Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí

Escándalo, gritos y forcejos en la aprobación de la reforma del Consejo de la Magistratura en Diputados

En una maratónica sesión, el kirchnerismo logró reunir los 130 votos necesarios; el proyecto retornará al Senado para su revisión y podría ser convertido en ley el 8 de mayo; los límites a las cautelares y la creación de tres nuevas cámaras de casación son ley

Jueves 25 de abril de 2013 • 10:08
Amado Boudou pasó por el recinto de Diputados a saludar a los legisladores del Frente para la Victoria; en la foto, con Rossi. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Patricai Bullrich luego del escándalo se retiró del recinto. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
A la par de los gritos, bostezos y siestas; el debate lleva más de 19 horas. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Kunkel contiene a Rossi durante la maratónica sesión. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
En un sector del recinto solo quedo Lilita Carrió. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Aníbal Greco
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: LA NACION / Mariana Araujo
Carteles para Boudou, Lázaro Baez y Ricardo Jaime. Foto: LA NACION / Mariana Araujo
Escándalo en la Cámara de Diputados; gritos y forcejos en la votación en particular de la reforma del Consejo de la Magistratura. Foto: DyN
Rossi se levantó de su banca, furioso, y fue contenido por sus compañeros de bancada. Foto: DyN
El radicalismo, a grito pelado, denunció fraude. Foto: DyN
La oposición se retiró del recinto; en la imagen, Patricia Bullrich a punto de irse; Elisa Carrió se quedó. Foto: DyN
0

Gritos, gestos, forcejeos. Dos diputados contenían a un jefe de bloque, una diputada arrancaba un cable para inhabilitar un micrófono, decenas de legisladores se levantaban de sus bancas a grito pelado. Pura tensión.

A las 6.20, después de casi 18 horas de debate, cuando la reforma del Consejo de la Magistratura ya había sido aprobada en general y los legisladores se prestaban a votar en particular ese proyecto, el escándalo estalló.

La Cámara de Diputados se convirtió, literalmente, en escenario de enfrentamiento entre oficialismo y oposición.

Primero, el kirchnerismo, de la mano de su jefe de bancada, Agustín Rossi, impulsó el debate único. Los opositores clamaron una discusión de artículo por artículo, al grito de "¡fraude!". Pensaban que el Frente para la Victoria y sus aliados no alcanzaban el número para aprobar cada artículo.

"Callate, ¡vos viste cómo salió la votación!", le gritó Rossi a su par radical Miguel Bazze, en referencia a los 130 votos a favor que alcanzaron en la aprobación en general del proyecto. Al mismo tiempo, la peronista Graciela Camaño bajaba rauda las escaleras y manoteaba el micrófono del titular de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez.

Cuando votaron el artículo 2, la pantalla gigante mostró 128 votos afirmativos en lugar de los 129 requeridos. La oposición festejó; el oficialismo se puso nervioso. Rossi se encaminó al sector donde estaban sentados los radicales, tres compañeros de bancada lo contuvieron . Los gritos cruzados parecían los de una fervorosa hinchada en una cancha de fútbol.

La neuquina Alicia Comelli y el santafecino Juan Carlos Forconi aclararon que se pronunciaron a favor, pero que el sistema electrónico "no tomó" sus votos. La oposición, enojadísima, se retiró del recinto. "Están violando el reglamento", explicaron.

Luego de que se fueran, el oficialismo continuó con la votación en particular. Hacia el final, volvieron a tratar el artículo 2, cuya primera votación había despertado la furia de la oposición.

Casi a las siete de la mañana, la Cámara de Diputados aprobó y giró en segunda revisión al Senado el proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura.

Después fue el turno de votar los otros dos proyectos de ley del paquete que ya tenía media sanción del Senado: el límite a las cautelares contra el Estado y l a creación de tres nuevas cámaras de casación . Fueron aprobados con 126 votos a favor.

En esta nota:
Te puede interesar

Enviá tu comentario

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Las más leídas