Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Anticipo

Víctor Hugo Morales, el relator número uno del kirchnerismo que niega ser un defensor del "modelo"

Enfoques

Converso, la biografía no autorizada escrita por Pablo Sirvén , describe la metamorfosis del periodista ultra-K y el enfrentamiento con Jorge Lanata, su contrafigura

Uno le deseó la muerte (Víctor Hugo a Lanata). El otro lo acusó de haberse pasado al kirchnerismo por plata (Lanata a Víctor Hugo).

Ninguno se disculpó.

Choque de egos de dos que se respetaron hasta no hace tanto y que hoy no se pueden ni ver.

Ambos son indudables números 1 de los medios de comunicación audiovisuales, pero representan la perfecta antítesis del otro. Uno «se entregó» al Gobierno (Víctor Hugo). El otro, al Grupo Clarín (Lanata).

Se creen muy distintos, pero al final tienen más de un parecido.

Cuando se miran al espejo, ven la imagen del otro. Y no les gusta nada.

Pensar que en otras épocas habían compartido amables comidas, Adrián Paenza de por medio.

Lanata y Morales han compartido también el podio de la encuesta anual 2012 de la revista Noticias, publicada en la edición del 21 de diciembre de ese año.

Un jurado de 28 personalidades eligió a Jorge Lanata como el mejor periodista del año y a Víctor Hugo Morales, como el peor.

En enero de 2013, Jorge Lanata dijo en su programa de Radio Mitre que Víctor Hugo había cobrado 50.000 pesos por transmitir desde Necochea en la primavera de 2012, contratado en las sombras por el depuesto intendente de ese balneario, Horacio Tellechea.

El uruguayo contraatacó con artillería pesada al preguntarse al aire si Mauricio Macri no le habría pagado 300.000 pesos a Lanata a cambio de sus concesivas entrevistas radiales, que 6, 7, 8 se encargó de publicitar en tándem con el uruguayo.

 
 
Resultó sugestivo que, como si se tratase de un hecho coordinado, en esas mismas horas, Buenos Aires apareciera empapelado con un afiche donde se acusaba a Lanata de recibir fondos de Scioli y Macri.

Le preguntamos a Jorge Lanata si él o su producción cobran por las notas que hacen.

Ésta fue su respuesta:

-Obviamente lo de Macri es mentira.

También llevamos la inquietud al jefe de Gobierno. He aquí lo que contestó Mauricio Macri:

-La Ciudad tiene una participación bastante abierta en todos los medios de comunicación, pero no le pagamos a periodistas para que den charlas en eventos nuestros. Esas cosas no pasan.

A Morales se le había dado por calcular cuánto podría cobrar Lanata, ahora que revistaba en las filas del Grupo Clarín.

En marzo de 2013, ante Carlos Polimeni, en 360TV, arriesgó cifras siderales:

-No puede estar ganando menos de 300.000 pesos por mes y me parece poco. Lo que ha hecho por Magnetto vale un millón de dólares por día.

O tiene un gran sentido del humor o se cotiza en forma cuando la ocasión le es propicia.

No tan en broma se preguntaba en voz alta en la entrevista mencionada qué es lo que había pasado entre Lanata y él:

-Es un misterio. A mí me cuesta confrontar abiertamente porque fuimos bastante "gomías" en el aire. Fuimos cómplices en las cosas que hemos dicho de Clarín. ¿Por qué ha sido tan duro y agresivo conmigo? Creo que es una proyección.

Con Jorge Lanata, a Víctor Hugo Morales se le acabó el amor y la paciencia después del informe sobre el libro Relato oculto, que reveló las fluidas relaciones de VHM con oficiales uruguayos en tiempos de la dictadura militar de ese país.

Lanata no juzgó tanto lo que hizo o dejó de hacer Víctor Hugo en la época militar sino su pretensión de «embellecer» aquel pasado.

El charrúa se cansó de tantas «gentilezas» sin justa retribución por parte de su colega y el penúltimo día de julio de 2012 salió en su contra con inusual crueldad. Más que lastimar a su oponente, dejó al desnudo algunas oscuridades muy desagradables de su más íntima entraña:

-No te es fácil, Jorge. Andás con aparatos. Me parece bien que la última parte de tu vida se la des a Magnetto. La vida nos separó, Jorge. Cada uno tiene lo que se merece.

Hasta ese momento, el uruguayo y el fundador de Página/12 habían tenido una suerte de espesa "guerra fría", pero sin que la sangre llegara nunca al río.

Lanata solía molestar más a Morales que Morales a Lanata en la vidriera pública. Hasta que se le soltó mal la cadena y le deseó la muerte, había dado muestras de tener una paciencia suprema con las traviesas insolencias del creador del fallido diario Crítica. Por mucho menos ya había pasado a degüello a otros periodistas.

¿Había una frágil identificación entre ambos profesionales quizá porque los dos habían emprendido idénticos caminos, pero en dirección opuesta?

Así como muchos advirtieron un brusco giro de 180 grados en Morales tras la llamada telefónica que Néstor Kirchner le hizo a la radio para explicarle por qué y de qué manera había comprado dos millones de dólares, los kirchneristas más fanatizados se enfurecieron con Lanata, convencidos de que había traicionado sus ideales progresistas al "venderse" a Clarín.

Se peleaban con ferocidad, pero un mismo espejo carente de matices los reflejaba. Uno cumplía el papel del oficialista perfecto; el otro, el del opositor furibundo. Aquel veía todo bien; éste, todo mal.

Era la profecía autocumplida: es cierto que Lanata y el Grupo Clarín se repelieron por años, pero cuando ambos se vieron acorralados y tan cuestionados por distintas razones desde el poder y sus seguidores, la alianza se impuso casi con naturalidad y se potenciaron de una manera inimaginable.

Lanata se volvió un clásico de los domingos a la noche con un muy estimable rating. Al poco tiempo, también su programa en Radio Mitre lideró la franja horaria y el deprimido rating de Víctor Hugo se hundió un poco más por culpa de la tromba lanatiana.

El experto en comunicación Martín Becerra considera que ni Morales ni Lanata necesitan «venderse» a ningún bando en particular ya que, de todos modos, en la vereda opuesta también les pagarían muchísimo dinero.

Esto es lo que Becerra opinó:

-Ambos han tenido resonantes éxitos décadas antes de la polarización actual. Creer que Víctor Hugo está con el gobierno o que Jorge Lanata se encolumnó con Clarín por el dinero, empalidece la comprensión de su éxito. Es una pretensión funcional a la idea de degradar al personaje a mercenario. Hoy sus ingresos, que seguramente están en la élite del periodismo en Argentina, serían similares si en lugar de adoptar la posición que cada uno tiene, tuviesen la postura contraria.

Sin embargo, Lanata seguía fastidiando a Morales cada vez que podía por ese lado.

En La cornisa del 16 de marzo de 2012, no dudó en colocar a su polémico colega entre quienes "trabajan [para el Gobierno] por plata".

Pronto Periodismo para todos y Bajada de línea fueron cada uno la perfecta contracara del otro.

Como nunca, las diferencias se hicieron notar cuando ambos ciclos, en distintos momentos, abordaron la problemática de la situación en la provincia de Formosa.

Muchos critican los índices "africanos" de Formosa, en vergonzosa convivencia con altísimos grados de corrupción política y un gobernador vitalicio, Gildo Insfrán, que se sucede a sí mismo desde hace más de un cuarto de siglo.

Víctor Hugo Morales transmitió su ciclo radial desde esa provincia en mayo de 2012, con un enfoque periodístico del todo optimista.

Recorrió el Hospital de Alta Complejidad Presidente Juan Domingo Perón y, según explicó, quedó «ciertamente impactado».

Morales prometió ser "un entusiasta divulgador para que hubiese una mirada completa de lo que es esta provincia, para contarle al país que aquí se hacen cosas muy valiosas".

Los comentarios de los lectores en los sitios web de los medios locales ardieron cuando el formidable relator pisaba su tierra. Se acumularon de a docenas los insultos de alto calibre para el visitante.

El diario formoseño El Comercial consignó que "la visita del reconocido periodista pro kirchnerista fue celosamente custodiada por los niveles más altos del gobierno".

Meses más tarde quien fue a la misma provincia y mostró una realidad del todo opuesta fue Jorge Lanata y su equipo de Periodismo para todos.

En el transcurso del informe "El feudo de Insfrán", dio cuenta de que los peores índices en materia de desigualdad y pobreza se concentraban en esa provincia.

Alternó imágenes de esa miseria con groseros actos de corrupción: exhibió facturas por injustificables compras por montos increíbles.

También Lanata entrevistó al cacique Félix Díaz, de la comunidad

Qom de La Primavera, uno de cuyos miembros fue asesinado en 2010 por la policía provincial.

Reveló, además, que ciudadanos paraguayos que viven del otro lado de la frontera, llegaban a Formosa para sufragar los días de elecciones locales: se trataba de unas diez mil personas provenientes de la isla paraguaya de Alberdi, que se prestaban a dicho fraude a cambio de recibir planes sociales.

Lanata mostró, asimismo, la desopilante prédica ultrainsfranista que realizaba el periodista Alejandro Crivisqui, por el Canal 11 de Formosa, que responde al gobernador.

Toda la poderosa usina K se dio a la tarea, desde el día siguiente, de cerrar filas con el poder político de Formosa para desmentir las evidencias mostradas por Periodismo para todos: 6, 7, 8 llevó a Buenos Aires al periodista Crivisqui y lo tuvo como invitado; más temprano, por la mañana, lo entrevistó Víctor Hugo, quien, además, pronunció larguísimos monólogos en defensa de la gestión Insfrán y dijo sin sonrojarse que viajaban hasta la provincia "algunas personalidades del mundo a hacerse trasplantes".

El primero de octubre de 2012, aclarando que no se trataba de una chicana, VHM sugirió por radio que "la derecha" debería tener como candidato a Jorge Lanata.

La noche anterior, con su visita a Estados Unidos para cubrir la gira presidencial, que incluyó las polémicas presentaciones de Cristina Kirchner en las universidades de Georgetown y Harvard, Periodismo para todos había logrado su máximo rating, con picos de 22 puntos [n. de la r.: ese récord fue superado ampliamente el domingo último cuando con su investigación sobre la fortuna de Lázaro Báez alcanzó un promedio de 30,1 puntos].

Se intuía cierta envidia en el comentario, pero también asombro cuando recordó que, días antes, Lanata se había presentado en Córdoba ante diez mil personas.

Jorge Lanata respondió a este libro sobre sus oscilantes relaciones a través del tiempo con VHM:

-Él trató de retrasar el enfrentamiento todo lo que pudo. Por mi lado, nunca dije directamente que lo hacía por guita, pero lo di a entender cada vez más claramente.

-¿Qué sentiste cuando te deseó la muerte desde su programa radial? ¿Creés que se disculpó como corresponde?

-Me pareció que estaba desesperado. Nunca se disculpó.

-¿A qué atribuís su conversión?

-Creo que Néstor «lo atendió», como dicen los políticos. Lo escuchó, le habló, le pidió a otros ministros que lo hicieran. Lo tuvo en cuenta. Víctor Hugo es un gran egocéntrico y, a la vez, un tipo muy acomplejado, todo el tiempo tratando de mostrar que es más que un periodista deportivo, que es culto, solidario, etc. El otro tema fue el rollo con Clarín: reacciona como si Clarín lo hubiera violado en la infancia.

-Martín Becerra me dijo que tanto vos como él no necesitan venderse ni a Clarín ni al Gobierno porque, estén en la vereda que estén, siempre van a conseguir buenos contratos?

-Es cierto, pero las charlas las cobra y los auspicios, también.

-¿Cómo suponés que será recordado cuando el kirchnerismo sea tan sólo un recuerdo?

-Como el Gómez Fuentes del «Modelo».

Transformación

Antes y después, en sus palabras

Tres muestras que revelan cómo Víctor Hugo Morales modificó sus pareceres de manera abrupta con pocos meses de diferencia. Su lenguaje se volvió sectario y militante casi siempre a favor del Gobierno. Por eso, los principales funcionarios hablan en su programa de Radio Continental y 6,7,8 levanta a diario sus audios, que también se repiten en las tandas de Fútbol para todos.

  • "¡Las miserabilidades que a veces hace 6,7,8 en su programa! Son asalariados del poder de turno. Hablan desde la ventanilla del Gobierno" (8/6/09)
  • "6,7,8 está en la defensa del modelo y del Gobierno. Tienen la valentía de jugar una opinión. Ellos pelean con un cuchillo de madera, como yo" (23/3/10)
  • "Kirchner en esa actitud del grandote del barrio, que le paga las copas a todos y que se ríen de sus chistes horribles, le tomaba el pelo a un movilero" (12/6/09)
  • "No hay que juzgar a Néstor Kirchner en fotos sueltas sino a través de la película mucho más rica que generó en los últimos años" (17/4/12)
  • "La pareja presidencial dice cuánto tiene y cómo lo gana, por supuesto que las cifras son insultantes ante la pobreza extrema que se vive" (14/7/09)
  • "Muchas veces se nos fue la mano, como el caso de los dos millones de dólares que compró el ex presidente Kirchner y tuvimos que pedir disculpas" (7/6/12)
TEMAS DE HOYCambios en el Banco CentralLa reforma del Código CivilJuan Carlos FábregaAlejandro Vanoli