Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan
Ver página en pdf

Comunidad

Educar, clave para igualar oportunidades

Sociedad

En la villa 31 bis, la Asociación Civil Detrás de Todo por la Inclusión Social trabaja para garantizar el derecho a concurrir a la escuela

Por   | LA NACION

Daniela Bermúdez camina por las calles de tierra de la villa 31 bis y los vecinos la saludan al pasar. La reconocen porque es una de las voluntarias de la Asociación Civil Detrás de Todo por la Inclusión Social, que lleva sonrisas y alegría a los niños de Sueños Bajitos, el único jardín de infantes de la zona.

La organización Detrás de Todo por la Inclusión Social surgió a partir de la iniciativa de un grupo de jóvenes estudiantes y docentes que, tras haber recorrido los lugares más recónditos de la villa 31 bis durante más de seis años, detectaron que la falta de oportunidades educativas y formativas en la zona era una de las necesidades más urgentes.

Es así como esta entidad se encarga de la administración y mantenimiento del jardín, y solventa gran parte de sus gastos, mientras que el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires se encarga de los sueldos de los docentes. "Hoy son 110 los chicos que asisten al jardín y reciben así educación; de otro modo, estarían en la calle. Más allá de tener realidades difíciles, los chicos acá aprenden sin parar y eso es muy esperanzador", explica Daniela, que concurre por lo menos una vez por semana a la villa.

Además, en el predio brindan distintas actividades formativas a las que asisten más de sesenta personas. Entre las cuales se encuentran: apoyo escolar para niños, alfabetización de adultos, capacitaciones laborales y de oficios, talleres culturales y artísticos, entre otros.

Todas estas acciones se llevan adelante gracias al esfuerzo de los más de treinta voluntarios que regalan su tiempo y dedicación.

El jardín de infantes Sueños Bajitos se fue convirtiendo a su vez en un centro de referencia y asistencia para los vecinos de la zona.

"Los chicos vienen acá para aprender y reciben las tres comidas. Así pueden pasar el día en un lugar seguro, fuera de la calle. También se le da contención a toda la familia, los padres como yo, que no terminamos nuestros estudios, tenemos la oportunidad de seguirlos en este sitio", afirma Graciela González, la cocinera del jardín y alumna de la escuela primaria para adultos.

Las enseñanzas trascendieron las paredes del aula y se hicieron presentes en el barrio. "Todos los padres quieren participar en las reuniones y colaborar desde su lugar para mejorar el jardín y el barrio. Estamos pensando en hacer una limpieza de la zona, poner tachos de basura y discriminar lo que se junta. Así se empieza a tomar conciencia de la importancia de la higiene y la limpieza", agrega Daniela.

Los miembros de esta organización social ambicionan con construir una escuela primaria para que los chicos que hoy están en sala de cinco en Sueños Bajitos puedan continuar sus estudios en el barrio el año que viene.

Quienes quieran colaborar con la organización y ayudarlos a concretar este sueño pueden ingresar en su página web www.detrasdetodo.org , consultar en www.facebook.com/DetrasDeTodoAC o comunicarse a contacto@detrasdetodo.org o por teléfono al 154-178-5588..

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYConflicto gremialFrancisco y la ArgentinaAmado BoudouLa pelea con los holdouts