Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

La batalla del Borda / Un día de calma

Después de los incidentes, en el hospital intentan recuperar la tranquilidad

Buenos Aires

Quedaban sólo escombros de lo que fue el taller demolido; las obras seguirán paradas hasta que las autorice la Justicia

Por   | LA NACION

El día después de los incidentes el hospital Borda parecía un campo de batalla abandonado. En el mismo predio que el viernes estaba lleno de oficiales de la Policía Metropolitana y de manifestantes, ayer sólo se veían escombros de lo que fuera el Taller Protegido 19. En los alrededores, algunos internos, acompañados por familiares y el personal médico de guardia, intentaban volver a la calma.

A diferencia del viernes , ayer nadie que no tuviera la oblea autorizante podía ingresar con vehículo en el Borda. Tampoco dejaban entrar a los que traían cámaras de fotos o filmadoras que no tuvieran un permiso especial. "Son órdenes", decían los guardias.

Dentro del predio, la custodia estaba en manos de la seguridad privada del hospital. Las chapas de la empalizada que los manifestantes habían tirado abajo estaban todavía en el piso. Los que caminaban por allí pasaban por encima de ellas, como si no estuvieran. Dispersos y por encima de esas vallas, había restos de las fogatas que habían prendido quienes protestaban contra la demolición.

 
 

Un grupo de enfermeros caminaba por sobre lo que quedaba del taller, lamentándose por lo ocurrido. En el centro de la escena, algunas de las chapas estaban puestas como un techo. Abajo había máquinas y herramientas, que habían pertenecido al taller. "A éstas las sacaron los chicos de las asambleas y de los talleres artísticos; es lo que pudieron rescatar, porque ni siquiera nos dejaron sacar las cosas que había antes de tirar todo abajo", mostró una de las enfermeras que no quiso revelar su identidad.

Al costado de donde estaba el taller se levantan todavía dos arcos de fútbol. "En esa canchita todos los fines de semana se hacen campeonatos, pero parece que la van a sacar también", dijo María Elena Colabelli, psicóloga del hospital desde hace 30 años. En los caminos, entre los servicios y los espacios de recreación podía verse a enfermeros y médicos que recorrían, se acercaban a conversar con los pacientes y entre ellos. Todos comentaban lo que habían vivido el día anterior y cómo esto había afectado a los internados.

Un poco más lejos del lugar de los incidentes había música y un grupo bailaba; eran pacientes que se habían acercado al "Festival artístico", organizado por los coordinadores de los talleres del hospital, y cuyo objetivo era distender a los internados. "Estamos tratando de que los pacientes vuelvan a su rutina, por eso organizamos este festival, y muchos médicos vinieron a acompañarlos", explicó Eduardo Benítez, médico psiquiatra.

Video: La policía Metropolitana reprimió a trabajadores y periodistas en plena protesta

Benítez explicó que muchos de los internados sufrieron alteración de sueño y crisis de angustia. "Muchos de ellos todavía están conmocionados, tienen miedo y comenzaron a delirar", agregó. "Estaba nervioso, no pude dormir a la noche; me la pasé pensando y acordándome de las balas", contó uno de los pacientes, que dijo haber recibido tres disparos de balas de goma por querer "defender su hogar"..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYEugenio ZaffaroniProtesta policialCristina KirchnerLa pelea con los holdoutsAFIP