Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

SGI necesitó de un banco o un cambista grande para poder sacar los euros del país

Política

Especialistas de la City dicen que sólo se lava una cifra millonaria con gran infraestructura

Por   | LA NACION

La denuncia por presunto lavado de dinero por parte de Leonardo Fariña y la financiera SGI no sorprendió en la City porteña. Dado que, a principios de 2011, cuando el nombre de Fariña recién empezaba a salir en los programas de chimentos, varios operadores cambiarios de primera línea fueron abordados para sacar 100 millones de euros del país por fuera del circuito oficial.

Cien millones de euros resultaba una cifra exorbitante, aun para el mercado cambiario argentino, habituado a moverse en el circuito informal con cifras millonarias. Entonces, muchos de los grandes cambistas la rechazaron. "No es fácil colocar 100 millones de euros", esgrimieron. Sin embargo, coinciden ahora varias fuentes consultadas por la nacion, es prácticamente imposible que la operación se hubiera llevado sin la colaboración de algún banco o alguna entidad cambiaria de primerísima línea. Ocurre que las operaciones de fuga de divisas que no son declaradas en el circuito oficial requieren de una estructura grande o de una entidad que tenga una cartera de clientes de banca privada importante. Porque, en la práctica, no es que el dinero viaja o sale del país. Sino que se realiza una compensación entre la demanda de clientes que, por algún motivo necesitan traer divisas a la Argentina, y aquellos que quieren sacarlas. En función de la oferta y demanda, se puede cobrar una comisión del 2 y de hasta el 7% para fugar divisas.

"Lo que se hace -explica a LA NACION un operador que pide no ser identificado- es decirle a algún cliente de banca privada que tiene sus dólares en el exterior y necesita traerlos, que los deposite en una cuenta afuera a nombre del cliente que está en la Argentina y quiere, por otro lado, sacar sus divisas. Después acá, en el país, se le dan los dólares correspondientes. Pero el dinero físico no viaja."

En tal sentido, estimaron en la City, para mover 100 millones de euros se habrían requerido varios días, y además, de la colaboración de una entidad de primera línea o de un par, con una cartera de banca privada de por lo menos 2000 millones de dólares. De otra forma, sería prácticamente imposible contar con la cantidad de clientes necesarios para poder compensar en el exterior semejante demanda de fuga de divisas.

"Las financieras o «cuevas» que aparecen en este tipo de operaciones grandes, como sería SGI [la financiera de la cual era responsable Federico Elaskar, que apareció en el programa de Jorge Lanata asegurando que había lavado euros para Báez], actúan como brokers o intermediarios que se sacan una tajada", desliza una fuente. "Pero en la operación tiene que haber involucrada una entidad más grande", sentencia.

Además, coinciden varias fuentes que conocen bien la operatoria, se descuenta que para hacer la operación los euros se vendieron contra dólares para transferencia. No por nada, a comienzos de 2011, recuerdan varios cambistas, comprar euros en el mercado paralelo o blue era más barato que comprarlos en Europa. En enero de ese año, el euro blue se cotizaba en la City porteña a US$ 1,24 para la venta contra US$ 1,29 en el mercado internacional. Fue el mismo mes en el que, tal como había consignado la nacion, el dólar blue mostró un salto importante porque en la City se hablaba del impacto de una operación de fuga de divisas de 100 millones de dólares.

"Es imposible pensar que los euros salieron de la Argentina de alguna otra forma que no sea a través del mercado paralelo", aseguró otro operador consultado por la nacion. "Hoy es imposible por los controles de lavado de dinero que hay en el mundo que cualquiera caiga con una valija con euros en efectivo a un banco en Suiza y se los acepten. Nadie toma depósitos en efectivo en la banca privada internacional." Tanto en Estados Unidos como en Suiza, plazas que concentran la mayor parte de las cuentas de banca privada de argentinos, los controles por lavado de activos se incrementaron en los últimos años. No sólo por el terrorismo, sino porque tras la crisis financiera internacional los gobiernos también fortalecieron sus controles para prevenir la evasión fiscal..

TEMAS DE HOYProtesta policialCristina KirchnerTemporal en Buenos AiresElecciones 2015Copa Sudamericana