Si usted es una persona con dificultades visuales, navegue el sitio desde aquí
lanacion.com | Las noticias que importan y los temas que interesan

Una chica de 16 años quedó cuadripléjica tras lesionarse mientras nadaba

Sociedad

La mendocina Eugenia Alaniz es nadadora desde los 6; estaba en su clase practicando largadas de cabeza cuando se dañó la cervical

Una chica de Mendoza de 16 años quedó cuadripléjica y en estado reservado luego de haber sufrido un accidente mientras practicaba natación en el Gimnasio Nº 1, de la capital mendocina. Según informa el diario Uno, la joven está internada en terapia intensiva del Hospital Central, con pronóstico reservado. Destaca el diario que también sufrió daños neurológicos y respiratorios. Sus amigos y compañeros de natación pidieron por redes sociales que recen por ella.

Eugenia Alaniz tiene 16 años y es nadadora desde los 6. El accidente ocurrió el viernes pasado, cuando fue a una clase de natación en el Gimnasio Nº 1, en calle Paso de los Andes y Sobremonte, como lo hacía habitualmente. Ese día les tocaba practicar largadas de cabeza a la pileta.

Así fue como en una de las tiradas la chica se lesionó y su cuerpo no tuvo más reacción. La sacaron de la pileta y esperaron la ambulancia, en la que minutos después fue trasladada al Hospital Central por lo grave de la lesión.

Ella quedó internada en terapia intensiva y en las primeras horas estuvo conectada a un respirador. El parte médico indicó que la adolescente sufrió una luxofractura cervical en la primera, segunda y tercera vértebra, lo que le causó la parálisis de todo su cuerpo de manera prácticamente irreversible.

Además, la lesión le causó daños neurológicos y respiratorios, por lo que tiene pronóstico reservado y está en estado crítico.

Mientras tanto, sus allegados, amigos y compañeros del club pidieron por las redes sociales que recen por Eugenia para que mejore pronto y que milagrosamente vuelva a caminar.

Una cadena de oración para Eugenia Alaniz

.

REDES SOCIALES
 

TEMAS DE HOYLa pelea con los holdoutsThomas GriesaAxel KicillofLa muerte de Grondona