Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Investigación

Kicillof recomendó, en 2009, la compra de los 20 aviones a Embraer

Política

El fabricante brasileño negó que haya habido irregularidades en la venta de las aeronaves a Austral

Por   | LA NACION

Antes de que se terminara de cerrar la operación de compra de los aviones brasileños Embraer, Axel Kicillof, entonces gerente de Área Económico Financiera de Aerolíneas Argentinas, recomendó que se avanzara en la compra. No hubo objeciones al precio ni a la financiación, y mucho menos a las condiciones técnicas de las aeronaves.

El 15 de octubre de 2009, Kicillof se expidió sobre la compra de los 20 aviones que actualmente vuelan en Austral y que durante el fin de semana han dado que hablar por eventuales sospechas de sobreprecios y pago de coimas por parte de la empresa brasileña.

"La contratación oportunamente aprobada por el directorio de AUSA [Austral Sociedad Anónima] atiende razonablemente la estrategia comercial de la empresa y aparece razonablemente fundada en sus aspectos económicos financieros", concluye el documento firmado por Kicillof, que está glosado al expediente de la compra de los aviones desde la foja 423 a la 433.

La adquisición de los aviones ha sido objeto de polémica al conocerse que Embraer fue advertida por la Comisión Nacional de Valores de los Estados Unidos (SEC, por sus siglas en inglés), en septiembre de 2010. El fabricante brasileño inició una investigación interna.

El mes pasado, la compañía envió al ente regulador norteamericano un formulario 6-K, titulado "Investigaciones, actualización", en el que consigna: "Hemos recibido una citación de la SEC, en septiembre de 2010, que inquirió sobre ciertas operaciones relativas a las ventas de aviones en el extranjero. En respuesta a esta citación y consultas asociadas a la posibilidad de incumplimiento de la ley de Estados Unidos sobre prácticas corruptas en el extranjero, contratamos a un abogado externo para llevar a cabo una investigación interna sobre las transacciones realizadas en tres países específicos".

Ayer, además, Embraer volvió sobre el asunto con un comunicado: "Con respecto a las informaciones publicadas en la prensa de la Argentina involucrando el nombre de Embraer, la empresa refuta categóricamente las acusaciones acerca de cualquier irregularidad en el proceso de venta de los aviones a Austral Líneas Aéreas".

Los aviones se compraron en 2009 y tuvieron un precio de 34 millones de dólares cada uno. La operación inmediatamente despertó sospechas entre los analistas del sector, ya que en ese momento el fabricante había hecho ventas de aeronaves similares por alrededor de US$ 29 millones. La diferencia, explicaron siempre en el Gobierno y desde la propia empresa, se debió a la configuración especial de la cabina, a la capacitación de los pilotos y al mantenimiento de la aeronave.

En el memo que Kicillof elaboró entonces se menciona el precio. "Cabe mencionar que el precio de 30.555.280 reflejado en el contrato para la aeronave base -es decir, sin ninguna especificación especial-, resulta menor a los precios consignados en las dos publicaciones especializadas que se adjuntan [Avmark y Avitas]. El equipamiento y los servicios adicionales por aeronave, por tanto, suman US$ 4.440.586", concluye el entonces gerente.

La operación se realizó, según consta en el documento, con financiamiento a 12 años del Banco Nacional de Desarrollo (Bndes), que aportó el 85% de un contrato de aproximadamente US$ 700 millones. El resto, claro está, lo pagó Austral. Según el documento, el adelanto de los primeros tres aviones se pagó con tres cartas de crédito abiertas el 30 de octubre de 2009 por US$ 6 millones cada una. Luego se pagaron tres más (el 26 de febrero de 2010) por un millón de dólares cada una. El 30 de marzo de ese año, se abrieron 17 cartas documentarias por US$ 7 millones cada una. Embraer podía utilizarlas cada vez que iniciara la producción de cada una de las aeronaves.

Kicillof puso énfasis en la mejora de los costos que implicaría la compra. "La modernización de la flota se hace imprescindible para mantener la competitividad y mejorar el resultado del negocio", argumentó. Con todos los Embraer en vuelo, Austral todavía pierde cientos de millones por año.

Una operación polémica

La compra de los Embraer en 2009 aún se investiga

  • Precio alto
    El precio que se acordó por cada avión fue de US$ 30,5 millones, más US$ 4,4 millones por equipamiento y servicios adicionales que se pidieron
  • Explicaciones
    En el Gobierno argumentaron que el precio, cerca de US$ 5 millones más que el de mercado, se debió a los accesorios adicionales
  • Desmentida
    En un comunicado emitido ayer, Embraer negó que hubiera involucrado la operación con Aerolíneas en la investigación por presuntos sobornos ante la SEC
TEMAS DE HOYReforma del Código Procesal PenalPresupuesto 2015El caso de Lázaro BáezDamián Stefanini