Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

El medio es el mensaje

Lanata, intérprete del cambio de clima

Opinión

El cambio de clima que se palpa en las calles - las multitudes del 18-A y del 24-A son sólo una muestra- ya se expresa en un sismógrafo tan sensible y popular como es la televisión abierta.

Con Marcelo Tinelli, por ahora, fuera de la pantalla, y sin reality shows a la vista, las ficciones se abren paso en el prime time y, como nunca, un programa periodístico semanal alcanzó un récord impensado para el género. Pronto, esa secuencia se verá reforzada con el regreso de CQC a El Trece, ahora en tira diaria, y con la participación estelar de Roberto Pettinato.

Es bien interesante lo que viene sucediendo con Periodismo para todos , el ciclo que conduce los domingos a la noche Jorge Lanata, precisamente por ese canal. La fusión del conocido periodista y el Grupo Clarín tuvo un efecto explosivo: está primero en su franja todas las mañanas en Radio Mitre y consigue en la TV niveles de audiencia que ya superan a los muy vistos campeonatos de baile de Marcelo Tinelli.

Lo insólito es que, al igual que el conductor de ShowMatch , su programa replica ahora en una cadena informal poderosa de programas de TV, radio y sitios de Internet.

Dados los costados faranduleros del caso Lázaro Báez -Leonardo Fariña y su esposa, Karina Jelinek; Fabián Rossi, su mujer Iliana y su cuñada Marina, las hipermediáticas hermanas Calabró-, la mayoría de los frutos fueron recolectados por los programas chimenteros y de paneles que, como son mayoría en América, han repercutido en un respingo considerable de su rating. Corrupción y farándula parecen conformar un tentador cóctel para las audiencias ávidas cómodamente sentadas frente al televisor.

Más allá de sus múltiples y resonantes antecedentes en materia de investigaciones, Lanata ya venía perfilándose , tal vez incluso más allá de su voluntad, como una suerte de rockstar que la biografía que lleva por título su apellido, y que escribió Luis Majul, terminó de potenciar.

Sus anteojitos de colores, sus llamativos trajes, el cigarrillo encendido todo el día y su manera llana para abordar los temas con humor afilado, lo transformaron en un personaje exuberante ahora además bendecido por los grandes medios y reverenciado por multitudes que antes preferían ignorarlo o lo observaban de lejos y con cierta reticencia.

No es algo nuevo que Lanata matiza las grandes investigaciones con momentos más relajados, donde hay altas dosis de humor. Ya lo hacía en Página 12 desde fines de los 80 a los primeros años 90, estilo que trasladó luego a la radio y la TV también con buena repercusión, pero dentro de círculos más estrechos. Igual, la televisión abierta lo eyectó unos años, por temores compartidos entre empresarios privados y gobiernos. Volvió ya entrado este siglo por la puerta de atrás del cable hasta que, sorprendentemente, el Grupo Clarín se jugó a ponerlo en la punta de su lanza.

Lanata tiende un puente hacia su ilustre predecesor en materia de política, actualidad y humor en la noche televisiva del domingo: Tato Bores. De ahí, su monólogo inicial y los sketches al paso. Hoy los clones políticos que propone parecen inspirarse en el "Gran Cuñado" de Tinelli, pero ya Telecómicos , en los 70 los tenía, incluso uno asombrosamente igual (sin máscara ni maquillaje) a Perón.

Por lo tanto, PPT no es el periodístico convencional, sino más bien un show ameno recargado, donde las principales vedettes (más allá de la apetecible sueca Alexandra Larsson) son los poderosos informes que muestran el lado oscuro del "modelo".

En una TV cada vez más colonizada por el kirchnerismo, Lanata se propone como un oasis en el medio del desierto que las audiencias sedientas esperan con ansiedad.

Fue ostensible el domingo último cómo de pronto se vació la calle y la gente se apuraba para volver a sus casas para ver con qué se descolgaba, tras su primer programa-bomba, que reactualizó el enigma del empleado raso bancario que se convirtió en potentado, asociándose con un presidente de la Nación.

La influencia y el poder de Lanata crecen en relación directamente proporcional con su repercusión y credibilidad, pero también con el malestar no resuelto ni canalizado de ese amplio sector de la sociedad que viene manifestando su hartazgo sin que el Gobierno, ni la oposición, sean capaces de satisfacer sus demandas.

Del mismo modo aumenta el odio gubernamental contra el periodista y las operaciones en marcha, privadas y paraestatales, para ensuciarlo como ya se puede comprobar en algunas campañas evidentes. Hay, por lo menos, tres revistas que lo tienen en sus tapas.

Lanata estuvo toda la semana en España, donde el jueves recibió el premio Iris Internacional, algo así como el Martín Fierro de ese país, en mérito a su trayectoria y denuncias televisivas. Allí dijo que "el gobierno de los Kirchner ha armado un aparato de prensa fenomenal. Cristina es autoritaria, tiene el 80 por ciento de los medios de la Argentina y está intentando controlar la Justicia".

Pero el periodista más célebre del momento ya volvió y está listo para seguir hoy a la noche con el tema del lavado y el caso Lázaro Báez, pero también apuntará hacia Julio De Vido y varios personajes más, por cuyas manos también pasó mucho dinero.

No habrá más remedio que verlo..

TEMAS DE HOYArgentina, en defaultThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona