Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Polémica en la UBA por una eventual re-reelección del rector

Una reforma del Estatuto impide un tercer mandato, pero Rubén Hallú sostiene que nunca se concretó su puesta en práctica, porque el Ministerio de Educación de la Nación aún no aprobó la modificación

SEGUIR
LA NACION
Miércoles 24 de abril de 2013
0

En los próximos meses, las discusiones por la re-reelección del titular de un cargo ejecutivo no serán privativas del ámbito del gobierno nacional. También existirán en el interior del Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires (UBA), donde las fricciones ya comenzaron.

A fin de este año vence el segundo mandato del actual rector, Rubén Hallú. Su nominación para un tercer período es rechazada tanto por la conducción del Centro de Estudiantes de Derecho –desde hace una década, en manos de socialistas– como por los representantes del combativo Partido Obrero, que lidera una de las dos presidencias de la Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA).

Asesorados por abogados, los estudiantes consideran válida la reforma de un artículo del Estatuto, votada por unanimidad en la asamblea universitaria –máximo órgano de gobierno de la UBA– en 2002, que establece una única reelección posible del rector. Hallú, en cambio, afirma que esa disposición "nunca se aprobó como marca la ley vigente", por lo que no ve "impedimento legal" para postularse a un tercer mandato. Según el rector, los cambios en el Estatuto de la UBA deben ser aprobados por el Ministerio de Educación, lo que aún no ocurrió.

El rector Rubén Hallú conduce la Universidad de Buenos Aires desde 2002
El rector Rubén Hallú conduce la Universidad de Buenos Aires desde 2002. Foto: Archivo

"Eso es perverso porque, por un intento reeleccionario, se está cambiando la postura de veinte años de la universidad. Ese artículo se usó para impedir la re-reelección de Shuberoff y para elegirlo a Jaim Etcheverry, y después, para elegir a Hallú en dos oportunidades –dijo a LA NACION el presidente del Centro de Estudiantes de Derecho y Ciencias Sociales (Cedycs), Tomás González Vera–. Este intento reeleccionario pone a la universidad en un estado de crisis institucional grave, afecta las buenas prácticas democráticas y pone en jaque a la autonomía universitaria."

En diálogo con LA NACION, Hallú no confirmó su nueva postulación: "No puedo hablar de una candidatura mía porque eso no existe. Lo que puede pasar es que algunas personas estén queriendo que yo siga y otras querrán que me vaya".

Alejandro Lipcovich, representante del Partido Obrero y uno de los dos presidentes que conducen la FUBA –al menos hasta este fin de semana, cuando habría elecciones–, dijo que nueve de los trece centros de estudiantes rechazaron "cualquier intento reeleccionista de Hallú o su reemplazo por Alberto Barbieri" (el actual decano de Ciencias Económicas). Lo hicieron, dijo, en una declaración difundida hace unos días.

"Desde el punto de vista legal, Hallú no puede ser rector por tercera vez", explicó Andrés Gil Domínguez, letrado patrocinante del Cedycs. Para este abogado, el argumento de Hallú no es válido, y "si lo fuera, estaría cometiendo incumplimiento de los deberes de funcionario público". Gil Domínguez dijo que la ley de educación superior dispuso que toda reforma del Estatuto debe ser presentada al Ministerio de Educación para su aprobación, pero la UBA impugnó la ley y la Justicia aún debe expedirse al respecto. "Por lo tanto, no es aplicable para la UBA –dijo, y advirtió–. Si lo fuera, Hallú habría cometido el delito de incumplimiento de deberes de funcionario público, porque debería haberlo notificado hace siete años."

La respuesta del rector es que el nuevo Estatuto nunca fue enviado al ministerio porque faltaba que se expidiera una comisión del Consejo Superior encargada de interpretarlo. Otros, en cambio, consideran que el Rectorado de la UBA no dio pasos en ese sentido por una falta de decisión política.

"Es una decisión política que hay que tomar, y creo que el rector lo hará, porque ha dicho públicamente varias veces que tiene la intención de terminar de reformar el Estatuto", señaló el secretario general de la Asociación de Personal no Docente de la UBA (Apuba), Jorge Anró. Ese gremio pide tener voz y voto en el gobierno universitario, como tienen sus pares de otras universidades nacionales y latinoamericanas. Anró anticipó que presentará en los próximos días al Consejo Superior y a los consejos directivos de las facultades un proyecto para que se traten las reformas pendientes.

"Hallú y los que lo votaron manejan la universidad y tienen mayoría absoluta. Son los que gobiernan y no tienen impedimento para hacer lo que quieren", dijo Lipcovich, de la FUBA.


Del editor: cómo sigue. Una vez más, la elección del próximo rector de la UBA estará marcada por una controversia en la que la política no estará ajena.
Compartilo
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.
Las más leídas