro Albornoz, creó Valle Mitre, una SRL que opera los hoteles Las Dunas y La Aldea (El Chaltén) y el restaurante La Usina. También el Alto Calafate, hotel de Kirchner, adquirido a través de Hotesur, la sociedad integrada entre otros por Roberto Saldivia (el abogado de Báez) y Sanfelice (socio de Máximo Kirchner).

Un enorme shopping, montado frente a la bahía, aún espera su inauguración, no tiene nombre y está completamente vacío.

Ricardo Barreiro, hombre de confianza de Kirchner, creó RP Transportes SA (turismo) y Mr Clear (limpieza) en El Calafate, pero eligió Rosario para su empresa hotelera Los Antiguos Patagones, a la que asoció (hasta 2010) a su hijo Pablo, actual secretario de la Presidenta. Dueños de BM constructora, durante el verano fueron noticia cuando inauguraron el restorán Campo Grande.

Fabián Gutiérrez, el ex secretario presidencial, amasa su fortuna entre El Calafate y Río Gallegos: regentea el Hotel Comercio en Río Gallegos, domina Construc Sec SA, levantó una mansión de un millón de dólares frente al lago e incursionó en el mundo de los autos de alta gama con la representación de Machines SA.

Osvaldo Sanfelice, uno de los pocos que viajan en el Tango 01 junto a la Presidenta, también creció estos años: es socio de Máximo Kirchner en Negocios Inmobiliarios SA, ubicada sobre la avenida Kirchner, en Río Gallegos.

Sanfelice es accionista del Hotel Waldorf, de las inversoras Invernepa e Inverlife y fue socio de Cristóbal López en la empresa Talares de Posadas. Curiosamente, antes había sido empleado de Alcalis de la Patagonia, una sociedad vinculada al empresario chubutense.

Caras del emporio K

El universo empresario kirchnerista

Ricardo Barreiro / empresarioFue hombre de confianza de Kirchner. Tuvo empresas de transporte turístico, limpieza, hotelería y construcción. Su hijo Pablo es secretario privado de Cristina Kirchner

Osvaldo Sanfelice / agente inmobiliarioEs socio de Máximo Kirchner en Negocios Inmobiliarios SA. Integra la sociedad dueña del hotel Alto Calafate. Fue socio de Cristóbal López en la empresa Talares de Posadas

Fabián Gutiérrez / empresarioManeja un hotel de Río Gallegos y una empresa constructora. Levantó una mansión de un millón de dólares. Es representante de Machines SA, firma de autos de alta gama. Fue secretario de la Presidenta

En esta nota:
Te puede interesar

Debido a la veda electoral estas notas estarán cerradas a comentarios hasta el domingo a las 18hs. Muchas gracias.