Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Kent Nagano

Un intelectual de la batuta

Espectáculos

Por primera vez en la Argentina, dirigirá la Sinfónica de Montreal

Por   | LA NACION

Entre los extraordinarios rasgos que sobresalen de este notable maestro de la batuta -hijo de inmigrantes japoneses, nacido en California en los años 50, un cosmopolita formado en Francia como pupilo de Messiaen, con una deslumbrante carrera como director en Inglaterra, Alemania, Canadá y Estados Unidos- está sin duda su personalidad, siempre afable y sugerente, cristalizada en una manera de entender la música en las antípodas del allure de estrella, remotamente lejos de toda estridencia o banales gustos. Está también su carácter, su mirada introspectiva, profunda y minuciosa reflejada en la calidad de su conversación, y unos refinados modos que denotan una formación superior mucho más allá de la música.

Kent Nagano es un intelectual de la batuta, alguien que no teme asegurar que se siente incómodo con lo popular, que se siente parte de una minoría que evita seguir el fácil camino de la corriente. Un hombre de cultura que con sorprendente modestia afirma haberse convertido en director acaso por una fortuna que le tocó en suerte, ya que su voluntad -luego de los estudios que completó en ciencias políticas y sociología- era convertirse en diplomático. Inició su vínculo con la música de manera natural, como un sostén para su espíritu y un complemento para esas otras vocaciones del pensamiento y el saber, dirigiendo al principio el coro de niños que él mismo integraba en la iglesia, sencillamente porque era un dotado para el piano.

Luego estudió instrumento y composición, tocó el piano en varias orquestas, ingresó a un teatro de ópera, fue correpetitor y, a los 20 años, director de la Orquesta Sinfónica de Berkeley. Se convirtió más tarde en asistente de Seiji Ozawa en la Sinfónica de Boston y discípulo privado de Leonard Bernstein, cumpliendo todos los pasos de un brillante cursus honorum que lo condujo hasta la cima que hoy ocupa.

"Hijo artístico" de Olivier Messiaen (según él mismo define el intenso y decisivo vínculo que mantuvo con el compositor durante años en París), reconoce en esa relación no sólo el haber adquirido un conocimiento de lujo (con el antecedente, por ejemplo, de haber recibido el encargo de preparar la orquesta para el estreno mundial de Saint François d'Assise, entre otros impactantes récords) y el haberse acercado a la religión que devotamente profesaba Messiaen, enriqueciendo sus horizontes también en ese sentido, sino, sobre todo, el haberse producido el despegue de una gran carrera internacional. "Fue él quien me presentó a Pierre [Boulez] y a Jacques Chirac", explica hablando un delicioso y pausado francés, durante una antigua entrevista brindada a LA NACION en Alemania. "Él me abrió las puertas de la vida política y cultural de Francia; me recomendó para ser director de la Ópera de París y me puso en contacto con los más grandes escritores y pintores del momento."

Fue así como, en la síntesis entre un descollante talento, una formación excepcional y unas notables cualidades personales, Nagano se convirtió -desde ese marcado perfil reflexivo- en uno de los más prominentes directores artísticos del mundo; un verdadero mentor con visión de futuro, capaz de marcar el rumbo de algunas de las más grandes instituciones musicales y sus respectivos contextos, y de crear un innovador concepto en materia de gestión musical: el concepto de la "programación sensible", para lograr merced a sus inteligentes programaciones y políticas de repertorio, elevar los organismos que condujo a sus más altos estándares.

Sinfónica de Montreal

En la plenitud de su experiencia, Kent Nagano llega por primera vez a la Argentina, a cargo del famoso organismo canadiense del cual es su director estable (ensamble que, a su vez, regresa al país luego de dos décadas de una anterior presentación que dejó una prestigiosa huella en la historia del Mozarteum Argentino).

La Orquesta Sinfónica de Montreal, una orquesta que el propio Nagano considera dueña de una calidad y sonido cercanos a la perfección. Atributos magníficos con los cuales este exquisito artífice de la música modeló una identidad sonora aún más pura y singular.

  • Sinfónica de Montreal
    Nuevo concierto de Mozarteum Argentino
    Teatro Colón, Libertad 621.
    Mañana y pasado mañana, a las 20.30.
TEMAS DE HOYColoquio de IDEAReforma del Código Procesal PenalElecciones 2015Elecciones en Brasil